Las tediosas 44 toneladas en el transporte de mercancías

Las tediosas 44 toneladas en el transporte de mercancías

Las tediosas 44 toneladas en el transporte de mercancías

El pasado día 16 de junio, el Gobierno aprobó el Plan de Impulso a la Industria de la Automoción, que, entre las medidas, incluía un paquete que no aria agrado a las asociaciones y sector del transporte. Este trataba de ampliar la masa máxima autorizada (MMA) a 44 toneladas y la altura a los 4,5 metros, en lugar de las 40 toneladas y los 4 metros permitidos.

Un meses más tarde, desde el Ministerio de Transportes (MITMA) se han comprometido a no establecer dicha modificación alguna sin el consenso con el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC). De entrada parece una buena declaración de intenciones, veremos en qué se queda este avance. Lo que sí está claro es el daño que provocaría para los transportistas la aprobación de esta medida. Y no cabe duda que tendría gran repercusión en el sector. Aquí no hay dudas.

Se han realizado estudios técnicos que analizan las posibles repercusiones de esta medida en cuatro ámbitos: sobre todo, repercusiones económicas, sobre el deterioro de las infraestructuras, en la seguridad vial, sobre el medio ambiente, y en la material de riesgos laborales para los conductores españoles.

La Directiva Europea 96/53/CE establece el peso y las dimensiones máximas establecidas, que deben cumplir todos los vehículos que se dedican al transporte internacional de mercancías en los estados miembros. (UE). Sin embargo, en la misma, se permite que los Estados miembros regulen su propio mercado nacional, estableciendo pesos y dimensiones diferentes. Como resultado, en la actualidad, el mercado internacional del transporte está regulado por unas normas comunes, mientras que el transporte nacional, de cada Estado miembro tiene sus propias normas de peso y volumen máximo. Y es hay, donde ahora en nuestro país se quieren variar esos máximos permitidos.

Dando como referencia los datos de la última Encuesta Permanente sobre Transporte por Carretera que anualmente realiza el Ministerio de Transportes sobre la actividad del sector, y suponiendo que se mantuviera el nivel de demanda actual, esto significaría que se podrían necesitar un 13,7 % menos de viajes y de flota.

A partir de estos datos, y las posibles repercusiones económicas que supondrían de dicha medida. Para ello, se han analizado dos escenarios. En la optimización las empresas de transporte aumentarían su negocio consiguiendo operaciones a carga completa. En el segundo, se mantendría un mercado como el actual, por lo que algunas operaciones dejarían de ser necesarias. En concreto, las empresas más grandes podrían adaptarse a la nueva situación, con la disminución de flota, pero las pequeñas o medianas tendrían que mantenerla con la repercusión de un aumento de costes por tonelada transportada. Además, el cambio en la MMA máxima podría provocar un reparto desproporcionado de beneficios entre cargadores y transportistas. Por ello, para no generar una pérdida de empresas de transporte ligada al aumento de la capacidad de carga de los vehículos, el cambio eventual de la normativa en este sentido debería hacerse en un futuro, con expectativas de crecimiento económico estable.

En lo que se refiere, al impacto sobre las vías, estos estudios concluyen que la posibilidad de aumentar la MMA en los vehículos articulados actuales se incrementa la agresividad sobre estas, y por lo consiguiente el deterioro de los firmes, en concreto entre un 42% y un 59 % superior dependiendo del firme de la vía, que se puede ver agravada, cuando se suelen sobrecargar los ejes de los vehículos en determinados tramos y trayectos. Esto tendría la consecuencia de un mayor coste de conservación de las infraestructuras vicarias.

En lo que se refiere, al impacto medio ambiental, si bien es cierto que la introducción de esta medida se reduciría el número de viajes, con una disminución global de las emisiones en torno al 3,7 %; sin embargo, podría repercutir en la renovación de la flota hacia vehículos propulsados con combustibles alternativos que hoy en día se están barajando, que conlleva una disminución en las emisiones de CO2 en torno al 10 % menor, así como al desarrollo del transporte intermodal.

Por concluir, en cuanto a la repercusión en la seguridad vial y mortalidad por accidentes en las carreteras, existen diversos estudios sobre una posible implantación de la medida en España que llegan a conclusiones contradictorias y no favorables, dado que la estadísticas hoy en día, aquí en España, por accidentes a ido incrementándose. También es cierto, que en países europeos han implantado esta medida, no habiendo realizado estudios específicos, pero las estadísticas de fallecidos publicadas sugieren que la medida no ha sido nada favorable a hacer más segura la circulación por carretera.

Autor: Conductores del Puerto de Valencia, publicada con la autorización expresa del autor para Diario de Transporte

Fotos: Conductores del Puerto de Valencia

 

¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Por favor envíanos la información únicamente a través de mensajes de whatsapp +34 649 43 26 91 o por e-mail: lectores@diariodetransporte.com

, , , , , , , , ,

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Las noticias más leídas