La opinión de un lector sobre los camioneros de antes y los de ahora

La opinión de un lector sobre los camioneros de antes y los de ahora

Redacción.- Al correo electrónico de los lectores y lectoras de Diario de Transporte (lectores@diariodetransporte.com), nos sieguen llegando opiniones sobre el artículo de opinión de otro camionero en el que dejaba su propia impresión para diferenciar a los camioneros de antes y los de ahora:

«A raíz de un artículo de un lector de Diario de Transporte al correo del lector que expresaba su opinión sobre los camioneros de antes y los de ahora y el por qué de la situación actual según su opinión.

Él lo achacaba a las diferentes crisis y al aprovechamiento de los empresarios de estas circunstancias. Habría que tener en cuenta cual era la estructura del sector en aquellos tiempos y la estructura de la actual y el por que de las diferencias en aquel tiempo y cómo aprovechaban lo que tenían.

Si nos trasladamos a aquellos tiempos, la gran mayoría de los transportistas eran pequeñas empresas que hacían transporte local y comarcal, puesto que la mayoría de las necesidades de la sociedad se satisfacen con productos locales o de la zona. La industria cubría sus necesidades con transportistas autónomos de confianza que les compensaba el retorno en vacío y otras empresas de mayor tamaño para cubrir el transporte de paquetería y cargas completas eventuales además de los transportes internacionales tipo TIR. Apenas había frigoríficos y la flota de trailers era muy limitada.

No se si las crisis posteriores han hecho que el oficio, tanto para los autónomos como para los asalariados han precarizado el sector, pero si analizamos las circunstancias yo lo veo de otra forma y va ligado a la evolución propia de la oferta y la demanda, las nuevas formas de trabajar en la cadena de suministro y el avance de las nuevas tecnologías que han permitido al sector un avance muy importante que ha hecho del transporte en general un sector imprescindible y esencial.

A partir de la entrada de España en la Comunidad Económica Europea hace que el sector crezca exponencialmente y las necesidades sean de mayor calado para las empresas. Muchos propietarios de un solo camión crecieron en empresas de esas que llamamos familiares y que trataban a los conductores como de la familia, pero el crecimiento próspero del sector, el cambio de normativas y las necesidades logísticas, hacía que hubiera movimiento de conductores entre unas empresas y otras y ganara el mejor postor.

Empezaron a entrar operadores logísticos extranjeros y se hicieron con algunas empresas emblemáticas españolas y otras desaparecieron al no poder o querer seguir el camino que marcaba el futuro del sector. Todo este crecimiento se basaba en que nuestros costes eran menores a los del centro Europa y se podía invertir en este sector del transporte y la logística por mucho tiempo en nuestro país, tanto es así que aún seguimos en plena expansión.

Las nuevas inversiones en camiones más eficientes, los contratos de mantenimiento y los famosos «Tender» para conseguir un trabajo están a la orden del día. Además «El Party Logistic» en sus diferentes modalidades y la necesidad más apremiante de entregar más rápido y con mayor calidad ha hecho que el sector haya priorizado sus objetivos en la eficiencia y en la reducción de costes, olvidando el cuidado de su personal y poniendo en segundo lugar sus necesidades.

En este camino de la modernización no es solamente que las empresas se hayan olvidado de su personal, sobre todo en el transporte por carretera de sus conductores, sino que los conductores no han puesto atención a lo que estaba pasando y no han exigido lo que por ley y derecho les corresponde. Los autónomos crecieron de manera desmesurada cuando se despidió al personal de otros sectores con buenas indemnizaciones y se compraban un camión o ponían un bar.

Todo esto ha hecho que la profesión haya caído en la precariedad por la falta de formación y entendimiento del sector. Tampoco el sector exige un personal cualificado y se evade de la formación obligatoria por parte de las empresas haciendo que cualquiera pueda acceder al sector con los mínimos conocimientos que exige la ley y además descarta de sus nóminas a aquellos que exigen sus derechos y no pasan por el aro de las violaciones de las normas. Otra de las cuestiones de esta situación es la dispersión del personal de movimiento que casi hace imposible unos comités de empresa fuertes, unas asambleas raquíticas y divididas y un personalismo de la situación de cada uno de los actores de esta profesión.

Sí, se aprovechan las empresas de los camioneros, tanto es así que se aprovecha la propia empresa y las ajenas en los lugares de carga y descarga con la propia complicidad de los conductores.

En el caso de las ganancias de antes o de ahora; antes había una flota pequeña y con una demanda creciente de servicios frente a la atomizada flota de hoy en día en la que hay picos de demanda y flota sobrante. En esta circunstancia es normal el ajuste de los ingresos en un mundo como el del transporte donde la competencia es el canibalismo de los grandes hacía los pequeños y donde los que deben ser vigilantes del cumplimiento de los derechos y de los convenios ni están ni se los espera, lo mismo que algunos tampoco esperamos una mejora a medio plazo para el sector de mercancías por carretera».

¡Muchas gracias por publicar mi opinión sobre esta cuestión!. ¡Buena ruta para todas y todos los compañeros y Feliz Navidad!. Fernando Rodriguez M.

Foto: Archivo

 

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, , , , , , , , ,

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Las noticias más leídas