Ana Baptista: "Ser mujer camionera es un reto difícil en un mundo de hombres"

Ana Baptista: «Ser mujer camionera es un reto difícil en un mundo de hombres»

Ana Baptista: "Ser mujer camionera es un reto difícil en un mundo de hombres"

En un mundo marcadamente masculino en el que vivimos, es un desafío añadido cuando una mujer elige una profesión realizada casi en su totalidad por hombres. Sin embargo, Ana Baptista no renuncia a su proyecto de vida: ser camionera.

En esta entrevista habla sobre los sueños de la juventud, los giros que da la vida, las aventuras por los caminos de Europa y la esperanza en un mundo con más justicia e igualdad.

La pasión de Ana por los camiones surgió como resultado de otra pasión, pero por un hombre. “Yo era joven y creía en el amor, fui a España en busca de la persona que fue mi novio en ese momento y luego se convirtió en mi esposo”, recuerda. Pasó 13 años en el país vecino y durante ese tiempo desarrolló una pasión por los camiones bajo la influencia de su esposo, quien era camionero.

“Decidí sacar la licencia de camión pesado, en España, y me fui a trabajar con él, en una experiencia maravillosa”, revela Ana. Pero sucedió un revés y la pareja se dividió: “nuestro jefe decidió separarnos, ponernos en camiones diferentes , pero por supuesto eso estaba fuera de discusión, porque vivir separados no era en absoluto lo que pretendíamos «. Entonces él continuó como conductor y ella se quedó en casa.

«Empecé a trabajar en un supermercado donde estuve seis años hasta que la vida nos jugó una mala pasada y se produjo la separación», declara Ana Baptista, sin más detalles.

Tras la separación volvió a Portugal, pero el regreso no fue fácil. «Me sentí como un extraño en mi propio país porque la modernización fue difícil», confiesa.

«Empecé a enviar currículums a varias empresas de camiones, la verdad es que ninguna aceptó darme una oportunidad», lamenta Ana, revelando entonces: «la primera que me pidió una entrevista me provocó una enorme esperanza y alegría por el para decirme que la empresa no estaba preparada para que las mujeres conductoras trabajaran solas «. Confiesa que «fue una gran decepción, pero seguí buscando y tuve la suerte de incorporarme a una empresa en Barcelos».

La experiencia resultó muy mala debido a «varias aventuras y torpezas que si las contaba todas tenían páginas para un libro», dice esta camionera que admite que en esa etapa lloró mucho.

“Pensé en rendirme porque vivimos dentro de un camión perdido, en una Europa inmensa, donde las condiciones no siempre son las mejores, donde la gente no siempre nos respeta”, confiesa.

“En los días malos mi pensamiento y deseo es cerrar las cortinas y así sentirme protegido, como una fortaleza, donde nadie puede entrar y así sentirse tranquilo, para poder descansar y afrontar un nuevo amanecer”, declara este camionero.

Entre las mayores adversidades u obstáculos que encuentra, Ana Baptista destaca el prejuicio como el peor de todos. “Cuando decidí tomar la carta no me animó nadie, excepto mi exmarido, que siempre me apoyó, porque todos a mi alrededor decían que no iba a triunfar porque era una profesión de hombres”, recuerda.

Dice con cierto pesar que «aún hoy mi madre dice que no entiende lo que veo en esta profesión y dice que mi lugar está en casa». Pero Ana insistió y persistió en que se siente una ganadora: «Siempre he sido muy testaruda y creo que esa es mi mayor virtud», subraya.

Somos aventureros con el corazón lleno de nostalgia

Preguntada si hay otra profesión que podría tener, nuestra entrevistada dice mucho de inmediato: «Sinceramente, no me veo haciendo otra cosa, porque me encanta la sensación de libertad que siento al conducir y no me veo encerrada en una fábrica o tienda u otra. Nosotras las mujeres hemos llegado a revolucionar el sector, somos cada vez más y creo que poco a poco se irá adaptando en varios aspectos para que haya igualdad de derechos. Tengo mucha suerte, porque trabajo en una empresa donde me tratan como conductora, ni mujer u hombre, soy conductor y para mí es una enorme satisfacción y orgullo ser tratada como tal, tanto por los jefes como por los compañeros de trabajo ”, alegra Ana.

Respecto a la existencia del machismo, dice que “las mujeres conductoras somos vistas con desprecio por algunos, pero lo increíble es que la mayoría de las veces esa mirada viene de otras mujeres, nunca llegaré a entender por qué”.

Admite que es un trabajo donde los hombres tienen ventaja porque, por regla general, tienen más fuerza: “es un problema que siempre he resuelto bien, porque en estas horas complicadas, la sonrisa y la tranquilidad consiguen la ayuda necesaria”.

Coincide en que existe la solidaridad y el colectivismo de los camioneros «y por eso existe la expresión» los camioneros son cool «, que es tan famosa», dice Ana Batista.

Es una opción de vida que tiene grandes dilemas.

Hablando de la actividad, afirma que viaja “por toda Europa, principalmente Europa del Este y normalmente transporta todo lo que forma parte del sector de la automoción, plástico y derivados”.

La nostalgia es una constante, pero Ana Batista dice: “nuestra familia tiene que darse cuenta y aceptar la ausencia, tenemos una vida diferente a la mayoría, no tenemos horarios para comer ni dormir, los cumpleaños y las fechas especiales la mayoría de las veces no pasan. de recuerdos, porque rara vez podemos estar en casa. Después de 10 días de viaje, regresamos y nos quedamos solo 2 o 3 días y tenemos que irnos nuevamente. No tengo hijos, pero mis compañeros se encuentran en el dilema de no ver crecer a los chicos y no participar en su día a día como les gustaría ”.

Una de las ventajas «es conocer muchos países», dice Ana, que aprecia especialmente Italia, ya que «tiene una cultura que me fascina, la forma relajada en la que viven y su simpatía», explica.

También le gustan los Países Bajos, “por su belleza, por su naturaleza y forma de vida saludable”.

Hablando de problemas en las autopistas europeas, Ana Batista destaca «la huelga de los chalecos amarillos en Francia, por la que estuve atrapada durante muchas horas en la carretera, sin condiciones, junto a varios compañeros de diversas nacionalidades». Lamenta que los franceses hicieran huelga «usándonos como» carne de cañón «, se aprovecharon de ser un país por el que pasamos todos y allí nos encerraron horas y días sin condiciones».

«Han pasado cinco años y sé que tomé la decisión correcta»

Es más fácil de circular en determinados países. Elogia las condiciones en Polonia, la República Checa, donde «no hay problemas de nieve en las carreteras principales, hay restricciones y el tráfico se ralentiza, pero no de forma que se bloquee».

“Para nosotros el verano es mucho peor, existe la obligación de no circular sábados, domingos y festivos, en Francia y Alemania, son dos países fundamentales de paso, es decir, nos obligan a pasar muchos días en parques para que los turistas los visiten. tener los caminos libres para caminar ”, lamenta.

La cabina del camión es una especie de habitación donde hay varios elementos personales. Refiriéndose a esto, el camionero dice que “son pequeñas cosas que ayudan a suavizar un poco el anhelo y el vacío que traemos dentro de nosotros a diario. Tengo pequeñas fotos de mi familia, aunque no entienden por qué siempre me alejo, mirar y ver sus imágenes allí ayuda mucho. Me encantan los peluches diferentes, tengo un búho que compré en la República Checa, un tigre blanco y una oveja francesa ”. Dice que «son sólo simbolismos, pero ayudan mucho en las horas solitarias».

Haciendo balance de lo que marca su vida profesional, Ana Batista dice: “por un lado, puedo combinar lo útil con lo agradable, porque amo lo que hago y eso me da libertad financiera”.

“Para ser un piloto internacional, esto te tiene que gustar mucho, si no, no puedes aceptarlo. Han pasado cinco años desde mi primer viaje solo, no sé cuántos más pasarán, pero sé que tomé la decisión correcta ”, concluye. ¡Viajes felices!

Fuente: Jornal TVS – Terras do Vale do Sousa

 

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Por favor envíanos la información únicamente a través de mensajes de whatsapp +34 649 43 26 91 o por e-mail: lectores@diariodetransporte.com
, , , , , , , , ,

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Las noticias más leídas