Otra vez, el paro patronal. La opinión de Fernando Guillén

Otra vez, el paro patronal

Los amigos de la  Plataforma en Defensa del Sector del Transporte, dirigidos por un, como poco, simpatizante de un partido calificado de extrema derecha, que por cierto no tiene una sola propuesta en su programa de las que reivindica Plataforma, van a decidir este domingo si vuelven a convocar un cierre patronal, que de producirse irá acompañado de la violencia y coacciones que ya hemos experimentado la mayoría, se que para que un movimiento como ese tenga éxito la dosis de violencia y coacción debe producirse. No seré yo quien discuta el éxito de ese movimiento, de hecho escribí un articulo felicitándolos, pero eso no significa concordar con esa agrupación.

No seré yo quien discuta el éxito de ese movimiento, de hecho escribí un articulo felicitándolos, pero eso no significa concordar con esa agrupación, ni compartir sus métodos cuando esa coacción y violencia se pasa de la raya de lo tolerable, como el lanzamiento de piedras contra los parabrisas de los vehículos o los intentos de, poco menos que linchamiento de los conductores asalariados que tienen que hacer su trabajo. Personalmente, les diría que bloquearan a las plataformas y operadores que según ellos les causan tanto perjuicio, pero claro, eso significa dar la cara ante sus clientes, y eso va a ser que no. Es más fácil apedrear a un pobre conductor asalariado que se limita a cumplir con aquello a lo que está obligado por ley.

Pero, si en la ocasión anterior yo defendía que los asalariados no tenemos que apuntarnos a las movidas de Plataforma, en esta ocasión opino que no solo no debemos estar de su lado, es que además no tienen razón alguna.

La principal reivindicación es como consecuencia de la subida del gasoil, algo que el gobierno ni puede controlar ni la ley le permite hacerlo, y que sencillamente se basa en que el precio es libre, en un mercado libre. Los costos de su servicio deben ser repercutidos a su servicio, es decir, a sus clientes, y si no pueden hacerlo entonces la cosa es simple: no son viables, y deben cerrar. El argumento de que el gobierno no hace nada no sirve: se ha promulgado un Real Decreto que obliga a imputar el sobre costo del combustible, se ha disminuido el tiempo para obligar a indemnizar por espera, la carga y descarga ya esta prohibida con un baremo sancionador acompañándola que entrará en vigor el 3 de septiembre (porque obviamente tienes que dar tiempo a las logísticas a buscar soluciones, no puedes prohibirlo sin más de un dia para otro), se ha bonificado el gasoil con un complemento de 20 céntimos por litro y se han otorgado diversas ayudas y acaba de presentarse el proyecto de la Ley de la Cadena de Transporte que impedirá la prestación de servicio por debajo del coste de operación, para esta ley existía un compromiso del Ministerio de Transportes de presentarla antes del 31 de julio…. Es decir, el Ministerio está cumpliendo todos y cada uno de los compromisos acordados, dentro de los plazos establecidos…, entonces ¿Qué es lo que realmente pretende Plataforma?.

Pues en mi opinión, su único interés es molestar cuanto sea posible al gobierno del Estado. Saben sobradamente que el Gobierno no puede hacer más de lo que hace, saben sobradamente que los portes han subido en todos lados y esto te lo reconocen todas las asociaciones del sector, y todos sabemos que el verdadero problema del transporte es el exceso de empresas existentes en el mercado y la distorsión que se ocasiona con dos factores: la existencia de 52 convenios colectivos que origina costes laborales diferentes en un mercado único, y la fiscalidad que permite a unos agarrarse a un sistema de módulos que facilita la trampa a la hora de operar a precios por debajo del costo real, y este último sistema es el que ha entrampado a miles y miles de autónomos, que ya no pueden subsistir ganando poco más que el IVA, mientras que otros lo que ya no pueden es trabajar con empleados por cuenta ajena a los precios que se les ofertan al enganche o por agencias…, pero esto es un problema de ellos, de haber constituido empresas basandose en saltarse todas las legislaciones laborales y sin la mas minima prevision contable y fiscal, y, desde luego, los gobiernos han tenido una enorme responsabilidad al permitir estos desmanes, porque estos pseudo empresarios han estado operando al margen de la ley con total impunidad, algo que parece que ahora mismo esta empezando a cambiar, a lo que estos señores contestan con lo de «nos tratan como delincuentes». Les tratan como lo que son.

Por otro lado está el tema de los convenios. Parece raro que uno se meta a empresario y no sepa nada de Derecho Laboral, ni siquiera en lo más básico: quien decide sobre los convenios son los empresarios y los sindicatos, el gobierno no tiene ninguna potestad, salvo en aquellas áreas donde ejerce de empresario, y claro, a los empresarios de Teruel o de Soria, o de Cuenca, o de Lugo, o de Extremadura no les interesa para nada un convenio unico que aumente sus costos…, y nadie puede obligar a aceptarlo. Esto deberían de conocerlo todos esos «empresarios» que, por lo que parece, no deben estar siquiera muy bien asesorados, porque esto no es una opinión señores, es la ley, de hecho es la propia Constitución que reserva la negociación colectiva a empresarios y sindicatos.

Por tanto, si los portes han subido, si el gobierno ha tomado las medidas que se le han solicitado… ¿Qué quieren? ¿Que el gobierno se haga cargo de sus empresas? ¿Que les costee los gastos de su gestión?, y es curioso, porque en realidad no hacen propuesta alguna sobre el tema que mas les preocupa, el gasoil, y es que en la mayoría del resto de temas, se ha abordado ya las soluciones empezando por la ley antes citada. Hasta la gran patronal reconoce que no es un problema del gobierno, y se ha tornado comunista pidiendo a este que intervenga a las petroleras en plan bolivariano… lo que es una contradicción con sus planteamientos de toda la vida, pero no responsabilizan al gobierno de esta cuestión, porque saben que no lo es. Algunos dicen que rebaje los impuestos. Bueno, esta es la demostración palpable del nivelon que tienen algunos: además de que los impuestos de Hidrocarburos o el IVA ya están en un nivel muy por debajo de la mayoría de países de la UE, es que no pueden hacerlo sin permiso de Bruselas, pero, es que aun haciéndolo ¿Qué garantía hay de que las petroleras no se lo coman como hicieron con la bajada del IVA en la luz o la práctica retirada del Impuesto de Generación que pasó del 7,5 al 0,50 sin que para nada lo notaremos en el recibo de la energía? Si los empresarios del transporte de este país no conocen las normas más básicas del libre mercado y del mercado de competencia de la UE es que no deberían de tener empresa alguna, porque, y es algo que sabemos de muchos de ellos, no tienen capacidad para gestionar nada…, pero es que no es solo una opinion mia, es que los mayores economistas y expertos dicen exactamente lo mismo: no hay margen.

Por tanto, lo que tiene que hacer una empresa seria es repercutir sus costos, y cuando se llega a un punto de que no puede hacerse, pues lo siento, pero tendrás que cerrar porque no eres viable….y no pasa nada…, así es la vida. Y que no se preocupen, las mercancías no van a quedar en los almacenes, se seguirán sacando por aquellos que sí pueden repercutir sus costes y operar dentro de las leyes de mercado y de las laborales…, lo que sucede es que a muchos de los que no pueden no es que no puedan, es que no están en el mercado, sino que en realidad suplen el trabajo de los asalariados para terceros, los usan como una fórmula barata para sacar el trabajo sin tener que contratar personal… por eso no les pagan mas, porque para pagarles mas ya contratan ellos, algo que por cierto ya están empezando a realizar algunas empresas que tradicionalmente acudían a autónomos.

Por tanto, a mi todo este movimiento, además de la lógica que obedece a la desesperación y a aquello «de perdidos al rio», me parece algo mucho mas grave, y es que se intente cambiar la voluntad de los representantes de un pais electos democráticamente por la via de la coacción y la fuerza, me suena demasiado a aquello que sucedió en Chile, hace 50 años, y voy a transcribir lo escrito por la periodista Susana Rojas: «Cuando a principios de octubre de 1972, el gremio chileno de camioneros decidió paralizar el sus funciones de norte a sur, tenía pleno conocimiento del quiebre que produciría en el gobierno de Allende. Fortalecidos con casi dos millones de dólares proporcionados por la CIA, la asociación de transportistas y otros, comenzaron el principio del fin». Es evidente que aqui no esta la CIA, y es evidente también que no se terminara con el bombardeo de La Moncloa y el asesinato de Sanchez, pero detras de todo esto esta un hombre demasiado ligado a cierto partido politico, y quiza por eso se quiere forzar una movilización cuando el gobierno esta haciendo todo lo que s ele ha pedido que haga…, porque de otra forma, esto mucho sentido no tiene.

No se que pasara este domingo, espero que impere el sentido común, que se rechace esa movilización y que se espere a que el gobierno cumpla o no cumpla con lo comprometido en la fecha que se dijo, 31 de julio, porque lo contrario me temo que será usar una profesión con fines políticos, pero no con la finalidad de mejorar nada de este santo oficio, porque cuando uno negocia cede, acepta y acuerda, y de nada vale acordar lo que luego no se va a respetar. ¡¡Buena ruta a todos!!.

Más artículos de Fernando Guillén. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización expresa y por escrito del autor o el editor.

Foto de archivo

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, ,

Etiquetas

, ,

Las noticias más leídas