¿Sabes cómo cuidar los neumáticos para superar sin problemas la ITV y viajar siempre seguro?

¿Sabes cómo cuidar los neumáticos para superar sin problemas la ITV y viajar siempre seguro?

Redacción.- El buen estado de estos componentes es una de las cuestiones más importantes a la hora de garantizar la seguridad en carretera. Por este motivo, TÜV Rheinland ofrece a los conductores la información necesaria para entender las pruebas que se realizan durante la Inspección Técnica (ITV) y a qué puntos hay que prestar especial atención habitualmente para desplazarse sin sobresaltos

Los neumáticos son uno de los elementos más importantes en todos los vehículos a motor. Debido a que están en permanente contacto con la carretera, es necesario estar seguros de que se encuentran en buen estado. De hecho, según los datos de AECA-ITV, el 19,3% de los defectos graves detectados en la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) se deben a los procesos de revisión de ejes, ruedas, neumáticos y suspensiones. Por esta razón, TÜV Rheinland, multinacional líder en servicios técnicos, de seguridad y certificación a nivel mundial, quiere transmitir a los conductores en qué consisten las pruebas que se realizan en la ITV y qué cuestiones tener en cuenta para circular siempre de forma segura.

Una parte importante de los fallos en estas pruebas se considerará grave o muy grave

En primer lugar, cabe destacar que, en la mayor parte de los casos, los fallos en materia de neumáticos durante la inspección de la ITV son considerados graves o muy graves y suponen no superar la prueba.

Para pasar el test, deben darse todas estas circunstancias: que no haya desgaste excesivo, que no existan ampollas, deformaciones o roturas en la banda de rodadura y que por sus características no impidan el normal funcionamiento de otras partes del vehículo. Sumado a esto, el personal técnico verifica la idoneidad de los neumáticos montados, certificando que son aptos y compatibles con las especificaciones definidas por los fabricantes.

Mismas pruebas, diferentes especificaciones

Si bien las pruebas realizadas son idénticas independientemente del tipo de vehículo, obviamente no lo son las características técnicas que se deben cumplir para superar la inspección. Al comenzar la revisión, el personal comprueba que cada vehículo cumple con los estándares del fabricante y con las particulares incluidas en su Tarjeta de Inspección Técnica (TITV): velocidad máxima de los neumáticos y capacidad de carga. Cualquier anomalía supondrá un defecto grave.

Tras esto, se comprueba el estado físico de los neumáticos. Mediante inspección visual, los técnicos se aseguran de que no presenten ninguna irregularidad en su superficie o desgaste excesivo. Para todos los vehículos, el deterioro deberá ser similar en ruedas del mismo eje, de lo contrario, evidenciará que estos están desequilibrados. El desgaste irregular excesivo de la banda de rodadura supondrá un defecto grave para el vehículo. Durante el proceso también se examina el buen funcionamiento del sistema de control de la presión de aire de los neumáticos. Con esto se logra proteger la dirección y la suspensión y reducir el consumo de carburante.

Además, para garantizar la adherencia, se pone también el foco en el estado del dibujo de los neumáticos. Los coches (categoría M1), y furgonetas (categorías N1), deberán contar siempre con un dibujo de profundidad superior a 1,6 milímetros, es decir, la diferencia entre el fondo de la ranura y zona de contacto con el pavimento no podrá ser inferior a esta medida.

Consejos para el cuidado de los neumáticos 

Para que todos los conductores puedan estar seguros de que circulan siempre con los neumáticos en buen estado sin necesidad de tener que pasar por la ITV, TÜV Rheinland recomienda prestar atención a tres aspectos clave:

En primer lugar, asegurar que la profundidad del dibujo es la adecuada teniendo en cuenta la altura de los testigos o su claridad. Una buena forma de comprobar esto en coches y furgonetas, es utilizar el testigo existente en el neumático. También es aconsejable comprobar el nivel de presión de los neumáticos una vez al mes y siempre con el vehículo en frío. Muchos fabricantes indican este valor en el reverso de la tapa del depósito de combustible, en la parte inferior de la puerta o en el manual del propio vehículo. De esta forma, mejorará el control de la dirección del vehículo y reducirá el consumo.

Poniendo en práctica estos consejos, los conductores podrán salir a la carretera con mayores garantías y estar seguros de superar sin problemas la revisión de los neumáticos durante la Inspección Técnica que llevan a cabo profesionales como los de TÜV Rheinland en los 39 centros de ITV que tienen repartidos por todo el territorio nacional.

Foto: TÜV Rheinland

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, , ,

Etiquetas

, , ,

Las noticias más leídas