Tenemos 4 millones de parados y ninguno quiere subirse a un camión. Opinión de Miguel A. Mata Pardo

Tenemos 4 millones de parados y ninguno quiere subirse a un camión. Opinión de Miguel A. Mata Pardo

Tenemos 4 millones de parados y ninguno quiere subirse a un camión. Miguel A. Mata Pardo. Opinión

La escasez de conductores de camión va seguir siendo un problema difícil de solventar, las condiciones precarias, el poco atractivo de esta profesión, y sobre todo las extensas jornadas en rutas de largos recorridos de nacional e internacional hace tener a miles de conductores en el paro y a miles de camiones parados. 

Para entender esta problemática tendremos que empatizar con esta profesión, y saber que los conductores de camión de largo recorrido pueden pasar días, semanas e incluso más de un mes fuera de casa, agregando extensas jornadas la presión constante a la que están sometidos por la esclavitud horaria de los clientes, conducción, la vigilancia de la mercadería, y los retrasos en las cargas y descargas por parte de las empresas cargadoras o almacenes.

Esto hace de esta profesión una vacilación de horarios y sin días de descanso por excesos de horas, en definitiva, un cajón de sastre en la vida personal de cualquier trabajador. A todo esto tengo que agregar la escasa retribución económica, que muchos de los convenios han ido por debajo del salario mínimo interprofesional hasta la fecha del día 1 de Enero, que el Gobierno decidió incrementar hasta 950 euros, aprobado en el Estatuto de los Trabajadores, dado que en el resto de sectores experimentó una subida en los últimos años, mientras que el sector logístico tuvo un descenso del 1,8%. Entre las razones que han producido la situación:

  • La pérdida de condiciones laborales, teniendo un perfil de conductor “solitario” con una baja calidad de vida.
  • La baja condición económica en las que son contratados, comparado con otros sectores. Y la falta de un cumplimiento de los convenios colectivos.
  • El incumplimiento de los reglamentos-normativas y los excesos para prestar los servicios de los viajes.
  • Una conciliación familiar prácticamente inexistente. Es decir, días sin descanso por las horas de excesos.

Otra cuestión que tengo que añadir son los nuevos conductores que se quieren iniciar en la profesión, donde no ven factible la inversión de unos 5.000 euros para la obtención de los carnés, CAP inicial y demás; y esto significa mucha inversión para unos salarios y condiciones laborales que no corresponden.

Precio a la baja y coste al alza

La grave problemática a la que se enfrenta este sector, por los estrechos márgenes de rentabilidad apretadas por los precios a la baja y coste al alza, donde también tiene que ver, con el precio del combustible y con los costes de explotación, además de una falta de conductores. En otros países europeos es obligatorio el pagar a los transportistas a 30 días. En España ni se cumple ni la Ley de Morosidad. También cabe destacar las inexistentes cláusulas vinculadas al precio del gasóleo, y esto hace referencia, al principal coste que mantiene una empresa, y por lo tanto, también deberían hacer que los costes de los viajes se ajustaran al precio vinculante, y no atacar los costes salariales que es lo más fácil, hay miles de empleos por cubrir.

A modo de ejemplo, las colas de las terminales del puerto de Valencia de esta semana, donde más de 300 camioneros pueden llegar a pasar hasta 3 horas para acceder sin unos servicios mínimos, como baños.

En conclusión

En España existen 253.000 conductores con licencia de la categoría C y C+E. De estos, 34.000 tienen una edad entre 60 y 64 años, 42.000 entran en el grupo de 50 y 54 años. Esto suma el total 74% de los conductores que tienen una edad superior a los 52 años, y en estos próximos años se jubilarán y no habrá una renovación generacional por las futuras jubilaciones, lo cual agravará la falta de conductores de camión.

Paradoja 

Nadie quiere subirse a un camión, como nadie quiere cavar a pico y pala zanjas, y los que estamos subidos a un camión estamos contando los días para jubilarnos. Hay empresas grandes que ya tienen toda su plantilla cubierta de conductores extranjeros, sin ánimo de ofender, porque nadie más quiere subirse a un camión. Ahora bien, seguiremos escribiendo en papel mojado y un gobierno creando super medidas correctoras, como por ejemplo: la rebaja de la edad para la obtención de los carnés y el aumento de la masa máxima permitida a 44 toneladas, que en España, un país donde la gente quiere trabajar dignamente con 8 horas bajo techo e irse a casa por 1.500 € al mes, a ver quien se sube a un cajón de dos metros cuadrados y con condiciones laborales que no corresponden. Lo mejor que se puede hacer en estos momentos es reflexionar ante la situación y aunar fuerzas para combatir este “dumping laboral” en el sentido que somos explotados con salarios “low cost” y condiciones precarias.

Más artículos de Miguel A. Mata Pardo

Fotos: Miguel A. Mata Pardo

 

¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Por favor envíanos la información únicamente a través de mensajes de whatsapp +34 649 43 26 91 o por e-mail: lectores@diariodetransporte.com

, , , ,

Etiquetas

, , , ,

Las noticias más leídas