¿Alquilar o comprar una furgoneta? Tenemos la respuesta

¿Alquilar o comprar una furgoneta? Tenemos la respuesta

Muchos profesionales autónomos y propietarios de PYMES que precisan una furgoneta para el desarrollo de actividades laborales barajan qué opción le conviene más, si comprar el vehículo o alquilarlo. En este post vamos a analizar los pros y contras de cada alternativa, con la vista puesta en que sea útil para quienes estén ahora mismo en esa tesitura. 

Ventajas de comprar una furgoneta 

Optar por la adquisición ofrece unas ventajas indudables si se tiene la seguridad de que se va a amortizar la inversión, o se precisa realizar muchas modificaciones en la furgoneta, ya sea en el espacio de carga o en la propia estética del vehículo por cuestiones de personalización corporativa. 

Además, la compra también abre la puerta a la deducción fiscal, ya que se puede desgravar el coste como gasto de empresa, sin que tampoco sea descartable que si en un futuro ya no se necesita el vehículo pueda recuperarse parte de lo invertido vendiendo la furgoneta en el mercado de segunda mano, aunque eso sí sin tener grandes expectativas de obtener algo que se aproxime al gasto original, debido a que si ya los vehículos convencionales se devalúan no digamos los que han tenido un intensa utilización laboral. 

Ventajas de alquilar una furgoneta 

Decantarse por el alquiler del vehículo tiene infinidad de beneficios palpables desde el propio comienzo, ya que solo se tiene que dejar un pequeño depósito de fianza, en vez de estar abocados a una inversión cuantiosa, o a unas condiciones de financiación que supongan la realización de pagos regulares a lo largo de un prolongado periodo de tiempo. 

Asimismo, al alquilar la furgoneta podemos olvidarnos de todo lo relacionado con costes de mantenimiento: revisiones, averías, impuesto de circulación, etc., ya que todos estos gastos correrían por cuenta de la empresa que cede el vehículo. 

Además, si la furgoneta se va a utilizar de manera puntual o solo durante ciertos periodos la compra no debería ni sopesarse, al igual que si no existe una homogeneidad en lo relativo a los trabajos que se realizan. O lo que es lo mismo, si de acuerdo a las especificidades de tu actividad laboral o tu negocio pueden variar mucho las necesidades, de manera que la furgoneta se te pueda quedar pequeña o grande con cierta asiduidad. 

Así, ya sea porque vayan a abundar las ocasiones en que requieras más bien una camioneta, o en el extremo contrario vaya a haber bastantes veces que te bastes con el maletero de un vehículo convencional, en estos casos de uso esporádico te va a convenir más el alquiler de la furgoneta que la compra. 

Máxime teniendo en cuenta que hoy en día existe la posibilidad de contratar un servicio totalmente a medida como el que proporcionan empresas especializadas del sector como xtrAvans, un referente para los alquileres de furgonetas en Tenerife y el resto de las Islas Canarias que ofrece a empresas, autónomos y particulares opciones tan sugestivas como el renting flexible, que permite disponer del tipo vehículo que se requiera, a un precio asequible y durante todo el tiempo que se necesite. 

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, , , , , , , , ,

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Las noticias más leídas