Reclamar las horas extras. La opinión de Fernando Guillén

Reclamar las horas extras

Uno se queda impresionado viendo a gente realizar videos o hacer afirmaciones sin ningún tipo de base legal aconsejando a los demás que hacer para reclamar sus derechos. No se dan cuenta de que sus consejos a lo único que conducen es a cometer una torpeza tras otra que puede dar incluso aun despido por causas objetivas.

Vamos a ver. Si queréis reclamar vuestras horas extras, por ejemplo, lo primero que tenéis que tener claro es si podéis o no podéis justificar esas horas, y si esas horas han sido compensadas con descansos equivalentes. Eso ya de entrada es vital. Eso y conocer vuestro convenio y el reglamento que regula vuestro trabajo como trabajadores móviles, es decir, un reglamento que dice que podéis hacer 48 horas semanales de media de trabajo efectivo, con una presencia no superior a 20 horas semanales y con un máximo de 60 horas una semana cada cuatro meses con un tope de 1800 horas anuales, a las cuales podéis incrementar 80 de extras.

Primeramente: El precio de la hora extra se fija en el convenio, y se corresponde con el trabajo efectivo. Las horas de presencia se deben pagar, pero como hora ordinaria, no como extra, y no cuentan como tales.

Segundo: Hay que leer el contrato firmado y el convenio ¿Contempla que las horas se compensaran con descansos equivalentes?, ¿has firmado esa conformidad? ¿Cuántos descansos has tomado cada cuatro meses y cuantas horas “extras” has realizado? No es tan fácil el computo como muchos se creen, y el empresario va alegar siempre que has tomado descansos equivalentes.

Tercero: La empresa ya sabe las horas que haces. No se la avisa de que vas a demandarla para exigir su pago. Nunca. ¡Jamás!. Y la razón es doble: por un lado no permitir que tenga mas tiempo del necesario para argumentos legales, esta en realidad es la menos importante, la principal es que de esa manera será muchísimo más difícil justificar un despido por razones objetivas. Si presentas la reclamación y seguidamente te despiden, sera claro para el juez que el motivo es esa reclamación. Pueden despedirte SIEMPRE, recuérdalo, el despido en España es libre, pero la diferencia esta entre que te paguen 20 días o te paguen 33 días por año como indemnización. Y recuerda que si lo enfocan como disciplinario, no pagarían nada y te quedarías también sin prestación por desempleo. Podemos negarnos a trabajar horas, pero ellos pueden ir a las malas, abrir un expediente y seguir los pasos necesarios, lo que podría conducir a un despido disciplinario, que lógicamente recurriríamos pero que podría dejarnos sin prestaciones hasta su resolución. Por eso es importante hacer las cosas bien. Y si a pesar de todo prefieres hablar previamente con la empresa, siempre, siempre, siempre, por escrito y con copia sellada o acuse de recibo, siempre.

Lo mejor es acudir SIEMPRE A UN SINDICATO. Descargar la tarjeta, esta suele contener un año de datos que es lo que podemos reclamar, y ellos se encargaran del computo y presentar la papeleta de conciliación. Dejar a los profesionales que hagan su trabajo y no queráis ser mas listos que ellos. La empresa sabe casi con seguridad que va a perder, y como sucede en la mayoría de ocasiones suele ofrecer tratos previos a entrar en una sala del juzgado: no debéis aceptarlos jamás, si os lo podéis permitir, el pacto se hace en la conciliación, no posteriormente.

Yo he reclamado horas casi de forma anual hasta no hace demasiado, y no he tenido problema. Cierto que llevaba años, y les salía mejor pagarme los 800 ó 900 euros en horas (en mi caso) que indemnizarme por un despido improcedente, y porque también saben que estoy sindicado, y que por tanto la posibilidad de ir adelante en el juzgado no es una ficción, es real. Después de 3 años con demandas continuadas, termine limitándome a mi jornada, y a casa cuando se llega a 1.880 horas. Es una empresa grande, no pequeña. Logicamente, los datos hay que peritarlos. Algunos sindicatos ya tienen peritos que hacen informes por un precio acordado e incluso sin costo para afiliados que lleven cierto tiempo.

Todo eso de las amenazas, de que llama el abogado, de que si Inspección…, aparte de historias de terror para críos pequeños, no hacen el menor efecto. Primero porque seguramente ya saben de sobras como funcionan los abogados y los inspectores, y que ni habrá llamadas, ni la inspección, de darse, sera al dia siguiente, y también porque tienen sus abogados. Y es que contrariamente a los asalariados, los empresarios si que se unen, si que contratan sus asesorías y servicios especializados y si que se organizan en sus propios “sindicatos”. Vosotros, desgraciadamente, no, y así nos va a todos. Y segundo porque perro ladrador poco mordedor, señores, no se amenaza, se actúa.

Por lo tanto, si queréis reclamar es sencillo: se descarga la tarjeta, se deja al especialista que lo mire, se pone la demanda de conciliación y lo que siga después siguiendo los consejos de tu abogado, punto, ni charlas, ni amenazas, ni llamadas…, tú sigues con tu trabajo y con tu vida, y la empresa que siga haciendo lo que estime oportuno.

¡¡Buena ruta!!.

Más artículos de Fernando Guillén. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización expresa y por escrito del autor o el editor.

Foto de archivo

 

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, ,

Etiquetas

, ,

Las noticias más leídas