Más de 300 personas protestan contra el convenio de transporte sanitario

Más de 300 personas protestan contra el convenio de transporte sanitario

Europa Press.- Más de 300 personas se han manifestado por las principales calles de Valladolid convocadas por CGT para protestar contra el convenio del transporte sanitario firmado recientemente por UGT, CCOO y CSIF, a los que han calificado de «traidores» y contra cuyas sedes han lanzado huevos y proferido gritos e insultos.

La manifestación ha arrancado desde la Gerencia de Emergencias, en el Paseo del Hospital Militar con una pancarta en la que se podía leer «firman el convenio en contra del 80 por ciento de los trabajadores del transporte sanitario de Castilla y León» y en el que se llama «traidores» a los sindicatos firmantes del acuerdo, que afecta a cerca de 2.000 trabajadores del transporte sanitario de Castilla y León, que presta en ocho de las nueve provincias Ambuibérica.

Además, los manifestantes portaban carteles en los que se criticaba a «la patronal y sus sicarios CCOO, UGT y CSIF», «no habrá paz para los traidores», «nos venden por miserias», «nos han robado» o «me hacen vivir de limosna», así como pegatinas de color naranja en las que se leía «TES DEP» (en alusión a los técnicos de emergencias sanitarias).

Tras partir de las puertas de la Gerencia de Emergencias, la manifestación ha pasado por la calle Recondo, Plaza Colón y ha entrado en la calle Gamazo, donde ha tenido una primera «parada» ante la sede de UGT, donde han lanzado huevos a las ventanas, fachada y en el interior del portal que da acceso a la Casa del Pueblo, donde también han tirado petardos. Allí han proferido gritos contra el secretario de Sanidad del sindicato, Miguel Holguín, al que han insultado y al que han advertido: «Holguín, canalla, comienza la batalla».

En la sede de UGT es donde se han producido momentos tensos cuando algunos manifestantes han llegado hasta la entrada del sindicato para lanzar huevos y petardos dentro, lo que ha hecho que la Policía Nacional se colocara la puerta y los agentes se preparan con cascos antidisturbios por si fuera necesario intervenir, aunque finalmente no ha sido necesario.

El recorrido ha continuado por la calle Gamazo hasta la sede de CCOO en la Plaza Madrid, donde la escena se ha repetido con el lanzamiento de huevos a sus puertas –se encuentran habitualmente cerradas–, a las ventanas y a la fachada. Ante la sede de esta organización, los manifestantes han gritado «CCOO y UGT nos han vuelto a vender» o «CCOO y UGT, sindicatos del poder», además de diferentes insultos. La acción se ha repetido en la sede de CSIF, en la Acera de Recoletos, que al estar a pie de calle ha quedado totalmente ensuciada con los huevos lanzados.

Precisamente la coordinadora regional de CGT Transporte Sanitario, Laura González, ha asegurado que la «pelota» está en el «tejado» de CSIF, que firmó el convenio pero después argumentó que se descolgaba porque la persona que lo rubricó no estaba autorizada para ello, por lo que si está «en contra de esa firma» y de cómo se ha gestionado «está en su mano denunciar la situación en Trabajo para la retirada de esa firma y entonces impugnar ese convenio».

Además, han reclamado en varias ocasiones que se disolviera la mesa negociadora del convenio porque después de varios años en negociación la representatividad ha cambiado y CGT es ahora la segunda fuerza sindical en el sector en la Comunidad, por lo que considera que la firma no representa la voluntad de los trabajadores.

En contra de los trabajadores  

González, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha explicado que han convocado la protesta para expresa el «malestar» por la firma del convenio en contra de más del 86 por ciento de los trabajadores con un acuerdo «totalmente favorable a la empresa» después de alrededor de once años de pérdidas salariales que ha cifrado en entre el 35 y el 40 por ciento.

La responsable de CGT ha incidido en que es «importante» que la Junta de Castilla y León también tome parte «de una vez por todas» en este asunto porque a pesar de ser conocedores de la situación no han actuado cuando, ha recordado, el transporte sanitario es un servicio público que se encuentra en manos privadas.

«Pedimos también la gestión pública y que y que justamente de una vez por todas pongan un límite al pisoteo que estamos teniendo», ha asegurado Laura González, quien ha recordado que se ha estado negociando el convenio varios años, lo que ha supuesto alargar «una agonía» tanto en salarios como en jornadas. En este contexto, ha señalado que los técnicos del transporte sanitario tienen que tener una titulación sanitaria de un carné ‘C’ y no llegan a cobrar 1.000 euros con antigüedades de 15 años, con salarios base de entre 800 y 886 euros. A esto se suma la cantidad de dinero «importantísima» en un sector en el que se realizan jornadas de 24 horas con nocturnidad, turnicidad, peligrosidad que nadie contempla y les siguen «machacando» en el tema del convenio. «Para más inri», ha añadido González, en el segundo semestre de 2022 perderían hasta 80 euros más del salario.

En la misma línea, ha criticado que se hayan firmado jornadas de guardias «a mayores» que las han recogido como voluntarias «a precio de hora ordinaria, cuando en realidad son extras», lo que va en contra de lo que ha fijado Europa respecto a la jornada de trabajadores que tienen nocturnidad, que tiene que ser de máximo de 1.800 horas, una cuestión que está judicializada con la empresa a la espera de sentencia en el Supremo.

Foto Europa Press

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, ,

Etiquetas

, ,

Las noticias más leídas