Nuestro conductor, es el mejor. La opinión de Fernando Guillén

Nuestro conductor, es el mejor. La opinión de Fernando Guillén

Los que hacíamos internacional nos acostumbramos a ver en Francia una empresa que en su trasera lucía este lema «nuestro conductor, es el mejor» «notre chauffeur est le meilleur» (perdonar si he traducido o escrito mal). Con este lema, la empresa Jacky Perrenot ponía de manifiesto el valor comercial y de calidad que suponían sus conductores, es decir, era un valor de servicio fundamental, y asi lo manifestaban.

Ignoro cuáles eran las condiciones en esa empresa, quizá solo era un logo comercial más, quiero pensar que no, que efectivamente, era una enseña de valor añadido…, y ese valor añadido, desgraciadamente, en España se ha perdido.

Tengo un amigo, antiguo colega de profesión, que decía «la situación es tan desesperada, que vendra un gato con chaleco amarillo y carnet de pesca y lo pondran al volante», y efectivamente, esto es lo que esta pasando, y todos lo podemos ver en la carretera y en los lugares de carga cada dia. Vale todo. Contratan todo. Lo único que importa es que sea barato y que no sean escrupulosos con las normativas, lo demás, no importa. Lo estamos viendo en grandes flotas, en menor medida en autónomos que tienen que cuidar su material por razones obvias, pero a los grandes les da exactamente lo mismo: tira millas y se acabó.

Yo me siento orgulloso de ser un profesional del volante. Me considero tan profesional como un médico, un ingeniero o un arquitecto,cada uno en lo suyo. Nuestro oficio es esencial, nada funciona sin un camión, nada. Pero si queremos ser profesionales, de verdad, debemos comportarnos como tales.

Debemos ser profesionales en el trabajo, en soltar ese punto para que otro compañero nos pase, en saber planificar una ruta para rentabilizar combustible y tiempos, organizar paradas, tenemos que saber estibar, optimizar los recursos de lo que hoy ya no son camiones, sino plataformas informáticas con ruedas. Debemos saber usar las herramientas de gestión logística y de comunicación, distinguir un albarán de una carta de porte e indicarlo en el almacén cuando no sea así, no coger lo que nos den y salir corriendo que tenemos prisa…, debemos tomar nuestro tiempo para comprobar nuestra herramienta de trabajo: ruedas, luces, frenos, suspension…, nuestra vuelta de reconocimiento antes de dormir y antes de arrancar. No llenar los depósitos ahora con estas olas de calor, ordenar nuestra documentación para entregarla correctamente en las oficinas que facilitan mucho la labor de los compañeros de gestión !no atijerar con el camión cargado retorciendo y reventando ruedas!, ni salir a estampida como si levamisol un turismo.,., una presencia adecuada, somos la imagen de nuestra empresa, y esa empresa debemos defenderla, al margen de los problemas que tengamos, ante los clientes ¿Qué es eso de presentarse en chanclas, sin afeitar, oliendo de pena…? Y mil cosas más, y desgraciadamente cada vez vemos menos de todo esto..

Y también debemos exigir a las empresas que nos formen adecuadamente, que para eso separan un 0,10% de nuestras nóminas, debemos exigir que se nos de lo fijado en los convenios colectivos, porque para eso somos profesionales, porque nos merecemos la dignidad en el trato y en las condiciones, y debemos denunciar sin cortarnos cuando esto no suceda así.

El transporte se está degradando, por una visión cortoplacista que no valora que un profesional formado requiere tiempo e inversión, pero que esa inversión a la larga será recompensada con mejores resultados, con mejores amortizaciones, con un mejor servicio al cliente, cliente que estará satisfecho y que será más difícil que nos lo quiten. Las empresas deben apostar por esa profesionalidad, deben entender que es mejor un conductor al que no exprimer para dormir en el cliente y le dejan su tiempo para alimentarse, asearse, descansar adecuadamente, relajarse: el resultado será menos accidentes, menos muertes. Tendremos conductores satisfechos, la profesión será mucho más atractiva. Si lo único que va importar es lo que decide un chaval salido de una facultad de económicas que no tiene ni puta idea de lo que es un camión, esto seguirá de mal en peor, seguiremos sin relevo generacional, seguirán tratándonos en las plataformas como personas que carecen de dignidad y profesionalidad…. y es que esa es la imagen que vamos dando.

Que el lema «nuestro conductor es el mejor», sea algo mas que un lema. Que se haga una reflexión seria sobre esto.

¡¡Buena ruta!!.

Más artículos de Fernando Guillén. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización expresa y por escrito del autor o el editor.

Foto de archivo

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, ,

Etiquetas

, ,

Las noticias más leídas