Solos no vamos a ningún sitio. «Camionero García». Opinión

Solos no vamos a ningún sitio. Opinión de "Camionero García"

Fijaros bien en la forma de actuar de las grandes empresas, siempre se manifiestan a través de sus asociaciones o agrupaciones para reivindicar cualquiera de las cuestiones que les atañen. Incluso las asociaciones de autónomos y PYMES se manifiestan de la misma manera, aunque aquí dichas asociaciones se otorgan un poder que llevado a la realidad es más que discutible, porque los intereses de los autónomos puros no se ven muy bien representados por estas, vistas la quejas de dichos autónomos sobre la actividad real.

Todo esto me lleva a pensar que más que un asociacionismo real, lo que hay es una posición de interés en estar a la cabeza de estas asociaciones, quizás por ventajismo o por oportunismo para permanecer en el lugar donde se cocinan ciertos presupuestos.

Parece ser que ir unidos, que no juntos, tiene un rendimiento positivo para ciertos intereses. Y digo unidos porque saben que de otra manera no sería más que el discurso de un charlatán en una feria. ¿Por qué no juntos?, porque ahí los intereses de cada empresa entran en directa competencia y la guerra sería realmente cruenta a la hora de salir beneficiado o perjudicado.

Por eso, a veces, oímos distintos discursos entre asociaciones que componen una federación de ellas y muchas veces, contradictorios al interés general. De una manera o de otra, son escuchados en los foros y debates donde se deben deliberar estas reivindicaciones, aunque luego el beneficio sea más bien particular y no llegue al ámbito general

¿Por qué todo este planteamiento? Fácil, porque es ahora quizás, el momento de la unidad de conductores autónomos puros por un lado y de conductores asalariados por otro para unirse en puntos de encuentro y tratar de sacar adelante una serie de asociaciones o sindicatos que hagan que mejoren las condiciones de trabajo y remuneración de estos colectivos.

Ninguno de estos dos grupos de trabajadores cree en sus actuales sindicatos o asociaciones, pero tampoco están muy por la labor de dar su confianza a las nuevas que se puedan crear. ¿Por qué? Porque ha habido mucho vende humo a través de las redes sociales que se han apoderado de ser los defensores de la verdad absoluta y que han mostrado unos intereses que parecían ser más bien, un quítate tú para ponerme yo.

Cualquiera que sepa un poco de esto sabe que, antes de llevar nada a algún lugar, hay que debatir con la base y esta debe ser lo suficientemente fuerte como para dar el paso de emprender reivindicaciones con compromisos reales y capaces de satisfacer al colectivo en general y además tener la suficiente certeza de que, en caso de acciones concretas van a tener un seguimiento casi total y esto no se hace ni de la noche a la mañana ni de cualquier manera, como parece ser, ha sido hasta ahora con los nuevos movimientos.

Pero no se puede negar que al menos lo han intentado, aunque alguno haya demostrado ser un auténtico y patético desastre. No obstante, hay una serie de personas que en su integridad están ahí desde hace tiempo luchando por los intereses de todos, que no de ellos mismos y que merecen todo nuestro respeto, al menos el mío lo tienen. Puedo estar en mayor o menor medida de acuerdo con su forma de plantear los problemas y de cómo solucionarlos, pero lo que es innegable es su afán por darle la vuelta al sector, antes de que se convierta en un gueto laboral, donde el más fuerte sobrevive, destrozando a los demás y a la vez a sí mismo.

¿A dónde hemos llegado yendo solos en nuestra estrategia? Al lugar en donde nos encontramos ahora mismo. En nuestra creencia de que pactando independientemente del resto, íbamos a conseguir mejores condiciones, hemos fracasado como colectivo y esto vale para los asalariados como para los autónomos y creo que los hechos me dan la razón.

No voy a decir cual es mi idea de las cosas o de cómo se podría avanzar en los temas, porque es una labor de debate entre todos y no de una imposición al resto, pero si voy a decir y no quiero pecar de ingenuo que ese nuevo movimiento de unir a diferentes asociaciones desde LA PLATAFORMA POR LA DEFENSA DEL SECTOR junto con UITA y UTAPA me parece una acción posible y real de como empezar a caminar fuera de lo establecido hasta hoy, y sobre todo para los autónomos puros y pequeñas empresas, aunque quieran arrastrar también a conductores asalariados en sus reivindicaciones, cosa difícil de gestionar, pero que ellos serán los que tengan que explicar su estrategia.

No voy a nombrar a personas concretas, pero creo que aquellos que se han interesado por estos temas saben, porque los hemos visto, quienes son y cómo se manejan en estas lides. Para mí, hasta ahora y poniendo en valor sus acciones anteriores, creo firmemente que son el movimiento más serio que ha surgido, aunque ya llevan años intentando mejorar nuestras condiciones, con discursos reales y con compromisos veraces que puedan atraer a los desencantados del sector.

Por favor, escuchemos lo que tienen que decirnos y si son capaces de convencernos, démosles nuestra confianza uniendo nuestras fuerzas.

Porque por el camino de la soledad, solo encontraremos soledad.

Más artículos de opinión de Camionero García  Prohibida su reproducción parcial o total sin el permiso expreso y por escrito del autor y el editor.

Foto de archivo

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, , , ,

Etiquetas

, , , ,

Las noticias más leídas