Autopistas ferroviarias: una solución de la A de Algeciras a la Z de Zaragoza

Autopistas ferroviarias: una solución de la A de Algeciras a la Z de Zaragoza

Autopistas ferroviarias: una solución de la A de Algeciras a la Z de Zaragoza

Redacción.- El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) y Adif impulsan este modelo intermodal y sostenible, con el citado corredor como gran ejemplo, para aumentar la cuota del ferrocarril en el transporte de mercancías.

La intermodalidad, término con seis sílabas — nada menos — y apariencia técnica, queda resumida en esta lógica elemental, que sirve también para ilustrar las ventajas de las autopistas ferroviarias: un sistema combinado consistente en una línea lanzadera de ferrocarril destinada al transporte de camiones. Los vehículos terrestres acceden por carretera y, mediante una grúa, suben a unos vagones especiales en los que viajan hasta otra estación, donde son descargados y continúan por carretera hasta su destino.

El lanzamiento de estas autopistas ferroviarias es una de las actuaciones con las que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) pretende impulsar el transporte ferroviario de mercancías — al igual que el Proyecto SIMPLE — . Este segmento es la asignatura pendiente del sistema de transporte en España. Los últimos datos disponibles (4,9% en toneladas por kilómetro transportados) lo sitúan a la cola de Europa (donde el promedio es del 18%), algo que contrasta con el liderazgo español en alta velocidad, donde dispone de la mayor red del continente y la segunda del mundo.

La infraestructura logística, un factor clave de desarrollo para cualquier país, se ve reforzado en España por su posición estratégica como puente entre el Norte de África y Europa, por la conexión de las rutas atlánticas con el comercio dentro del área mediterránea y por sus estrechos lazos con los países iberoamericanos. Como explica la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, «apostar por actuaciones como las autopistas ferroviarias es muy importante para articular y materializar esta importancia estratégica y geográfica, así como para enlazar nuestra cadena logística con las rutas y autopistas ferroviarias que ya vienen funcionando en Europa y que garantizan una mejor sostenibilidad del transporte».

Tanto Pardo de Vera como Sergio Vázquez Torrón, secretario general de Infraestructuras, participaron hace sólo unos días en una jornada organizada por el Gobierno de Aragón para hablar sobre la autopista ferroviaria Algeciras-Zaragoza, «un proyecto estratégico para el país» en palabras del secretario general: «Algeciras es kilómetro cero de los dos corredores europeos. Aquí no hay una competencia entre corredores, hay hueco para todos. Lo que necesitamos es aumentar la cuota de mercancías y que las empresas se animen a confiar en el tren para transportar sus mercancías de la forma más eficiente posible. Creemos que es ahora o nunca y estamos más cerca del ahora que del nunca».

Un puerto en crecimiento

El puerto de Bahía de Algeciras es el cuarto de España en tráfico Ro-Ro (Roll On-Roll Off, esto es, camiones y vehículos que suben y bajan de los barcos) pero es el que más crecimiento ha registrado entre 2019 y 2020 según datos de la Asociación Española de Cargadores. Pese a la pandemia, aspira a seguir aumentando esta cifra hasta en un 75% durante el periodo 2020–2025, transfiriendo la mercancía directamente de los barcos a los trenes.

Adif lleva dos años ya trabajando en este proyecto de autopista ferroviaria. En primer término se realizó un diagnóstico de la infraestructura existente y a continuación se diseñó el esquema de explotación de la línea para poder optimizar su funcionalidad y las inversiones necesarias. Para la planificación, Adif ha mantenido reuniones con las principales empresas españolas de transporte y logística que operan este corredor, en el que tres sectores aglutinan la gran mayoría de carga: hortofrutícola, automoción y textil, por delante de productos como aceite, papel y cerveza. Los aspectos que más valoran estas empresas para decantarse por el servicio son el precio, la fiabilidad, la adecuación a las tendencias de la carretera (con empleo de semirremolques P-400 o superiores), la frecuencia del servicio, la seguridad, la georreferenciación o el tiempo de entrega. Resulta un servicio especialmente atractivo para distancias superiores a 900 km.

También hay que considerar que los clientes de las empresas de transporte por carretera deben justificar en el conjunto de sus procesos unos ahorros en materia ambiental. En el transporte por carretera, las emisiones contaminantes son 4,73 veces mayores que en el ferrocarril, según datos del Mitma.

Ejemplo de multimodalidad

El enlace Bobadilla-Algeciras permite ligar el puerto de Algeciras — y todas las rutas marítimas que llegan a él — con Zaragoza, nodo logístico por excelencia del noreste de la península. Entre la A de Algeciras y la Z de Zaragoza se extienden 1.074 km en ancho de vía ibérico. La longitud máxima de los trenes es de 550 metros, aunque se confía en lograr longitudes de 750 metros. Todo el trayecto está electrificado a excepción del mencionado tramo Bobadilla-Algeciras, donde ya se trabaja para ello. Además, se están analizando las actuaciones necesarias para los incrementos de gálibo en los túneles que permitan crear espacio suficiente para poder desplazar los semirremolques P420, muy demandados actualmente por las empresas — y como se podrá deducir, también muy grandes — .

La infraestructura lineal enlaza nodos y las numerosas terminales logísticas con que Adif cuenta por todo el territorio nacional: Júndiz (Vitoria), La Llagosta y Can Tunis-ZAL Prat (Barcelona), Valencia-Fuente de San Luis, Sevilla-Majarabique, Madrid-Vicálvaro, Valladolid y Zaragoza-Plaza. Todas están dotadas de medios para carga y descarga — ya sean pórticos grúa o reach stackers — y disponen de aparcamientos para semirremolques y de sistemas de control de gálibo.

Las terminales de Puerto de Algeciras y Zaragoza-Plaza, que conforman la infraestructura nodal de este servicio, están preparadas para empezar a prestarlo sin necesidad de realizar inversión alguna en una primera fase. Cuentan con vías de recepción y expedición de 750 metros y pueden ofrecer servicios de manipulación de semirremolques y contenedores, o de aparcamiento de vehículos pesados, entre otros. La carga vertical de semirremolques y contenedores se puede realizar mediante grúas móviles y pórticos, con un tiempo estimado de unas dos o tres horas por operación; es decir, un total de entre cuatro y seis horas para el ciclo completo de carga y descarga.

Con una primera estimación de coste de 100 millones de euros, la autopista ferroviaria Algeciras-Zaragoza — o Zaragoza-Algeciras, según dónde viva quien lo enuncie — es una oportunidad para convertir el transporte ferroviario de mercancías en una solución logística eficiente en colaboración con otros modos de transporte, lo que redundará en un incremento importante de la cuota modal ferroviaria a medida que su uso se extienda a otros corredores. Para que sea efectiva en el mínimo plazo posible y minimizar las afecciones al tráfico, Adif ha establecido una primera fase. Pardo de Vera confía en que las diversas partes implicadas formalicen sus compromisos de consenso: «Estamos convencidos de que el transporte de mercancías por ferrocarril en esa clave multimodal, de sinergias entre buque, ferrocarril y carretera, tiene una lógica aplastante. Es el modelo perfecto».

Gráficos y foto: Adif

 

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Por favor envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, , , , , , , , ,

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Las noticias más leídas