¿En qué consiste un equipo de manutención y cuáles son sus accesorios?

¿En qué consiste un equipo de manutención y cuáles son sus accesorios?

¿En qué consiste un equipo de manutención y cuáles son sus accesorios?

Para poder cargar, descargar y realizar movimientos internos en el almacén es necesario contar con un buen equipo de manutención. Las carretillas o las apiladoras son algunos de los instrumentos que operan para que los almacenes funcionen correctamente

Los almacenes, espacios que son la base de muchas empresas, precisan de una serie de medios técnicos y humanos para poder funcionar correctamente. Gran parte del éxito o el fracaso del funcionamiento de un almacén depende de su equipo de manutención. Pero ¿en qué consisten estos equipos? Se trata de una serie de medios técnicos, instrumentos y dispositivos que permiten transportar, elevar, recoger y depositar las diferentes cargas que pasan por allí. Y es que aunque un almacén sirve, como su propio nombre indica, para almacenar, también es testigo de un constante movimiento de productos y cargas de todo tipo.

Una de las piezas fundamentales de ese engranaje son las carretillas. Hoy en día existen todo tipo de modelos, como las Carretillas Toyota, que actualmente pueden adquirirse a través de Internet a precios muy rebajados. Dentro de cada marca, existen además un gran número de tipos de instrumentos, que se adaptan a las características y necesidades de cada actividad. Dentro de lo que son los equipos de manutención existen dos grandes grupos: por un lado, están los vehículos de transporte manual, y por otro lados lo mecánicos. 

Accesorios de un equipo de manutención

Uno de los elementos típicos que se encuentran en todos los almacenes son las transpaletas, que sirven para transportar pequeñas cargas. Estas pueden ser manuales, por lo que basta la fuerza del empleado o empleada para moverla; o eléctricas. 

Otro de los instrumentos clásicos son las apiladoras. Su apariencia es muy similar a la de las transpaletas, pero tienen un mástil que les permite elevar y apilar las cargas. Pueden llegar a soportar el peso de hasta dos toneladas. 

Cuando se debe transportar una carga pesada o descargar camiones por el almacén se recurre a la carretilla contrapesada, que se utiliza como un vehículo operando desde dentro. Permite cargar grandes pesos ya que contienen contrapesos en la parte trasera. Puede contar con diferentes accesorios, como pinzas, horquillas o alargaderas. La carretilla contrapesada es útil si los pasillos por lo que se circula son anchos, pero si estos son estrechos se puede optar por una carretilla trilateral que tenga horquillas giratorias.

Por otra parte, también existen instrumentos que no necesitan una persona que los maneje. Es el caso de los AGV, unos vehículos automáticos que circulan por el almacén siguiendo un recorrido marcado por un cable enterrado. Sirve para mover los materiales por el recinto por un circuito previamente marcado, lo que permite enfocar los esfuerzos humanos en otras tareas.

Son frecuentes también en estos equipos las cintas transportadoras, que permiten desplazar materiales de forma ágil y sin necesidad de manipularlos mucho.

Estos son solo algunos de los instrumentos clásicos que operan en un almacén para cargar, descargar y realizar movimientos internos en el almacén; pero existen muchos más. Cada empresa requerirá más o menos dependiendo del material que maneje y de la capacidad de su almacén.

Foto: Carretillas Toyota

 

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Por favor envíanos la información únicamente a través de mensajes de whatsapp +34 649 43 26 91 o por e-mail: lectores@diariodetransporte.com
, , , , , , , , ,

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Las noticias más leídas