Un camionero pide solución a los problemas para cargar en Arcelor Asturias

Un camionero pide solución a los problemas para cargar en Arcelor Asturias

Redacción.- Al correo de los lectores de Diario de Transporte (lectores@diariodetransporte.com), nos ha enviado una carta un camionero que asegura está muy cabreado con el sistema de cargas de Arcelor Asturias, y los problemas que tienen que soportar cada dia los transportistas y conductores, que reproducimos a continuación:

«Mi nombre es Javier, aunque todos me llaman Javi. Trabajo como camionero, con más de 20 años de experiencia en el mundo del transporte como empleado por cuenta ajena, y otros 10 años más en otros sectores ajenos al mundo del transporte que, a mi juicio, me aportan una visión más completa que me ayuda a entender las situaciones que se viven durante los procesos de carga y descarga, en las empresas donde los llevamos a cabo.

Durante toda mi carrera profesional he cargado en infinidad de sitios, tanto nacionales como internacionales y todos ellos con sus particularidades y concretamente en Arcelor- Asturias durante a lo largo de casi toda ella, ya bien sea en Chapa, Alambrón, Carril, Perfil o Bobinas, por lo que creo que puedo hablar con bastante conocimiento de causa, de la operativa de carga que allí se lleva a cabo, y ello me llevó a tomar la decisión, en varias ocasiones, de cesar en varias empresas que cargaban en Arcelor -Asturias, con motivo del trato poco profesional y descuidado que se da por parte del personal de la citada Arcelor–Asturias, y que por supuesto no nos merecemos, ni yo ni el resto de profesionales del transporte que efectuamos operaciones de carga en sus instalaciones.

Nuevamente tras sufrir varios episodios de desprecio tanto profesional como personal contra mí y el trabajo que desarrollo me encuentro en una situación similar a las descritas anteriormente, porque hace unos días he decidido cesar mi puesto de trabajo; es una empresa en la que me encuentro a gusto, en la que me siento valorado personal y profesionalmente tanto por mis compañeros como por mi jefe. El solo pensamiento de saber que tengo que acudir a cargar a Arcelor-Asturias me genera un estrés súbito que, por supuesto, se solapa con el que ya soportamos por si, día a día con motivo de las peculiaridades de nuestra actividad profesional.

Soy consciente que tanto mi empresa como el resto, no tienen opción, ya que los portes contratados con Arcelor son parte importante en su cuenta de resultados, puesto que en Asturias Arcelor tiene una posición predominante debido a su gran potencial industrial, por lo que estoy convencido, de que la posible solución a la actual situación de descontento generalizado entre los profesionales del sector, debe ser abordada personalmente.

Mi propósito en todo esto, ahora que no represento a ninguna empresa ni asociación, es proponer soluciones que puedan llevar a una mejora la operativa de carga y descarga, siendo beneficioso para ambas partes.

Considero que gracias a todo lo anteriormente expuesto, a la capacidad organizativa, adquirida gracias a mi experiencia y que me considero una persona dialogante y con capacidad de entender las posiciones de los demás, puedo aportar mi granito de arena, para alcanzar una solución satisfactoria.

Para poder hacer esto, os pido vuestra colaboración y vuestro apoyo. Los temas que me gustaría tratar serían, a saber:
-Tiempos de espera
-Accesos a las instalaciones
-Burocracia para las cargas (DUC, pesar, buscar donde cargar, etc..)
-Tiempos de espera (por si no queda claro)

Para poder hacer esto necesito la colaboración de todos vosotros, y vuestro apoyo incondicional ya que en ello nos veríamos todos beneficiados (Asalariados, Autónomos y Empresas).Todo ese apoyo, creo que se visibilizaría con una gran recogida de firmas y si fuera posible, acompañadas de sugerencias, ideas y sobre todo experiencias que hayáis vivido durante el proceso de carga en Arcelor-Asturias, del tipo: “Entré a cargar a las 10.00 h. y salí al día siguiente a las 12.00 h.”, “después de esperar 6 horas a que me atendieran me dicen que la bobina está mojada y no se carga”, etc…, ya sabéis a lo que me refiero.

Todo lo anterior, podría evidenciar el malestar general que se vive en el día a día de la carga en Arcelor, y que por unos motivos u otros (generalmente el miedo a perder contratos de transporte con Arcelor) son silenciados.

Operativa ora cargar bobinas en Arcelor en Avilés, Asturias

El protocolo que Arcelor impone a los profesionales del transporte para cargar bobinas en sus instalaciones de Avilés es tan complejo, que ni los más experimentados consiguen realizarlo correctamente a la primera.

Los pasos a seguir para cargar una o varias bobinas, desde la entrada hasta la salida, con sus posibles ramificaciones, son los siguientes:

1. Entrada. Nos dirigimos a la recepción de Tabaza, donde existe un aparcamiento en el que normalmente solo caben 5 camiones y los baches son tan numerosos que no te dejan ver el asfalto. Vamos a la garita de entrada caminando; allí te esperan dos pantallas táctiles con las que te tienes que pelear, pues no hay nadie a quien puedas preguntar las muchas dudas que pueden surgir.
En una fábrica donde entran más de 300 camiones al día vamos a imaginar que tenemos suerte para poder aparcar.

2. DUC. Es un número (mes/día/0000) que te facilitan para identificarte en las pantallas de la entrada y poder comprobar que los datos que salen en pantalla son los correctos (ya que si así no fuera en pasos más venideros no podrías continuar). Una vez comprobados los datos, si es la primera vez que entras o hace tiempo que no vas a cargar, te hacen un cuestionario tipo test de unas 8 preguntas sobre normas de seguridad de la empresa que tienes que superar para que te facilite un papel con el que entrar en la fábrica.

Seguimos, con mucha suerte y siempre que las pantallas táctiles no se estén actualizando, en mantenimiento o sin papel.

3. Volvemos al camión y nos dirigimos a la entrada. La barrera se levanta cuando una cámara nos lee la matrícula o accionando un timbre.

4. La báscula. Una vez situado el camión y pesado en una de las dos pantallas táctiles disponibles, una cámara te vuelve a leer la matrícula y te expenderán un ticket de pesada. Si por algún motivo la cámara no te leyera la matrícula, tendrías que pasar el código de barras facilitado en la entrada por un lector de infrarrojos. ¡IMPORTANTE! Saca dos tickets de pesada, porque si no, puede que tengas problemas para salir de la factoría.

Continuamos con un buen día, siempre que las básculas funcionen bien, las matrículas estén bien pasadas, haya papel y, sobre todo, ¡no tengamos que ver al basculero!.

5. El gran viaje. Ahora comienza la parte más estresante de todo este periplo, donde recorreremos más de 6 km por una fábrica llena de intersecciones, sin ningún tipo de señalización y tratando de seguir unas coordenadas, facilitadas en el ticket de entrada, que nunca nadie conocido ha podido utilizar.

Como hoy tenemos un día de suerte, encontramos a otro conductor experimentado que se dirige al mismo destino y nos guiará.

6. El viaje. Salimos de la báscula y recorremos alrededor de kilómetro y medio sin indicación alguna entre badenes, grandes charcos de agua y de algo parecido al barro que cuesta mucho limpiar, chatarra, objetos varios que destrozan las ruedas, pasos a nivel y todo tipo de obstáculos. Por fin, nos encontramos con un cartelito que pone “cargas comerciales”. Seguimos otro kilómetro y medio entre más obstáculos (incluso, los guardas de seguridad ponen el radar) hasta encontrar otro pequeño cartel que nos hace girar a la izquierda. Continuamos un poco más y a 250 m del destino nos topamos, por fin, con tres carteles de señalización, (los cuales fueron instalados gracias a nuestras reiteradas protestas e inauguradas solemnemente por el mismísimo Sr. Presidente del Principado de Asturias). Por último, recorremos los 250 m finales atravesando tres pasos a nivel sin barreras muy peligrosos, donde se han producido numerosos accidentes y estacionamos el vehículo marcha atrás. Siempre y cuando no se hayan acumulado más de 30 camiones y no tengas sitio.

7. Nos bajamos del camión pertrechados con todo el equipo de seguridad y un ticket de báscula (el otro se deja en el camión para poder salir) y si podemos entramos en la caseta de expediciones, dado que tiene un aforo de unas 15 personas y, habitualmente, llegamos a juntarnos más de 50.

8. Aquí empieza la gran aventura:

PRIMERA OPCIÓN
Que haya gente y tengas que ponerte a la cola. Puedes estar esperando, sin saber si estás en el sitio de carga correcto o lo que vas a cargar, hasta más de 24 horas.

SEGUNDA OPCIÓN
Que no tengas a nadie delante. Es aquí cuando el encargado despliega sus mágicas palabras, dando por hecho que lo tienes que saber todo, y con reiteradas malas contestaciones que aquí obviaremos.

-Nave 2 (Galvanizado) Hay (desde hace unos meses) tres zonas de carga dependiendo donde estén las bobinas y tres maneras de ir a ellas: 1º paso, 2º paso y por el huerto (así te lo va a decir y si no lo entiendes, busca en Wikipedia).

-Nave 3 (Galvanizado) Dos pasos para ir a la nave: 1º paso y 2º paso te colocas en el número que viene asignado para la bobina y está escrito en el papel que te da el expedidor y en el suelo de la nave.

– Nave 4 (Hojalata) Una entrada y te colocas en el número pintado en el suelo de la nave que coincida con la bobina.

-Nave 5 (Hojalata) Aquí desde hace unos meses tienes que entrar por la nave 4 y llegando al final pasar marcha atrás a la nave 5 hasta una zona de carga o bien entrar en la nave 5 marcha atrás a otras 2 zonas de carga.

En las naves 2 y 3 se cargan bobinas en la cuna del camión y en las naves 4 y 5 son bobinas en palets. Te pueden tocar hasta una bobina en cada nave. Dentro de cada nave hay que estar con las luces de emergencia y el camión calzado con 2 calzos. Estas naves están situadas en la zona del expedidor. Pero hay otros sitios donde se cargan bobinas que tienen otras oficinas y si no eres habitual de Arcelor no lo sabrás hasta que te lo digan aquí.

-Nave Pintura Es una nave de color verde que está 800m antes de llegar a las otras naves.

-Desbastes Son bobinas que están al aire libre situadas en una campa entre la nave de pintura y las naves 4 y 5. La expedición de las bobinas es en unas oficinas detrás de la nave de pintura. Te dan un plano y te dicen dónde colocarte para cargar la bobina.

-Comedores Es una nave situada a 1 km de las anteriores (4y5). Estacionas a la entrada de la nave y te vas andando a la parte de atrás de la nave donde hay una oficina y te cogerán la documentación para a continuación dirigirte al camión y te avisaran para entrar a cargar.

9. Ya hemos cargado, amarrado y cerrado el camión. Regresamos a la entrada a pesarlo para poder salir de la fábrica. Lo subimos a la báscula, nos bajamos del camión, tocamos la pantalla y si no nos lee la matrícula, tendremos que pasar por el lector el segundo ticket que hemos guardado. Si todo va bien, nos darán los papeles de la carga y podremos abandonar la factoría.
Pero si las bobinas estuvieran mal pesadas al terminarlas, cosa que suele pasar un 15% de las veces, TENDRIAMOS QUE DESCARGARLAS Y EMPEZAR TODO DE NUEVO.

Foto de archivo

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, ,

Etiquetas

, ,

Las noticias más leídas