Culpables: ¿Empresas o asalariados?. «Camionera Metalera». Opinión

Culpables: ¿Empresas o asalariados?

Una y otra vez la misma cantinela: faltan conductores para cubrir las necesidades de las empresas de transporte que tienen que parar parte de la flota.

Un poco harta ya de que sólo a los empresarios se les este dando voz en los grandes medios de comunicación para que den su versión de los hechos. Cansada ya de escuchar mentira tras mentira, ver cómo tiran piedras en tejado ajeno y no son capaces de reconocer la verdad.

Me pregunto cual es el objetivo real de todo esto. Pienso que quizás en su ánimo no esté arreglar las verdaderas causas de la falta de conductores. Pienso, y soy libre de pensar, que hay otras razones detrás de tanta queja. Podría ser que en lugar de asumir culpas y arreglar desaguisados, su objetivo sea que alguien cubra sus deficiencias con subvenciones, bajadas de cuotas…, cualquier cosa que no les cueste ni un euro de su bolsillo para poder seguir engordando la cuenta de resultados y aumentar beneficios.

Saben perfectamente que la solución a este su problema pasa por rectificar su actitud. Por mucho que no les interese reconocerlo públicamente, saben que son los empresarios de pacotilla los que han generado esta situación. Esa guerra que llevan entre ellos desde hace ya muchos años, agudizada desde la crisis de 2007-2008, agravada desde la crisis de la pandemia actual.

Esa guerra, repito, de quitarse unos a otros los clientes bajando precios hasta límites insostenibles, que solo han podido mantener a costa de sus trabajadores, incumpliendo convenios firmados por ellos mismos, buscando conductores low cost (esos carteles “se buscan chóferes, españoles abstenerse”) porque los profesionales reclaman sueldo y condiciones dignas, exigiendo a sus trabajadores la carga y descarga de las mercancías gratis, cuando ellos las cobran y así ahorrarse el sueldo de un descargador, y que lo hagan con la tarjeta en descanso, obligando al uso del minuto como trampa para entrar y salir de los clientes, a costa de que su conductor no descanse las horas reconocidas, pactadas y firmadas en los convenios, seguir pagando por kilómetros y camuflándolo en las nóminas como dietas, el “tú tira que yo pago la multa”..., y tantas irregularidades más.

Reconocer públicamente todo esto, les llevaría a mostrarse ante la sociedad exactamente como son: una panda de empresarios ineptos incapaces de llevar medianamente bien la gestión de sus empresas.

Y si esto no fuera poco, tenemos a los pequeños autónomos, esas microempresas que incapaces del menor interés en su formación para gestionar su trabajo, han tomado a los conductores asalariados como sus enemigos a batir. Esa frase oída en las redes sociales “cuantos menos asalariados vayan quedando, mas trabajo tendremos los autónomos” les define perfectamente sin tener que puntualizar nada más.

Una vez expuesto esto…, me queda un pequeño detalle para cerrar el círculo de los culpables de esta situación, según mi criterio, claro.

Según mi experiencia, no demasiado corta en el sector, los máximos culpables de que esta situación haya llegado a donde está somos nosotros, los conductores asalariados. Somos nosotros los que hemos aguantado y seguiremos aguantando esta situación.

Somos nosotros los que ante una empresa que no cumple con las mínimas condiciones, nos callamos, no denunciamos y nos vamos a otra que nos promete el oro y el moro, dejando el marrón a los que se quedan con un “que se apañen, yo me largo” siendo conscientes de que esa empresa seguirá con sus malos hábitos con los camioneros que sigan entrando.

Somos nosotros los que hemos tirado de disco, usado imanes, el minuto y mil y una trampas para llegar antes de viaje y pillar uno bueno para volver a salir. Somos nosotros los que publicitamos nuestras empresas con el CUÁNTO COBRO y no con el COMO ME TRATAN.

Somos nosotros los que nos ufanamos con el pedazo camión super megachachi que acabamos de estrenar y no contamos lo que tenemos que hacer para conseguirlo. Somos nosotros los que hemos consentido que no nos dejen enseñar nuestra PROFESIÓN a nuestros hijos como se ha hecho siempre, como se ha transmitido toda la vida, de viejos a jóvenes. Y ahora nos quejamos de que lo que entra son trabajadores, no profesionales…, y así seguirá mientras lo consintamos.

Somos nosotros los que hemos priorizado el SUELDO a las CONCIONES DE VIDA, cuando nuestra pregunta para entrar en una empresa es “cuanto se cobra” en lugar de “cuales son las condiciones de trabajo”.

Por mucho que se me haya linchado cuando lo dije, somos nosotros lo que nos hemos convertido en MERCENARIOS por un sueldo o un camión bonito y grande, olvidando que un profesional no es eso, ni mucho menos.

Y la frase final ya no puede ser ASÍ NOS VA…, sino…, PEOR NOS VA IR como no reaccionemos ahora, justo ahora que lo tenemos todo de cara.

¡Nos vemos en la carretera!

Más artículos de opinión de Camionera Metalera  Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización expresa y por escrito del autor y el editor.

Foto de archivo

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, , , ,

Etiquetas

, , , ,

Las noticias más leídas