La patronal oprime. Opinión de José Vicente Busta Cofiño

La patronal oprime.

El sector del transporte actualmente está en situación crítica, está en lo que en términos clínicos denominarían en coma inducido, en una especie de anestesia general para que el dolor no sea muy fuerte, así como las consecuencias de su despertar sean muy dolosas.

La edad de los conductores en el sector ronda de media los casi 55 años, lo cual quiere decir que este oficio es poco atrayente para generaciones venideras, con lo cual eso es sinónimo de que el relevo generacional ni está ni se le espera.

Hay quien se atreve a decir que con su generación ya se acaban esas generaciones que amaban el transporte, que ellos son los últimos “profesionales” de un sector primordial, que con ellos se acabarán una saga de trabajadores sacrificados y entregados al transporte, incluso estas voces se oyen desde los propios asalariados, quizá, y a buen seguro así es, por complacer la idiosincrasia de la patronal, no vaya ser que el patrón piense que sus cantos de sirena augurando el apocalipsis de ruina del sector no sea escuchado ni por sus palmeros más leales.

Pues a ver si es verdad y con ellos se acaba esa saga que tanto beneficio dan a una patronal despiadada sin importarles lo más mínimo sus propios derechos cuanto más los de todos, a partir de ese momento la patronal se daría de narices con la necesidad de tener que pagar lo que corresponde para poder seguir con dignidad trabajando.

Actualmente el obrero del sector del transporte siente como sus derechos son pisoteados y vulnerados entre otras circunstancias por la desunión que existe, gracias al individualismo que alimenta la patronal empoderando la profesionalidad de cada uno dependiendo de su nivel de pleitesía y sumisión, no vaya ser que por reclamar lo que por ley, firmada y aceptada por la propia patronal, corresponde por el trabajo realizado, el señorito de turno, la patronal, se moleste y pierda la confianza en él.

Esto, sumado a otra larga lista de despropósitos de la patronal contra los derechos del obrero, siempre buscando su enriquecimiento rápido y despiadado, como es no pagar lo que ellos mismos hipócritamente firman, sólo buscando su enriquecimiento, hacen de este sector poco o nada llamativo para generaciones venideras, condenando así a los que aún aguantamos a ver como nuestra condena seguirá.

De nada sirve que ahora vengan de «salvapatrias” los mismos que llevan décadas arruinando las ilusiones de posibles relevos generacionales, vengan avalando medidas que poco o nada benefician al obrero, reales decretos nada serviles para el bienestar del obrero en el sector, al contrario, solo buscan de nuevo su enriquecimiento particular, que sus pérdidas se vean solventadas por limosnas subvencionadas de Papa Estado. El tan necesario como conveniente relevo generacional de este sector se lo piensa, no solo dos veces, sino que ya directamente decide ni asomarse a dicho sector, y todo gracias al afán de enriquecimiento rápido y despiadado por parte de la patronal, que con ayuda de sus incondicionales palmeros crean una falsa cortina de humo para que de verdad no se vea la verdadera realidad de un sector con la edad media de sus trabajadores más alta del plantel laboral del pais.

Un chaval que quiere iniciarse en este sector, no puede a los cuatro días de estar en el más que aborrecer ya las cadenas que le unen a la esclavitud de un volante que desde la patronal alimentan, cundo ese chaval vea que su salario es lo que va a financiar sus propios gastos como trabajador desplazado de una empresa fuera de sede para la empresa a la que pertenece, cuando esta, la propia empresa, tendría que ser la que corra con dichos gastos, para eso están estipuladas en el convenio afín, así como en el estatuto de los trabajadores las dietas, cuando ese relevo generacional vea que su poder adquisitivo se ve mermado por el afán de enriquecimiento fraudulento de una patronal despiadada es normal que vean con recelo su incorporación al sector.

Por eso desde #CNTTTransportesLaFelguera.com condenamos dichas praxis por parte de la patronal que poco o nada ayudan al perfecto relevo generacional de un sector primordial, apoyando incondicionalmente al obrero contra esta opresión por parte de la patronal, las horas de trabajos del obrero son sus horas nunca el aval de la patronal.

Texto de José Vicente Busta Cofiño, enviado a la redacción de Diario de Transporte para su publicación. Si quieres hacer pública tu opinión envíala al correo electrónico: diariodetransporte@gmail.com y la publicaremos en la sección de Opinión y Debate.

Más artículos de opinión de José Vicente Busta Cofiño

Foto de archivo

 

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, , , ,

Etiquetas

, , , ,

Las noticias más leídas