La regla del minuto en el tacógrafo digital

La regla del minuto en el tacógrafo digital

Los tiempos de conducción y descanso son, en algunos casos, muy rígidos. Esto es necesario de cara a la elaboración de una normativa, pero supone un impedimento en determinadas circunstancias. Por este motivo, la normativa básica del tacógrafo digital, en vigor desde el año 2006, ha sido modificada en diversas ocasiones. El objetivo ha sido añadir flexibilidad en los casos en los que más penalizaba a los participantes del sector. Tal ha sido el caso con la regla del minuto en el tacógrafo digital, en vigor desde el año 2011 y que explicamos a continuación.

Normativa sobre la regla del minuto en el tacógrafo

Como tantos otros elementos de la legislación, la regla del minuto del tacógrafo digital es una adición tardía a la norma general del tacógrafo. Se introduce en el año 2009, a través del Reglamento (UE) N, y entra en vigor en 2011. No es parte de la norma sobre el uso del tacógrafo, sino que se refiere a cómo el aparato de control realiza el registro.

Como tal, se introduce a través de dos condiciones del Anexo IB del Reglamento (CEE) 3821/85. Este anexo se refiere a los requisitos de funcionamiento de los aparatos de control y está orientado a fabricantes. Sin embargo, conocer su contenido permite a los usuarios del tacógrafo ajustarse mejor a la normativa.

Las condiciones relacionadas con la regla del minuto del tacógrafo son las siguientes:

  • Condición 041: A partir de un minuto cualquiera, si se registra alguna actividad de CONDUCCIÓN en los minutos inmediatamente anterior y posterior, se considerará que todo el minuto es de actividad de conducción.
  • Condición 042: Dado un minuto cualquiera que no se considere CONDUCCIÓN con arreglo a la condición 041 […], se considerará que todo el minuto será de un mismo tipo de actividadconcretamente la que haya tenido lugar de forma continuada durante más tiempo durante ese minuto. En caso de haber dos actividades de la misma duración, (primará) la que se haya producido en último lugar.

Por tanto, vemos que durante conducción continua los cambios de actividad de hasta un minuto seguirán siendo considerados conducción. Si, por el contrario, se estaba realizando otra actividad (otros trabajos, descanso, etc.) y se moviera el vehículo, sólo cambiaría a conducción si dicha actividad fuera la de más duración a lo largo de un minuto completo.

Objetivo de la regla del minuto en el tacógrafo

El objetivo de la regla del minuto del tacógrafo aparece en el mismo Reglamento que la establece. Así, en el preámbulo del Reglamento (UE) Nº 1266/2009 se indica lo siguiente:

“Para asegurar que, en los controles de carretera, puedan determinarse tanto los patrones de conducción como los registros de conducción «reales» disponibles, deben sim­plificarse el cálculo de los tiempos de conducción y el redondeo a un minuto de los períodos de actividad.”

Por tanto, la regla del minuto busca que los registros sean más realistas y ajustados a jornada, y que se alejen de la teoría. Así, busca flexibilizar, sobre todo, los registros en cuanto a detenciones involuntarias.

Sin embargo, algunos conductores intentan usar la regla del minuto para interrumpir los descansos de forma poco ortodoxa. Esto no es nada recomendable y a continuación veremos por qué.

Cómo funciona la regla del minuto en el tacógrafo

Vemos, pues, que la regla del minuto supone que, durante una actividad diferente a la conducción, si se moviera el vehículo, esto sólo se registraría si la actividad de conducción fuera la de mayor duración en un minuto.

Bien empleada, se estima que la regla del minuto puede suponer 45 minutos más de conducción al día sin suponer infracciones. Esto optimiza en gran medida la jornada del conductor.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la regla del minuto sólo influye a la actividad registrada en el tacógrafo. No hay que olvidar que el tacógrafo digital tiene numerosos sensores que también registran el movimiento de las ruedas, la velocidad y la distancia recorrida, que quedarán grabadas independientemente de que la regla del minuto entre en funcionamiento. Por tanto, esto podría suponernos un registro de otros trabajos o de descanso simultáneo al movimiento.

Esto supone que si las autoridades identifican que le conductor intenta aprovechar la regla del minuto para saltarse los tiempos de conducción y descanso, el mal uso del tacógrafo puede suponer una sanción.

Según el baremo sancionador de transportes, la utilización indebida de tarjetas y hojas de registros, así como el uso incorrecto del selector de actividades, suponen sanciones muy graves que conllevan la pérdida de la honorabilidad.

Casos de uso

Ya que la mejor forma de entender la normativa es ponerla en práctica, a continuación proponemos una serie de supuestos de uso para la regla del minuto del tacógrafo.

  • Vamos conduciendo y hay que detenerse en un semáforo en rojo. Si la detención en el semáforo dura un minuto, se aplicará la Condición 041 y seguirá registrándose como conducción, porque el minuto anterior y el posterior son de conducción.
  • En caso de atasco, el tacógrafo pasa a “otros trabajos” o a “descanso”. Si, tras unos minutos, los vehículos que tenemos delante avanzan unos metros y nosotros hacemos lo propio, pero este movimiento no dura más que unos segundos, el tacógrafo seguirá registrando “otros trabajos”. Esto nos permitirá pasar el tiempo del atasco en una actividad diferente a la de conducción y, con ello, no agotar el tiempo de conducción continua.
  • Una vez iniciado el descanso diario, nos piden que movamos el vehículo. Aplicando la regla del minuto, si el movimiento se hace en tramos de menos de 30 segundos intercalados, el modo del tacógrafo seguirá siendo descanso. Sin embargo, en este caso el tacógrafo registrará movimiento, debido al giro de las ruedas y a la distancia recorrida. Debido a la definición en la normativa, esta interrupción del descanso puede suponer una sanción.
  • Durante un atasco, el conductor pone el selector de actividades en “descanso” para aprovechar esta detención involuntaria como pausa. Si bien la regla del minuto supondría que, haciendo movimientos breves, la actividad se mantendrá como descanso, el registro del movimiento delatará el mal uso del tacógrafo. Sólo es posible hacer las pausas en la conducción con el vehículo en movimiento durante la conducción en equipo. Por tanto, este uso del tacógrafo será sancionado en cualquier caso.

Conclusión

Puede apreciarse que la regla del minuto en el tacógrafo digital permite aprovechar mejor el tiempo en carretera. Sin embargo, puede ser un arma de doble filo, ya que su mal uso es sancionable. Un correcto uso de este tecnicismo supone el cumplimiento de tiempos de conducción y descanso, algo esencial en el día a día del transporte.

Un artículo original de: TADIG Foto de archivo

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, , , , , , , , ,

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Las noticias más leídas