Llamarse transportista, tener millones de euros de beneficio y no tener un solo camión. "Camionero García". Opinión

Llamarse transportista, tener millones de euros de beneficio y no tener un solo camión. «Camionero García». Opinión

Llamarse transportista, tener millones de euros de beneficio y no tener un solo camión. La opinión de "Camionero García".

En estos días estamos viendo los resultados de algunas compañías relacionadas con el transporte y que son muy visibles en la carretera. Anuncian millones de euros de beneficio e inversiones para un crecimiento de su negocio. Un crecimiento que viene dado por los cambios en la sociedad, de tener todo a mano y con entregas lo más cortas posible. Este sistema logístico requiere de inversiones inmensas que solo las grandes compañías pueden hacer frente por capital y por estructura. Pero hay una parte muy importante de esa estructura que soporta los costes de manera desmesurada y que a duras penas les permite sobrevivir.

Porque llamarse transportista, obtener millonarios beneficios y no tener un solo camión es algo que se escapa a la pura lógica, pero sucede. Estas súper empresas, externalizan muchos de los servicios que ofrecen, como pueden ser, los inmuebles, los mantenimientos o los transportistas efectivos, aunque su imagen perviva en fachadas de almacenes que no son suyos, camiones que no son suyos y furgonetas que no son suyas. Quizás en algún caso los semirremolques sí lo sean pero que son un sistema de explotación que también deja un buen beneficio. A esto se le llama trasladar los costes operativos y solo hacen servicio de organización, comercial y tecnológico.

Estas empresas, operadores o logísticas son los que juegan en el mercado con los TENDER, donde colocan sus servicios a la baja en una subasta imposible y en la que están entrando aquellas empresas que necesitan mucha capacidad de transporte.

Por TENDER se entiende aquel proceso o concurso para la selección ordenada y documentada para escoger un proveedor logístico o una empresa de transporte con el que mantener una relación comercial de confianza y de largo plazo. Al final, la estrategia es conseguir el mejor servicio al menor coste para el cargador y con tantas rondas posibles como sean necesarias hasta conseguir el objetivo deseado, o sea, un coste cero o positivo para su presupuesto de transporte.

Digo esto, porque toda empresa que necesite transportar sus bienes o su producción, el objetivo es que el coste sea cero o le deje beneficio. Entendiendo que al cliente final le cargan el transporte del producto, todo lo que no supere ese coste es beneficio y ahí son muy oportunos estos sistemas logísticos. Así es como se forman empresas tecnológicas y logísticas que dan soporte a estos sistemas de trabajo que hacen millonarios a algunos, mientras que los que soportan los costes y las pérdidas están sometidos a un sistema tirano, abusivo y muy perjudicial para los transportistas finales efectivos.

Y quien debe inspeccionar y garantizar un mercado justo, equilibrado y basado en una competencia leal en igualdad de condiciones permite esta selva de despropósitos que desangran la economía de muchas PYMES, autónomos y miles de familias que se ven embarcadas en situaciones de ruina absoluta.

Y en estos casos, me baso en aquellos oportunistas arropados por estas transnacionales, que forman cooperativas de dudosa legalidad, que ponen recursos, contratos y situaciones que en un principio parecen una salida al mercado laboral, pero que en realidad, son competencia desleal, fraude fiscal en muchas situaciones, engaño y estafa en otros.

Llevamos mucho tiempo escuchando a los gobiernos de turno que le va a meter mano a los asuntos del transporte de mercancías, pero no acabamos de ver cómo se solucionan muchos problemas, ni cómo eliminan de una vez el dumping social o empresarial que existe en el sector en España, empezando por la infinidad de convenios laborales, la forma de constituir una empresa y la permisividad en las demoras en el pago de los servicios. Así, es como se pueden obtener millones de beneficios sin gastar un euro en costes de arrastre de mercancías.

De todos es conocido el tema, pero todos asumen esta situación y si no se remedia, se habrá justificado más que nunca aquel dicho que dice “Para que un rico sea más rico tiene que haber muchos más pobres”. Estas grandes corporaciones cumplen sus objetivos y si no, tienen capacidad para reorganizarse y plantear recortes en los costes y eso no significa que ahorren el luz y agua, sino en personal, precios de transporte a la baja, y reducción de impuestos, trasladando sus sedes centrales a paraísos fiscales.

Todo muy decente.

Más artículos de opinión de Camionero García  Prohibida su reproducción parcial o total sin el permiso expreso y por escrito del autor y el editor.

Foto de archivo

 

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Por favor envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com. Teléfono de contacto: 649 43 26 91.
, , , ,

Etiquetas

, , , ,

Las noticias más leídas