Camioneras: diferenciarse o integrarse. «Camionera Metalera». Opinión

Que las mujeres han entrado por derecho propio y sin ningún género de duda en el sector del transporte, es algo que nadie en su sano juicio puede negar. Camioneras asalariadas, autónomas, responsables de tráfico, encargadas en talleres…

Hoy quiero centrarme en las conductoras, bien sean asalariadas o autónomas, ya que es el sector que más conozco y me toca muy de cerca ya que pertenezco a él. Voy a pasar por alto a quienes opinan que la mujer, cuando es soltera está “muy mona” llevando un camión, comparándola con un jarrón de Limoges; pero que cuando se casa y tiene hijos, no puede realizar este trabajo (carcajada)… Comentario que no voy perder tiempo en contrarrestar, ya que yo empecé hace 25 años con dos hijos de 5 y 8 años (sin familia cerca que me los cuidara, dicho sea de paso) y podría dar una larga lista de compañeras con hijos pequeños que desarrollan su trabajo con absoluta normalidad.

Pero basándome en este desafortunado comentario, sí quiero dar mi opinión sobre cómo unas mujeres y otras han irrumpido en el transporte. Para mí, hay dos grupos muy diferenciados:

En un grupo están las que buscan INTEGRACIÓN. Son las mujeres que no quieren ni buscan, incluso que rechazan, cualquier diferenciación con nuestros compañeros. Mujeres que se mimetizan en el ambiente, que quieren ser reconocidas y conocidas por su trabajo, por su esfuerzo, por enfrentarse a las dificultades de todos sabidas exactamente igual que los hombres. Mujeres que no quieren usar su condición de mujer para tener beneficios o facilidades y que rechazan que se use esa condición femenina para ser perjudicadas. En definitiva, mujeres que se han integrado con absoluta igualdad en este mundillo, antiguamente de hombres, y buscan el reconocimiento como profesionales y trabajadoras.

Por otro lado, están las que buscan DIFERENCIACIÓN. Son las mujeres que quieren, buscan y fomentan su condición de mujer. Mujeres que, en lugar de mimetizarse, se esfuerzan por diferenciarse de los compañeros. Que resaltan el ser mujeres, adquiriendo así más visibilidad y notoriedad no por su trabajo, sino por su condición femenina. Mujeres que no buscan reconocimiento por su buen hacer como conductoras y trabajadoras sino porque “soy una mujer que conduzco un camión”.

Para mí, las dos actitudes son igualmente válidas y respetables. Cada una vive su vida y su trabajo según sus capacidades y como le da la real gana. Eso sí… todas somos adultas, o deberíamos serlo, y cada una tendrá que aceptar las consecuencias de sus actos y actitudes, como todo en esta vida. Luego, no vale llorar.

Y esta es mi opinión. La opinión de UN CAMIONERO más, dicho en la acepción neutra de la palabra.

Más artículos de opinión de Camionera Metalera  Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización expresa del editor

Foto: Begoña Urmeneta

 

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, , , ,

Etiquetas

, , , ,

Las noticias más leídas