Consejos y recomendaciones para organizar un almacén de repuestos

Consejos y recomendaciones para organizar un almacén de repuestos

Redacción.- Saber cómo organizar un almacén de repuestos es un factor clave para conseguir una buena gestión de este, así como para saber el valor real de cada uno de los elementos de los que dispone la empresa en stock. 

Organizar un almacén es un reto al que – Tanto empresas grandes como pequeñas y dirigidas a todo tipo de público – se enfrentan ¿Sabrías decirnos cuáles son las pautas que hay que seguir en la organización de un almacén? ¡Te mostramos la guía definitiva! 

Lo primero que tenemos que hacer antes de comenzar con la organización es saber cuáles son las características de nuestro stock, así como realizar una comparativa de los sistemas y métodos que podemos utilizar teniendo en cuenta:

  • El coste total de la inversión y el coste de manipulación. 
  • La capacidad operativa. 
  • Las características de la superficie a la que le vamos a dar uso. 

Una vez dicho esto, solo hay que tener una última cosa clara: El almacén es el corazón de una empresa, su amuleto, la base de gran parte del capital que obtiene. 

A continuación, y siguiendo los consejos de Jonathan Ruíz, responsable del departamento de ventas y almacén de RO-DES Recambios os daremos un conjunto de ideas y recomendaciones para poder organizar el almacén de tu empresa de recambios de forma exitosa. 

Consejos y recomendaciones para organizar un almacén de repuestos

ALMACÉN DE REPUESTOS

Los almacenes de repuestos se caracterizan por el alto número de que disponen, suponiendo, como bien hemos dicho en la introducción de este mismo artículo, una gran parte del capital de la empresa. 

Todo almacén debe organizarse dependiendo de los objetivos y metas de cada empresa, por lo que deberás atender nuestros consejos conforme a tus necesidades y las del sector ¡Vamos con las recomendaciones! 

ORGANIZA Y CLASIFICA LAS DISTINTAS TAREAS 

Para organizar de forma eficaz y eficiente un almacén, lo primero que se ha de hacer es eliminar todo aquello que nos genera dificultades y hacerlo de nuevo, siguiendo unas pautas y un orden para que siempre se siga el mismo procedimiento ¿A que nos referimos con esto? 

Aprovecha el espacio: Organiza el almacén de forma en que el espacio disponible quede clasificado por bloques, columnas, estanterías, siempre aprovechando la superficie, en la medida de lo posible. 

Una buena idea es clasificar el almacén en zonas diferenciales, facilitando el conocimiento de los trabajadores en cuanto a la ubicación de la pieza en todo momento.

¿Un consejo? Amplia las zonas en vertical y con distintas alturas, aprovecha en la medida de lo posible (Y dentro de la maquinaria de almacén de la que dispongas) la altura máxima posible.

De igual forma, si tu almacén está relacionado con el stock de una tienda online de recambios usados, procura poner en zonas menos visibles los productos con una menor rotación, esto facilitará el orden en los productos.

  • Clasificación: Elimina del espacio todos los repuestos que no ofrecen ningún uso, con daños o que no se pueden reparar.
  • Establece un orden exacto: Ubica los elementos o repuestos conforme a las necesidades y/o demanda, siguiendo un mapa de contenido, las reglas de trabajo, las necesidades de envío y trabajadores. Añadir etiquetas en los productos en una gran alternativa.

El etiquetado de productos es la mejor opción en estos casos, pues este facilita la lectura de los repuestos en un centro logístico.

  • El trabajo de los empleados cuenta: Establece unas pautas de trabajo en donde los empleados sigan un proceso, evitando el desorden del almacén y una seguida o continua organización.
  • Mantén la disciplina: No se trata de organizar el almacén y quedarse quieto, siempre se puede mejorar, y es lo que se debe intentar una vez organizado. Haz una lluvia de ideas con los trabajadores y más personas para que puedan aportar cosas nuevas.
  • Limpieza del almacén: Una limpieza de 1 o 2 horas semanales garantiza la eficiencia en los almacenes de repuestos, así como en su organización.

¿Qué pasa si el almacén está sucio? Ante estos casos, lo más probable es que todo aquel que acuda a la superficie se lleve una mala impresión, así como el estrés de los trabajadores y la pérdida de tiempo.

Consejos y recomendaciones para organizar un almacén de repuestos

INVENTARIO DEL ALMACÉN

Realizar la clasificación del inventario es de gran importancia para el cumplimiento de factores como el peso, el tamaño o la frecuencia de entrada y/o salida de los productos del almacén.

A la hora de organizarse, se han de tener en cuenta tanto los productos con mucha rotación y movimiento, como los que tienen una rotación inferior. Procura analizar cada uno de los productos y colocarlos según el ratio de consumo.

PICKING

Se denomina picking a toda actividad de elaboración de pedidos, que consiste en la recogida y combinación de cargas no unitarias para conformar el pedido de un cliente. Podemos clasificar distintos sistemas de picking, siendo estos los siguientes:

  • Único pedido: Método utilizado en pequeñas empresas en donde cada trabajador recoge un pedido y lo entrega en la zona de embalaje, repitiendo el proceso de forma continua, dicho de otra forma, es la recolección pedido a pedido.
  • Selección por zona: Método perfecto en empresas con gran volumen de pedidos, en este, los empleados recogen los pedidos de su área, agrupándolos todos en un mismo sector antes de entregarlos en la zona de empaque.
  • Recogida en lote: Perfecto para las empresas con pedidos con muchos productos. En estos casos un trabajador se encarga de todo el pedido, juntando todos los elementos y llevándolos a la zona de empacado.
  • Recogida por oleadas: En este proceso se recogen los productos de cada sector de forma simultánea, y es aconsejable para empresas que reciben una gran cantidad de pedidos con múltiples productos.

DISEÑO DEL ALMACÉN

Si tu negocio ha aumentado las ventas y los pedidos a lo largo de los últimos años, es una clara señal de que debes actualizar el diseño del almacén ¿Cómo hacerlo? ¿Cuáles son los factores que se han de tener en cuenta?

Ante estas situaciones, necesitamos plantearnos la ampliación del almacén, así como la reestructuración del diseño interior o el cambio de espacio.

En caso de que todo lo anteriormente dicho no sea necesario, pero si que quieras darle un nuevo diseño y una nueva vida al almacén de repuestos de tu empresa, deberás tener en cuenta:

  • La iluminación: Un almacén con una buena iluminación es de gran utilidad a la hora de facilitar la ubicación de los repuestos. Procura que la luz llegue tanto a lo bajo como a lo alto de las estanterías.
  • La señalización: Cada uno de los espacios del almacén debe contar con una señalización, entre más rápido se encuentren los productos, más eficiente será la faena diaria.
  • El ruido: Procura que los niveles de ruido dentro del almacén no sean excesivos, en cas contrario, aporta a los trabajadores la protección necesaria.

Recuerda que, ante cualquier cosa, una correcta organización del almacén de tu empresa en clave a la hora de garantizar la agilidad en el pedido, así como la eficiencia en el trabajo.

Fotos: Grupo Ro-Des

 

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, ,

Etiquetas

, ,

Las noticias más leídas