El convenio único. Opinión de Fernando Guillén

El convenio único. La opinión de Fernando Guillén

Queridos compañeros: Durante varios de mis escritos he querido, no solo daros una opinión de los temas de actualidad que nos atañen, si no orientaros en lo posible en vuestros derechos y también en vuestras obligaciones.

Lo cierto es que de lo que más hablamos es de problemas, pero no de soluciones. Yo quiero, modestamente, proponer una solución, perfectamente viable, que supondría la desaparición efectiva y real de la mayor parte de problemas. Son muchos los que proponen un convenio estatal único, pero en realidad eso ya existe, es el II Acuerdo General, el resto de convenios lo que hacen es mejorar este. Por tanto, el simple convenio nacional no arreglaría nada, al contrario, ya que el Acuerdo General puede ofrecer condiciones peores que los acuerdos provinciales o de empresa. En mi opinión debemos ir más allá.

Si analizamos los problemas que nos afectan, veremos que son esencialmente que no se pagan las dietas, que no se pagan las horas nocturnas, que no se paga la carga y la descarga. En definitiva, que no nos pagan por nuestro trabajo. Esto sucede porque medir el trabajo como tal, medir las horas nocturnas, las cargas o las descargas, es complejo porque hablamos de miles y miles de horas; y pretender que un cuerpo de inspectores sea capaz de supervisar todo ello es una utopía, cuando difícilmente son capaces de controlar el empleo sumergido en lugares estáticos, con horarios de trabajo definidos.

En realidad, la solución es tan sencilla que sorprende que no se proponga desde sindicatos, no tanto desde organizaciones empresariales porque desde luego estas no estarían interesadas en absoluto. Y es simple, se trata de tomar el modelo británico.

Este modelo se basa en el pago de las horas de trabajo realizadas, partiendo de un mínimo que la empresa debe garantizar, que sería de 40 horas semanales. Como el trabajo se registra en el tacógrafo, su control sería realmente sencillo, muy simple. Se trataría de fijar un precio por hora a nivel estatal: uno para paquetería nocturna, otro para frigoríficos, otro para contenedores, otros para mercancías peligrosas y otro para carga general.

Existiría un plus para internacional, de carácter fijo, y otro plus para horas nocturnas, cargas y descargas. Eliminaríamos el concepto de dietas, transporte, antigüedad… y solo se cobraría esas horas y esos pluses. A partir de ahí, existiría un convenio general que contemplaría vacaciones, días de libranza, bajas por enfermedad profesional y común, maternidad etc, etc, etc, que las empresas podrían mejorar, pero no existiría ningún convenio provincial. Todo quedaría simplificado, seria muy sencillo de controlar para cualquier servicio de inspección y claro ante el juez.

Existen empresas donde indistintamente se manejan frigos, mercancías peligrosas, carga general o contenedores. En ese caso, quedaría estipulado en las condiciones particulares del contrato de trabajo, donde se aclararía que se conducirán diferentes tipos de vehículo con diferentes autorizaciones y se pagaría una hora única. Pero tendría que ser un % superior a la hora básica y nunca inferior a la hora más elevada fijada para cada modo de transporte.

De esta manera, si un conductor de frigorífico debe percibir 60 euros por hora trabajada, uno de mercancías peligrosas, 55 y otro de mercancía general 50, el mínimo en una empresa que mezcle todos los modelos debería de ser 60.

¿Y como se hace esto?. Para empezar, se debe crear un estatuto especial del conductor de mercancías por carretera. Este estatuto especial diferenciaría la Seguridad Social, como en el caso de la minería o la pesca y ofrecería otra posibilidad como la reducción de la edad de jubilación, acompañado de una aumento de la cotización por parte del conductor (no de la empresa en este caso) para compensar ese adelanto. Este estatuto especial debe ser configurado por los agentes sociales, sindicatos y empresarios; y se basaría en la especial configuración de nuestro trabajo y las condiciones en que se desarrolla el mismo. Solo hace falta la voluntad política para llevarlo adelante.

En resumen, nuestra nomina quedaría así:

.- Horas de trabajo x euros hora.

.- Plus de nocturnidad, si procede (cualquier conducción superior a las 22:00 horas debe contemplarlo)

.- Plus de carga y descarga, si procede (si la empresa efectúa estas labores)

.- Plus de internacional, si procede (si se hacen viajes de internacional, aunque sean esporádicos, no se pagaría el mes que no se efectúan)

Además, todos estos conceptos serán cotizables ante Hacienda y Seguridad Social. Por tanto, no existirá la posibilidad de que las empresas intenten plasmarlo en una nomina que luego no coincida con el pago. Primero, porque sería un fraude y eso es un delito penal. Lo segundo, porque al ser cotizable figura como un ingreso al conductor por el cual se le gravará fiscalmente, lo que hará que ningún conductor trague con nominas fantasma… Nada mejor que meterle la mano en el bolsillo a la gente para que espabilen.

Y esta es mi propuesta. Espero que os parezca interesante o que os animéis a presentar alguna mejor. Quizá, quien sabe, alguien nos lea. Un saludo a todos y buena ruta.

Autor: Fernando GuillénProhibida su reproducción total o parcial sin la autorización expresa y por escrito del autor o el editor.

Foto: Archivo

 

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, , , , , , , , ,

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Las noticias más leídas