De los costes y de la compra de empresas. La opinión de Fernando Guillén

De los costes y de la compra de empresas

Recientemente, con la aprobación de la Ley de Sostenibilidad del Transporte, surgió un pequeño debate sobre los costes de cada transportista, desde quien asegura que no los sabe hasta que no hace el servicio, hasta responsables de patronal que aseguran que los autónomos, especialmente, y las microempresas, no saben calcularlos, y no los conocen.

Evidentemente, una cosa son los resultados económicos, que se evalúan semestralmente, anualmente, o trimestralmente incluso, y otra los costes de explotación de un servicio, donde lo que se contabilizan son los costes medios que genera ese servicio, y se suelen actualizar de manera mensual. Debemos tener en cuenta que este coste lleva un añadido variable muy importante en nuestro sector: el combustible…, y para solucionar ese sube y baja, lo que se ha legislado desde el 1 de marzo de 2022 es que la factura, la que se envía después de la prestación del servicio, llevará incluido a parte del precio del porte, el costo de la subida del combustible, o en su defecto, un descuento si este ha bajado… y es que lo que se debe hacer es calcular el costo de combustible tomando como referencia el existente a principios de mes, o de año, o de lo que cada uno estime para realizar sus propios cálculos.

Obviamente, puedes tener un cliente al que realizas servicios continuados, para lo cual se tiene un pacto determinado, que tendrá que evaluar cada empresario…, pero lo que no se puede es decir que no se conoce el coste medio de cada cual, porque eso es el equivalente a decir que tú fijarás el precio de la barra de pan cuando la hagas, o que el precio del coche en un concesionario te lo darán cuando lo vayas a buscar, o que te enterarás del precio de la lavadora que te traen a casa cuando te la dejen colocada. Eso es un disparate.

Es tan disparate como esta ley.

Esta ley es inviable e imposible de cumplir, como muchos habíamos dicho desde el mismo momento que Plataforma la planteo, porque la única forma de cumplirla sería establecer una «tarifa plana» por ley, y eso es inviable, tanto jurídicamente, como a nivel de mercado, porque los costes de cada cual son diferentes, pero también porque muchas veces puede compensar realizar portes a precios fuera de gasto.

Imaginaros una empresa que tiene un contrato con un determinado cliente, ese cliente paga por un viaje X euros, o te ha contratado 250 viajes y te los ha pagado ya por adelantado, estableciendo además una tarifa a mayores para viajes extra…, pero claro, tú tienes que darle servicio al cliente, y tienes el viaje de salida, pero no el de vuelta…, posiblemente te compense tomar un viaje de vuelta a precios donde no ganes nada, o muchas veces no cubra el costo, porque tu cliente principal lo cubre con creces…, por eso, esta ley no la va a cumplir ni Dios.

Plataforma lo que era al final son pequeños empresarios, pequeños transportistas, la mayoría de los cuales trabajaban al enganche o por agencia y su actividad, les guste o deje de gustar, se está tornando complicada, porque se han transformado en asalariados «low cost». De hecho, yo conozco a más de uno que gana menos que yo. No tiene sentido correr un riesgo patrimonial para embolsarse 2.400 o 2.500 euros al mes…., y eso no lo va a solucionar ley alguna.

Y lo mismo pasa con la carga y de la descarga. Yo tengo conocidos que tienen pactado con sus clientes (en la leche por ejemplo) la carga y la descarga, y cobran por ello, manteniendo contratos a medio plazo..., ahora ¿Qué pasa con esos contratos donde se ha pagado un plus por ese servicio?.

Los problemas del transporte son una fiscalidad de locos, donde no deberían existir los módulos y cada cual debería pagar sus impuestos en función de su facturación, por no hablar de esas falsas cooperativas, por no hablar de una atomizacion basada en regalar autorizaciones de transporte que ha sido un completo disparate, o de que se controlen cargas por parte de empresas que no tienen un solo vehículo propio de transporte, ni directa, ni indirectamente, o la existencia de 52 convenios colectivos que falsean el sector cara a los asalariados y complican la vida a las empresas. Hay muchos problemas más, seguro, y desde luego no se van a arreglar con este tipo de legislaciones, que a mi entender, son una chapuza, elaborada por personas que buscan más contentar a un sector que puede dar muchos problemas que afrontar soluciones reales.

Pero también estos días asistimos a la entrada de capital de fondos de inversión, y de empresas, en conocidas empresas de transporte españolas. Bueno, vereis, las empresas no se venden por entrar capital foráneo, lo que hacen es buscar capitalización porque han tenido un crecimiento muy rápido y se han quedado sin apenas margen de liquidez, y por ese motivo dan entrada a un fondo de capital riesgo que lo único que busca es una rentabilidad a medio plazo y despues se ira de la empresa. Si por el contrario, este fondo toma el control de la empresa, como propietario, es probable que lo que haga es sanearla, dividirla (parcelarla) y vender esas divisiones o parcelas (por ejemplo, divides la sección de logística del frío y la separas de carga general, o separas logística de transporte, creando empresas diferenciadas, incluso especializadas por clientes), consiguiendo así elevadas rentabilidades. Este puede ser el caso de La Espada, una empresa que ha crecido a gran velocidad en muy poco tiempo.

Otro motivo por el que se entra en el capital de una empresa es para crecer de la mano de alguien que necesita entrar en un mercado y además puede aportar capital y experiencia. Este puede ser el caso de Fuentes, por ejemplo, que lo que hace es asociarse en un intercambio accionarial con una empresa mayor para expandirse por Europa, con una gran inversión en medios que seguramente la española no podría hacer por su cuenta.

Y finalmente, hay quien entra para controlar un sector determinado, tomándolo de una empresa que ya lo tiene, este puede ser el caso de la entrada en Primafrio.

Pero es que además, no son los primeros casos, Dachser, con Azkar, Salvesen adquirida por Norbert que luego fue adquirida por XPO. Estos movimientos siempre se han producido, tanto dentro como fuera de nuestro país, y suelen darse entre mediados de año y finales, que son cuando los ciclos contables se actualizan, se revisan y se planifican nuevas previsiones. Nada nuevo bajo el Sol y nada de que asombrarse.

¡¡Buena ruta a todos!!.

Más artículos de Fernando Guillén. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización expresa y por escrito del autor o el editor.

Foto de archivo

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, , ,

Etiquetas

, , ,

Las noticias más leídas