Conciliación familiar. «Camionera Metalera». Opinión

Conciliación familiar. "Camionera Metalera". Opinión

Cada vez estoy más convencida de que trabajo en un sector del transporte alternativo, algo así como en una realidad paralela. Escucho y leo una y mil veces a compañeros en las redes sociales y me da la sensación de que estamos en mundos opuestos.

Hay varios temas que escapan a mi comprensión pero hoy me voy a centrar en uno, que parece ser tema muy importante ya que aparece en las reivindicaciones de todo hijo de vecino ya sea patronal o asalariado. Me refiero a la tan traída y llevada Conciliación Familiar.

Por lo que voy viendo, parece ser que hay una queja bastante generalizada basada en la afirmación de que nuestro trabajo lleva implícito que no podamos estar con la familia. Bueno… dejando aparte que a mí me gustaría estar lo máximo posible con mi familia, algo que creo que nos pasa a casi todos, hay un pequeño detalle que se me escapa:

¿Desde cuándo ser conductores nos obliga a estar alejados de nuestros familiares? ¿Desde cuándo si quieres ser camionero, tienes que estar sí o sí días o semanas enteras sin estar con tu pareja o hijos?

Que yo sepa, y que alguien me corrija si me equivoco, los compañeros que pasan semanas fuera de casa, son una mínima parte del total. Incluso, los que pasan solo una semana fuera y vuelven los fines de semana a casa, tampoco son una mayoría. A no ser que para el computo de camioneros, no se tenga en cuenta a los miles de compañeros que hacen transporte local, comarcal, regional e incluso nacional, volviendo todos los días a casa. Porque si no, no entiendo nada.

Cuando yo empecé en este sector, mis hijos eran pequeños y busqué un trabajo comarcal que me permitía estar todas las noches, festivos y fines de semana en casa. Asistir a las reuniones con profesores y a las actividades que realizaban mis peques. Y yo me consideraba camionera, ya que trabajaba conduciendo un camión.

Cierto es que como todo en esta vida, tienes que tener una escala de valores y actuar en consecuencia. Podía elegir entre estar con mi familia o hacer otro tipo de transporte sacrificándolo pero ganando más dinero. Elegí a mi familia. Nunca me sentí obligada a estar días o semanas sin verlos.

Más adelante, cuando se hicieron mayores y tenían sus propias vidas, elegí y repito, elegí libremente pasarme a realizar transporte internacional, donde ganaría más sueldo. Aun así, entré en una empresa donde pedí garantías de estar todos los fines de semana en casa. Condición no negociable. Me lo aseguraron, y lo cumplieron. Nunca me sentí obligada a estar fines de semana fuera.

Por lo tanto, puedo afirmar que el que elige estar semanas fuera de casa, lo hace libremente, porque por mil y una razones válidas y muy respetables, antepone ganar más dinero sacrificando el tiempo con la familia. Pero que “ser camionero” no obliga a no tener conciliación familiar. Ya me cansa tanta queja por estar días y días sin ver a los familiares, cuando quien lo hace es porque quiere. Y si no quisiera, estaría haciendo transporte de cercanías, eso sí, ganando menos, lógicamente.

Ahhh… espera… que a lo mejor ese es el quid de la cuestión: quiero estar todos los días en casa pero ganar como los que están quince días fuera. ¡Vaya! Yo también me apunto. Mientras tanto, seguiré eligiendo el trabajo que quiero hacer según mis intereses personales, no según el cochazo o mansión que quiero comprar para envidia del vecino. Y por eso tengo la conciliación familiar que yo quiero.

Y punto y pelota.

Más artículos de opinión de Camionera Metalera  Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización expresa y por escrito del autor y el editor.

Foto: Consuelo Chambó

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, ,

Etiquetas

, ,

Las noticias más leídas