Prueba piloto en el Aeropuerto de Múnich con un autobús a biogás

Prueba piloto en el Aeropuerto de Múnich con un autobús a biogás

Prueba piloto en el Aeropuerto de Múnich con un autobús a biogás

Redacción.- La Asociación de la Industria Alemana del Gas entregó el Premio a la Innovación en la categoría “Movilidad y Transporte” de este año a la prueba piloto de un autobús de pasajeros que se utiliza en el aeropuerto de Múnich y funciona con GNL. El proyecto “Gas Innovations for the Energy Turnaround” se desarrolló en cooperación con la compañía CM Fluids.

Junto con otras empresas asociadas, realizaron un concepto de propulsión particularmente innovador para el bus e implementaron con éxito “Ideas para una movilidad sostenible y ecológica del futuro”.

Como parte del proyecto piloto, un bus originalmente propulsado por diésel de la flota de vehículos del aeropuerto se convirtió a un sistema de propulsión ecológico utilizando GNL y, por lo tanto, preparado para el futuro. Con el concepto de propulsión patentado “CMF drive”, el bus fue equipado con un accionamiento eléctrico por generador. El vehículo funciona con un motor de combustión y será alimentado con biogás producido de forma regenerativa. La energía generada por el motor se almacena temporalmente en una batería de reserva que, a su vez, suministra electricidad al eje de transmisión eléctrica del bus. Después de la conversión exitosa, el bus será energéticamente eficiente e incluso climáticamente neutral cuando cargue biometano.

Las ventajas del sistema “CMF drive” son particularmente claras para los buses con tiempos de funcionamiento prolongados o arranques y paradas frecuentes, como los que se utilizan en la plataforma del aeropuerto de Múnich: la energía de frenado se recupera y también se almacena temporalmente en la batería de reserva. A diferencia de los buses eléctricos convencionales, un solo tanque de combustible puede andar hasta 800 kilómetros.

Para el jurado de la industria alemana del gas, presidido por Frank Behrendt, jefe del Departamento de Ingeniería de Procesos Energéticos y Tecnologías de Conversión para Energías Renovables de la Universidad Técnica de Berlín, el proyecto conjunto hace una importante contribución a la protección del clima: “Con la conversión de diésel a biometano, CM Fluids ofrece una solución única que es económicamente viable y reduce las emisiones de escape a casi cero. El aeropuerto de Múnich se está convirtiendo así en un pionero en la protección climática”, dijo Behrendt.

“Estamos encantados de que nuestro compromiso con las operaciones aeroportuarias sostenibles haya sido honrado con el Premio a la Innovación de la industria alemana del gas. Aquí, ingenieros creativos han desarrollado un proyecto que podría servir como modelo para muchas empresas de transporte municipal. Por un lado, la conversión de los vehículos existentes es económica y ahorra costosas compras nuevas y, por otro lado, podemos consumir directamente en el aeropuerto el biometano producido en nuestra región”, dijo Jost Lammers, CEO de Flughafen München GmbH.

La conversión gradual de la flota de vehículos a energías renovables encaja perfectamente con la estrategia climática del aeropuerto de Múnich. Si el concepto también demuestra que vale la pena en las operaciones diarias, se convertirán más buses de pasajeros. El aeropuerto está trabajando en la implementación de una amplia gama de medidas tecnológicas para lograr un funcionamiento sin emisiones de CO2 a más tardar en 2030.

Foto: Aeropuerto de Múnich

 

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Por favor envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com. Teléfono de contacto: 649 43 26 91.
, , , , , , , , , ,

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Las noticias más leídas