El gas que se eleva hasta la estratosfera, como las esperanzas del sector. «Camionero García». Opinión

El gas que se eleva hasta la estratosfera, como las esperanzas del sector. "Camionero García". Opinión

Cómo será esto del transporte por carretera, que lo que hoy es un acuerdo, mañana no vale para nada; que lo que parece un futuro rentable, se convierte en ruina, y que las decisiones importantes para uno, las toman otros que no sufren las consecuencias.

Digo esto porque me quedé blanco al ver el precio en poste del gas vehicular, lo que vulgarmente decimos GNL o GNC. Que esta tecnología y esta energía esté llamada a ser una energía eficiente y sostenible a medio plazo hasta que se desarrollen las tecnologías de hidrógeno y eléctrica para largos recorridos, me parece que hoy en día y a estos precios del kilo en poste, ha pasado a ser la ruina de aquellos transportistas que tomaron la decisión de renovar sus flotas sobre esta base.

Unos vehículos bastante más caros, con valores residuales seguramente inferiores a su valor real y la aún raquítica red de distribución, no acaba de cuajar en el mercado, pero, y aquellos pedidos que están encima de la mesa por los clientes, sabiendo que el gas está a un precio que ronda los 2 euros kilo en poste, ¿van a ir adelante? ¿o se van a anular? Porque el cargador, muy seguramente no quiera oír hablar de la subida de las tarifas.

Muy acostumbrados ellos al recorte permanente y al abuso hacia un sector que necesitan primordialmente y al que maltratan más allá de los límites de la razón. Estos cargadores muy dados a estar en aquellos foros donde se habla mucho de la sostenibilidad, la ecología y el medio ambiente, muy de crear foros verdes y contención de costos, pero que antes de poner nada sobre la mesa, ellos ya han marcado precios superiores a sus productos en la venta al público y que no dan tregua a sus transportistas para poder aguantar el golpe de la crisis, esa crisis que se lleva arrastrando décadas.

Que el combustible, ya sea gasoil o GNL/GNC esté en los precios que está y que las condiciones son las que son, de precariedad y ruina para muchos transportistas, no es culpa de nadie más que del propio transportista, pero que si nadie le pone remedio a este mal endémico del sector, muy probablemente, las grandes cadenas de distribución y grandes productores, van a tener que poner sus propios camiones para poder poner en el mercado sus productos y esa quizás va a ser una fórmula a futuro. Una fórmula que ellos mismos están promoviendo porque el ahogamiento al que están sometiendo al sector, no le deja margen más que para el abandono.

No, no crean que soy un ingenuo, ya sé que hay grandes empresas con miles de camiones y miles de conductores en su nómina, pero esto ¿Cuánto durará?. Sabemos muy bien en España, lo de tener camión propio y estar rotulado de la gran multinacional de moda, o de la todopoderosa generadora de servicios integrales que solo hace el papel de intermediaria.

Queda muy bonito sobre un camión cualquiera, de cualquier autónomo o falso autónomo, llevar el anagrama de una gran empresa, esa misma que te succiona la sangre hasta dejarte seco. Esto está pasando y lo sabemos todos, por eso si los transportistas autónomos de este país decidieran cogerse un mes entero de vacaciones, el mismo mes, temblarían los cimientos de toda la cadena de suministro. No haría falta una llamada al paro, sino a la conciencia de cada uno para darse cuenta del poder que tiene la masa unida.

Otra vez piensan ustedes que soy un ingenuo, no, nada más allá de la realidad. Los ingenuos son aquellos que sabiendo de su poder, por no unirse a su vecino, que tiene problemas parecidos a los suyos, que por no unirse en la defensa de unos intereses, por no dar un respiro a su competencia, se están ahogando en un mar de incertidumbre, de deudas pendientes y se están llenado de un negro futuro que quizás no les permita remontar el vuelo en esta ruina en la que un día pusieron su ilusión.

Son estas estrategias, las del mal gestor, mal pagador y mal compañero de viaje, las que están poniendo en jaque a un sector tan fundamental como el del transporte. Sigan, sigan haciendo caso de los que otros les digan y no tomen las riendas de su negocio, que hasta ahora, les está yendo muy bien.

Mientras tanto, a esperar reales decretos.

Más artículos de opinión de Camionero García  Prohibida su reproducción parcial o total sin el permiso expreso y por escrito del autor y el editor.

Foto de archivo

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, ,

Etiquetas

, ,

Las noticias más leídas