De cierres empresariales y de huelgas de asalariados: lo que nos jugamos todos. La opinión de Fernando Guillén

De cierres empresariales y de huelgas de asalariados: lo que nos jugamos todos. La opinión de Fernando Guillén

Estimados compañeros: entramos en unos días cruciales para nuestro sector. Por un lado, está el cierre patronal anunciado por las organizaciones empresariales, que incluyen autónomos, y por otro, las movilizaciones de conductores asalariados de Murcia y de Transportes Caudete.

Durante todo este tiempo hemos asistido a diferentes debates, posturas, proclamas y programas… En el tema de los empresarios y autónomos hay unas organizaciones, digamos institucionalizadas, dentro de la CNTC (CETM, ASTIC, Fenadismer…) y está destacando otra, a mi modesto entender, que está teniendo un buen hacer, que está desarrollando un trabajo concienzudo y que busca reunir al que llaman “transporte de base”, que no es otra que Plataforma en Defensa del Sector del Transporte. Su no institucionalización les hace, quizá, ser merecedores de confianza frente a organizaciones que tradicionalmente han representado al transporte y que, como sucede con la política, quizá a muchos de los pequeños empresarios y autónomos les pilla lejos, es decir, no conectan con ellos; y este grupo, el de pequeña empresa y autónomo, es absolutamente necesario e imprescindible para mover el tráfico de mercancías en este país, al menos a día de hoy.

Ninguna de ellas, obviamente, representa al conductor asalariado, que tiene problemas que han generado unos y otros en base a un fraude generalizado en las cotizaciones a la Seguridad Social en base al cual han estado buscando competir; y esto sucede entre otras cosas por la falta de formación en gestión de estos pequeños empresarios y autónomos, y no por gobierno alguno. Tienen un grave problema, porque mientras no reconozcan eso no podrán solucionar el problema, que en realidad no es otro que el “exceso” de empresas, no de unidades, sino de empresas. Solo en Galicia tenemos más de 17.000 empresas de transporte que emplean a 24.000 personas. Eso, señores, es un disparate, es imposible competir. Ya puede el Gobierno legislar lo que quiera, que va a dar igual. Distinto sería 7 empresas que emplearan a 24.000 personas. ¿Parece igual?, en absoluto. Su poder de negociación sería completamente diferente, y ese es en realidad el meollo de la cuestión.

¿Por qué creen que en el resto de la Union Europea no hay cierre de empresarios cuando pagan viñetas, peajes y el combustible lo tienen más caro que aquí, los impuestos son similares cuando no, superiores? Porque ellos, sin tener precios para tirar cohetes, negocian de otra forma con sus cargadores, desde otra posición… y uds no. Uds han basado su negociación en tirar sus propios beneficios cuando son un autopatrono, o bien, en cargarse el bienestar y el salario de sus conductores. Lo que les iba a pasar estaba anunciado hace tiempo, no es una sorpresa, y me temo que el Gobierno no puede hacer prácticamente nada de lo que uds quieren que hagan. Si no pueden negociar, si no pueden competir, tienen dos vías: reestructurarse o cerrar.

He leído lo que propone Plataforma, gran parte de sus propuestas chocan frontalmente con la reglamentación europea y el derecho comunitario, pero me gustaría asistir a una reunión, escucharles, ver las propuestas que presentan en sus asambleas y cómo se producen los debates para dar una opinión. Se que los conductores asalariados no pintamos nada ahí, eso está claro a tenor de su hoja de ruta. Buscan una unión de pequeños empresarios y autónomos, y es lógico, son los más puteados del sector y los más sacrificados; y a los que siempre, junto a los asalariados, las organizaciones tradicionales han dejado vendidos. Admiro, lo dije más de una vez, su esfuerzo y su dignidad. Se merecen ser escuchados, y animo a los autónomos y pequeños empresarios a escucharles. Que luego sus propuestas sean o no sean realizables, es otra cuestión. A veces es más importante unirse que fijarse metas que no son realistas, pero la unión puede permanecer y abrir otras puertas. En todo caso, vosotros sabréis.

Por otra parte, tenemos la prueba de fuego de Murcia y de Transportes Caudete. Para los asalariados es absolutamente vital que ambos movimientos terminen bien, entre otras cosas, porque esa puede ser la mecha que encienda una explosión en todo el país, y eso sí que puede hacer temblar a un Gobierno. La actual situación de los conductores asalariados no es ya sostenible. Nosotros no somos autónomos, no elegimos convertirnos en empresarios. Unos, porque no tenemos capacidad para gestionar una empresa y somos conscientes de ello, y otros, sencillamente, porque no les da la gana.

Elegimos someternos a un convenio colectivo, a unos determinados ingresos y condiciones laborales; y los patronos que nos contratan están obligados a respetar esos convenios. Yo no me meto en lo que ganan, ni en cómo lo gastan, ni en cómo se organizan, no les digo cómo gestionar su empresa; y ellos no pueden decirme a mi lo que tengo que ganar, porque eso ya está estipulado. No es cierto que esta situación venga dada porque el precio del gasoil está alto o porque los precios están bajos. Esta situación lleva décadas en la misma posición, empeorando cada día más, y simplemente está así por pura avaricia de grandes empresas, de pequeñas empresas y de autónomos. Nada más.

Que no cuenten historias de miedo que nadie se las va a comprar. Si uno no puede contratar, no contrata, punto. Fin de la historia. Lo demás, son cuentos. Se contrata porque ganas más dinero, no regalas nada. No es cierto que se trabaje a pérdidas, porque entonces el camión tendrás que aparcarlo, venderlo o lo que sea. Eso, señores, es falso. Se puede perder un mes, dos o tres, pero a fin de año los números o cuadra, o cierras, o bien te salen mal ese año pero llevas varios años en positivo que te permiten afrontar un nuevo ciclo. No engañan a nadie.

Diferente es que no sepan hacer números, ni sepan gestionar una empresa. Entonces no se hubieran metido a empresarios. Ese es su problema, no el de sus empleados. Uds tienen unas reglas, unas normas laborales que se han venido saltando a la torera y podían hacerlo impunemente porque sobraban conductores. Pero eso se ha ido terminando: primero se acabaron los nacionales y tiraron mano de los del Este de Europa. Todos nos acordamos de aquello de “no se contratan españoles”. Cuando estos se acabaron porque también se dedicaron a explotarlos, echaron mano de latinoamericanos, pero esto ya es más complicado por los trámites engorrosos que hay que realizar.

A muchos los traían en grupo, en plan “trata de conductores”, los metían en pisos patera, y les cobraban auténticas animaladas que les descontaban de las nóminas, hasta el punto de que conductores -y esto no es una opinión, porque lo he visto- que de cobrar 2.400 euros, les quedaba la nómina en 1.200 euros. Pero no durante tres meses, cuatro, no… un año entero. Les cobraban por un piso patera auténticos disparates. Y esto lo he visto, no me lo han contado.

No todas las empresas actuaron así, por supuesto. De hecho, espero que estas sean minoritarias, pero esto ha pasado, y con empresas muy conocidas que todos tenemos en mente. Ahora ya el problema es gordo, recurren a ciudadanos del norte de África, pero no son suficientes. Han presionado al Gobierno para les declare la profesión de “difícil cobertura” con el fin de ahorrar los trámites. Su avaricia, su desvergüenza, no tiene límites, pero parece que no cuela. De hecho, parece que el gobierno actual no está dispuesto a tragar con sus lloros. Y ahora, vaya por Dios, no hay conductores, no hay relevo generacional y cada año nos jubilamos miles.

Bien. Uds nos han traído a este punto, no un gobierno, no, uds, por su forma de actuar, por su forma de comportarse, por su nula capacidad de gestión empresarial. Y ahora los conductores nos hemos dado cuenta y el miedo ha empezado a desaparecer: Ttes Caudete y Murcia pueden ser la señal que convierta en un auténtico infierno el panorama español del transporte de mercancías por carretera. Porque ¿qué van hacer los empresarios con los conductores que se pongan en huelga cuando tienen unidades paradas en los aparcamientos por falta de conductores? ¿Despedirlos?, no.

Intentarán por todos los medios que esa movilización no se produzca: primero, con silencios a las reclamaciones; luego, con amenazas; y finalmente, con cesiones a regañadientes. Porque la movilización no les interesa por lo que puede significar para los conductores en cuanto a descubrir su poder, y porque contrariamente a las reivindicaciones empresariales, los conductores tienen de su lado las normativas laborales y los convenios colectivos. Aquí no hablamos de pedir más, hablamos de cumplir lo que ya existe, y ahí sí que un gobierno no puede negarse ni mirar para otro lado, y eso los empresarios, sobre todo las grandes organizaciones, lo saben.

Lo sabe el Gobierno, obviamente. Sabe perfectamente de los abusos, el fraude que existe en el sector, y sabe que es precisamente la atomización del mismo, el que lo hace posible. Se tiene que terminar con la “tarifa plana”, con el “pago por kilómetro”. Se tiene que acabar. Algunas empresas, grandes, importantes, cuando se marchaba un chófer, se encogían de hombros. “A mi me da igual, tú mismo” solían responder en RRHH. Hoy, y me consta, ya preguntan “¿y porque te vas?”, y es que ya no les da igual.

Así, que aquí estamos todos, y nos une un problema común, es cierto, pero con distinto enfoque: la atomización es el cancer del sector. Lo es para los asalariados, porque hace muy difícil su control, lo es para los empresarios porque les impide competir. Esta atomización solo beneficia a grandes grupos empresariales que usan a unos y otros a su libre antojo.

Imaginemos que los datos que os di de Galicia fueran otros. Imaginemos que las cooperativas que controlan la leche, la cerveza, la madera, se unieran, que esos 17.000 empresarios conformaran 10 empresas, además de generar más empleo, ¿se imaginan negociar directamente con Inditex, con Estrella, con Finsa, con Celta, con PSA (o como se llame ahora) y con tantas y tantas y tantas empresas grandes y medianas? ¿Se imaginan negociar los neumáticos a kilómetro, negociar con suministradores de combustible, con fabricantes…? ¿alguien se da cuenta de que de hacer esto, todo esto que están pidiendo sería innecesario? ¿se han parado a pensarlo?. Me imagino que si. Es tan evidente, que estoy convencido de que si, pero es la mentalidad minifundista… !mi camion!. Idiotas.

Uds sabrán. Yo si no trabajo para uno, lo haré para otro. Pero entiendan algo: se acabó, ya no se puede ordeñar más a la vaca.

Buena ruta a todos.

Más artículos de Fernando Guillén. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización expresa y por escrito del autor o el editor.

Foto de archivo

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, ,

Etiquetas

, ,

Las noticias más leídas