Paro, huelga, fracaso y falta de voluntad. «Camionero García». Opinión

Paro, huelga, fracaso y falta de voluntad. "Camionero García". Opinión

Déjenme que les diga mi opinión. Buscar la unidad del sector para que el objetivo a seguir sea un paro nacional o una huelga, es para mí, un fracaso de las partes en conflicto y seguro que una falta de voluntad para fijar unos acuerdos que satisfagan a todos, siempre con el mínimo aceptable de lo que marca la ley.

Pues en esas estamos, lanzando órdagos a diestro y siniestro como si quien fuera a sufrir las consecuencias fueran aquellos a los que va dirigido dicho ultimátum y nada más lejos de la realidad.

La sociedad, en su conjunto, es muy maleable y se deja influenciar fácilmente. Por lo general, todos necesitamos creer en algo o en alguien que su discurso se asemeje a nuestros miedos y necesidades y en situaciones de crisis nos ponemos a la defensiva creyendo el mensaje que lanzan desde sus intereses que, muchas veces, no coinciden con los nuestros.

Pues bien, respecto al paro del sector del transporte de los días 20, 21 y 22, el miedo al desabastecimiento está haciendo que las compras se disparen y que el caos cunda en muchas personas que desconocen en profundidad el asunto. Y yo me pregunto ¿Por qué un paro a tanto tiempo vista? ¿Para trabajar como descosidos los días anteriores y llenar los almacenes de industrias y comercios? ¿Para trabajar como descosidos los días posteriores al paro para no dejar sin existencias los almacenes de industrias y comercios? ¿Para qué? ¿Para ver cómo baja la actividad los siguientes días por exceso de almacén y que los precios caigan por la baja demanda? Lo hemos visto antes y vamos a caer en el mismo error. Son tres días, no hay por qué pensar que se va a convertir en indefinida. Si tan mal están en el sector, una amenaza de paro indefinido acabaría con muchas pequeñas empresas en una semana, y eso ¿A quién le beneficia?. No es necesario responder, ¿Verdad?.

Que llevemos tiempo escuchando que hay que hacer un paro nacional o una huelga, es la muestra de la incapacidad para obedecer a criterios de unidad y dar pasos para una mejora de las condiciones, sin tener que poner en jaque a ningún gobierno, ni población, porque si hay esa unidad, que parece para este paro de actividad, es que también hay unidad para cobrar un precio justo y rentable para todas las empresas, y esto no es así. Porque en este sector nadie se fía del compañero, porque ese compañero o le quita el trabajo o trabaja por menor precio y todo ello se convierte en un fracaso hacia esa estrategia de unidad.

Sí, si al final se hace ese paro será un fracaso de quien lo convoca, porque ellos tienen las herramientas para hacer que gran parte de esas reivindicaciones salgan adelante, con la única voluntad de poner en valor su trabajo y no aceptar ni un solo servicio que no sea justo, adecuado a la norma y rentable para las empresas, todas, las grandes, las pequeñas y los autónomos. Pero esa voluntad no existe y se demuestra en el precio de los servicios que pagan grandes empresas a aquellos a los que venden sus viajes o a aquellos autónomos o pequeñas empresas que colaboran con ellos a diario.

Son los mismos que van juntos en esta convocatoria, los que abusan y los abusados, por mucho que duela es así, no lo digo yo, lo dice el propio Gobierno en el preámbulo de una de sus respuestas al CNTC, donde deja claro la atomización del sector, el abuso y falta de transparencia en los precios de los servicios y en la dependencia de los pequeños frente a los grandes. Y ahí es donde aflora la falta de voluntad de todos, en aceptar y consentir situaciones injustas y fuera de la ley.

Solo espero que se llegue a un acuerdo para desconvocar este paro en estas fechas, porque no es la española una sociedad que se merezca más incertidumbre y castigo. Porque esta sociedad ya ha asumido la subida de los costes de todos estos procesos y es solo el sector y nadie más que el sector, el que debe entender que no se puede trabajar a pérdidas o por debajo de coste. Y quizás también, deba entender que toda esa cantidad de tasas, impuestos y demás que paga les sirva para poner el precio a su trabajo donde debe estar y colaborar para que sus colaboradores y trabajadores tengan unas condiciones más que aceptables, en una actividad que sufre como nadie el desarraigo y la precariedad. Y esa falta de voluntad acrecienta, en mi opinión, todo ese alejamiento de estos trabajadores hacia su profesión.

Claro que algo hay que hacer. Empezar por nosotros mismos a no aceptar unas condiciones indignas y ruinosas para todos. Aunque algunos den beneficios millonarios y reciban ingentes cantidades de ayudas y subvenciones, y estos también se unen al paro y lo que reciban, seguro que no lo van a repartir. ¿O no os escucháis entre los pequeños?

Más artículos de opinión de Camionero García  Prohibida su reproducción parcial o total sin el permiso expreso y por escrito del autor y el editor.

Foto de archivo

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, ,

Etiquetas

, ,

Las noticias más leídas