El Proyecto de Ley para la Cadena de Transporte. La opinión de Fernando Guillén

El Proyecto de Ley para la Cadena de Transporte

Estamos estos días a vueltas con el Proyecto de Ley para la Cadena de Transporte.  Esta legislación pretende ser una especie de receta milagrosa que solucione los problemas de solvencia del sector del transporte, es decir, que no trabajen por debajo de los costos reales. Se redacta en imitación de la Ley de Cadena Alimentaria, que se creó para los productos agrícolas, y es una reivindicación que plantearon, principalmente, Fenadismer, dentro del CNTC, ya en el mes de diciembre de 2021, y que el gobierno comprometió con Fenadismer y el CNTC a regular con fecha límite de 31 de julio de 2022 en las jornadas de cierre patronal de marzo de este año, impulsado principalmente por la Plataforma en Defensa del Sector del Transporte.

Bien, el día 13 de junio, el borrador de esta ley fue presentado a las asociaciones que representan al sector, dentro del CNTC, donde Plataforma no está incluida, esta asociación fue convocada con posterioridad, según afirman, para comunicarles la existencia de ese borrador y escuchar sus sugerencias. No obstante, el Ministerio ha manifestado que la negociación se mantendrá, como no puede ser de otra manera porque así lo contemplan las leyes, dentro del CNTC.

¿Y porque dentro del CNTC?, porque es quien tiene la representación del transporte en España. En este organismo están representados todos: los grandes, los pequeños, los medianos, los cargadores… y esta representación se alcanza a través del número de asociados que tiene cada uno, que se acredita con las licencias correspondientes, que dan acceso a este Comité, tal y como podeis ver aqui: https://www.boe.es/buscar/pdf/2005/BOE-A-2005-7982-consolidado.pdf Este organismo se renueva periodicamente, para lo cual se hace la convocatoria correspondiente: https://boe.es/boe/dias/2021/04/30/pdfs/BOE-A-2021-7112.pdf y de esta forma se intenta mantener la maxima representatividad de todo el sector del transporte por carretera, porque imaginémonos por un momento que el gobierno tiene que negociar con cada una de las asociaciones existentes del sector. Sería completamente inviable hacer algo así, y por eso se crea el CNTC.

Bien. Ahora Plataforma, a través de su representante ligado a cierto partido político, representante que parece ser no tiene ni un camión ni interés político, (ironía) , esto lo hace por amor al oficio, dice que el Ministerio va a negociar con ellos y se realizará la ley conforme sus demandas, algo que de entrada nadie puede admitir, porque supone por un lado el desprecio al resto del sector representado y por otro una situación que el propio Ministerio no puede admitir en modo alguno, de hecho, estas declaraciones de este, como poco oscuro, personaje dan a entender que da igual lo que se legisle: no les va a valer…, y además, lo dice alguien que por lo que se ve de conocimientos legislativos, de procedimientos, y de normativa, tiene la misma idea que yo de Física Cuántica. Pero bueno, al final da lo mismo, lo importante  es que salga la legislación y que esta sea positiva para todos. Lo que ya es dudoso es que esta ley realmente sirva para nada.

Y es que recordemos que la Ley de Cadena Alimentaria, no ha servido para conseguir precios justos a la agricultura, porque el problema fundamental de cualquier legislación es solamente uno: aplicarla, y si no se aplica, denunciar…, ¿van los autónomos a denunciar a sus clientes? ¿Lo están haciendo ahora que tienen la obligación sus clientes de facturar el costo de combustible desde el 1 de marzo?, ¿lo están haciendo con las esperas para carga y descarga? No. Porque en realidad lo que pretenden es que sea el Estado el que haga esa labor, y eso, señores, es completamente inviable, ni aqui, ni en ningún lugar del planeta, sencillamente no se puede: tienen que hacerlo los autónomos y pequeños empresarios, de la misma forma que tiene que ser el asalariado el que denuncia los incumplimientos en materia laboral, por mucho que puedan existir inspecciones.

No nos engañemos. Ya las asociaciones profesionales están indicando que esta ley no va a ser la panacea. El que no tenga clientes directos, que son la mayoría de los pequeños autónomos, seguirá más o menos de la misma forma que ahora, porque el problema real de los autónomos no es la ley, son ellos, de la misma forma que el problema real de los asalariados no es otro que ellos mismos. Mientras no se pierda el miedo a denunciar, no hay nada que hacer. Y claro, en un sector atomizado como el español, con 166.000 empresas de transporte, me temo que todo esto no va a servir de nada. Si nada se cumple de lo ya legislado ¿Porqué se va a cumplir otra legislación?. Imaginemos el autónomo que trabaja al enganche para una multinacional…, ¿le va obligar a esa multinacional el solo a cumplir la legislación? ¿O la multinacional le dirá ·esto es lo que hay y si no te interesa a otra cosa»?.

Y es que el problema de fondo es que mucho autónomo y pequeño empresario no es tal. No decide que hace, no decide que viajes toma, no decide que trayectos, no decide qué horarios, no fija portes… es subcontratado por empresas que de esa manera sustituyen el personal asalariado y el tener vehículos propios, si a estos últimos se les dispara el costo entonces contratar a esos autónomos puede dejar de ser una opción rentable, porque en el fondo su sustitución se basa en ahorrar costes respecto del personal propio, si ese ahorro no se produce, entonces la operación deja de tener sentido, y los números son otros. Esto ya está pasando en otros paises, y aqui mismo, en el nuestro, ya hay empresas que han empezado o bien a tener una pequeña flota propia o bien a desviar la carga de trabajo a empresas mucho mayores y prescindir de autónomos y pequeños empresarios, en algún caso con la deferencia de avisar con bastante antelación de que deben organizarse como cooperativas y unir flota si quieren seguir trabajando para esa industria, y en otros casos sencillamente empezando a operar rutas a corto y luego ampliando las. Esto está pasando ya, no en cantidades de importancia, pero se empiezan a ver estos movimientos.

Lo dije varias veces, y sigo sosteniéndolo: no tengo nada contra los autónomos ni contra la pequeña empresa, no tienen nada que envidiar como profesionales a ningún otro sector del planeta. Muchos han mamado este oficio desde pequeños porque sus padres, sus abuelos, ya eran transportistas…, pero el planteamiento que están haciendo es equivocado. No se trata de legislar, sino de profesionalizarse, para lo cual hay que formarse, hay que unirse y hay que contratar profesionales de la gestión que negocien, y establecer de común acuerdo entre las asociaciones tarifas mínimas que todo hijo de vecino tendrá que cumplir al menos para el tráfico nacional, como en Francia. Creo que esa es la vía de solución, por mucho que suponga una pérdida de independencia, algo que a mi entender ya no existe como antes explique porque muchos no son para nada empresarios, sino sustitutos de asalariados. Y finalmente, deben cambiar la fiscalidad para competir en condiciones de igualdad: no se puede seguir justificando el uso del sistema de módulos, debe desaparecer, porque su única utilidad es para las grandes operadoras, nunca para el que hace el trabajo. El actual sistema produce una distorsión, como sucede con los 52 convenios existentes en el campo laboral, que empeora las condiciones de mercado.

Si quieren seguir haciendo la guerra por su cuenta, con el actual formato, el resultado será que esa guerra la van a perder…,por mucha Ley de Cadena del Transporte que les pongan.

¡¡Buena ruta!!.

Más artículos de Fernando Guillén. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización expresa y por escrito del autor o el editor.

Foto de archivo

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, ,

Etiquetas

, ,

Las noticias más leídas