Volvemos a entrevistar a Niko Martín. Ante todo y por encima de todo camionero

Volvemos a entrevistar a Niko Martín. Ante todo y por encima de todo camionero

Volvemos a entrevistar a Niko Martín. Ante todo y por encima de todo camionero

Redacción.- En los inicios de Diario de Transporte ya entrevistamos a este profesional del transporte, donde con buen criterio dio respuesta a nuestras preguntas. Hoy casi cinco años después volvemos con una nueva entrevista para conversar sobre cómo ha evolucionado el sector según su criterio y conocerle mejor.

 Para empezar y conocerte mejor, dinos, ¿Quien es y cómo llega Niko Martín al transporte de mercancías por carretera?

¿Quien soy? Pues quizás sea ese niño al que le gustaba los camiones, ya lo decía mi madre, que siempre pedía como juguete un camión grande y que cuando llegaba al pueblo mi tío Manolo con el Pegaso EUROPA se me abrían los ojos como platos. Creo que mi destino estaba ligado a este mundo desde siempre, sin ser heredero de nada relacionado con el transporte. Llegué al transporte cuando dejé de estudiar y mi padre lo primero que hizo es buscarme un trabajo en una agencia de paqueteria para cargar y descargar los camiones, eso fue cuando tenía 16 o 17 años. A partir de ahí mi sueño fue siempre conducir un trailer y bueno, me costó un tiempo pero se consiguió y además progresamos y crecimos como persona y como profesional siempre arrimados al camión.

¿Cual ha sido tu actividad y recorrido dentro del sector?

Además de ser mozo de almacén, fuí repartidor local en Vitoria y el País Vasco, primero con furgoneta y según conseguía los carnet de conducir, ligero, dos ejes y los famosos cuatro patas de BARREIROS. Luego saque el titulo de capacitación y compre una tractora para trabajar al enganche, fuí autónomo durante 11 años haciendo nacional e internacional. Entendí que ser autónomo en España y más en este sector es ser un héroe, porque pones todo el riesgo y esfuerzo, pero el beneficio desaparece en un instante, ya sea por los movimientos del mercado o porque hay épocas donde apretarse el cinturón es la única opción. Vendí mi negocio y empecé de chofer para la misma empresa. Al tiempo me dieron la opción de hacer gestión de tráfico y lo acepte. Durante un año estuve llevando parte de la flota y cuando llegó la crisis del 2008 volví al camión, había que hacerlo, no quedaba más remedio que reestructurar los puestos de trabajo y me tocó volver a la carretera. Lo peor de esto es que se empezaron a bajar las percepciones salariales y hubo que denunciar la situación. Salí del transporte y juré no volver a subirme a un camión. Cuatro años duró la ausencia, tuve suerte porque en esos tiempos sobraban conductores y yo el primer día que me ofrecí, me dieron trabajo en un empresa de Navarra, a la que le estoy muy agradecido por la confianza que me dio. Al año me ofrecieron llevar una parte de la flota de una de las empresas de un grupo empresarial en Vitoria y como a uno le gusta este oficio y todo lo que ello conlleva, acepte y ahí, en la parte que no se ve, aprendí lo que se trabaja en gestión y seguimiento, ayudar en lo que fuera a todo el entramado organizativo. Hay un mundo detrás del camión que es imprescindible y que trabaja duro. Hoy por circunstancias personales decidí dejar ese trabajo y tengo que agradecer a esta empresa y a sus gerentes todo lo que me han enseñado, para lo bueno y para lo malo, un trabajo duro, que me gusta y respeto dentro del sector y he vuelto al camión, pero esta vez durmiendo en casa todos los días.
Y aquí estamos a ver qué nos depara la vida.

En estos cinco años desde la primera entrevista, ¿como ha cambiado o evolucionado el transporte desde tu punto de vista?

Ciertamente no veo grandes cambios, sigue habiendo problemas estructurales y laborales que son viejos ya y a los que parece no queremos darle solución y esto no puede ser, porque el transporte si ha avanzado mucho en nuevas tecnologías y en seguimiento de flotas y mercancías y los clientes no dejan de avanzar en estos temas y nos imponen sus TENDER cada día, a los que hay que acomodarse pero a los que también hay que enfrentarse porque son auténticas subastas a la baja de los servicios de transporte que con el tiempo se hacen económicamente insostenibles.
A nivel de los conductores asalariados, creo que ha aumentado la precariedad y no se está afrontando seriamente el tema del dumping social, la profesión es menos atractiva y está muy complicado el relevo generacional.

Hace unas semanas la Comisión Europea aprobó el nuevo Paquete de Movilidad después de tres años de negociaciones y muchos desacuerdos entre estados. ¿Qué opinión tienes sobre estos cambios?

Mi opinión a este respecto es contradictoria, porque el cambio normativo es necesario, y debe ser más ágil y riguroso, pues el sector avanza más rápido que la normativa que lo rige. El nuevo Paquete de Movilidad creo que viene a mejorar algunos aspectos para la conciliación y el descanso de los conductores y que pone un poco enfrente a la empresas de los países del este y que tengo mis dudas si lo recurren, porque pueden ganar el contencioso y habría que cambiar algunas partes del articulado del paquete. La verdad es que en mi opinión la Comisión Europea ha sido cobarde a la hora de afrontar los problemas que acucian al sector y sobre todo los que afecta al largo recorrido internacional. Podrían ser mucho más estrictos y rígidos con la obligaciones en materia de competencia y cabotaje entre empresas y estados y más contundentes con los derechos sociolaborales de los conductores.

Con motivo de la pandemia del COVID-19 y la crisis económica que está arrastrando a la sociedad en su conjunto. ¿Cómo ves a la empresas españolas dentro del sector en Europa?

Pues siendo tan fuertes en cantidad, si no recuerdo mal, la segunda flota de Europa después de los polacos, veo un tejido empresarial débil y sometido a los vaivenes del mercado. Las grandes empresas hacen muy bien su trabajo y pueden competir con sus homólogas europeas aunque manchan sus nombres con las filiales “buzones” en el este. Las PYMES y autónomos las veo ahogadas en sus problemas, con un futuro incierto y sometidas a las circunstancias. Ojala esto cambie porque nos hacen falta todas, si no queremos ver como son sustituidas por otras que puedan venir con otras condiciones diferentes a las que tenemos y no para mejorar. Tenemos un problema serio con los falsos autónomos y hay que darle una solución rápida a este tema, por la buena salud del sector.

Con la nueva ROTT se clarificó el acceso a la profesión pasando de tres a un solo camión, esto abrió la posibilidad de que se atomizara más el sector con microempresas o autónomos. ¿Crees que el autónomo con la actual situación de precios a la baja desaparecerá en España?

No desaparecerá, a las grandes operadoras y logísticas les viene muy bien esta figura, pero deben de reflexionar en su forma de organizarse, ellos como empresarios no deben estar en la parte más baja del sector, muchos están en peores condiciones económicas y sociolaborales que muchos conductores asalariados. Si es cierto y a mi modo de ver, hay demasiados y quizás muchos que quieren abandonar, pero no lo pueden hacer por los problemas que les acucian. Hay que hacer números y pensar muy bien el tema antes de dar el paso.

Los conductores se quejan del maltrato que sufren y cada día están más desencantados con su trabajo, a pesar de sentirse parte de él por su profesionalidad y su implicación.

Y no les falta razón, ellos y los autónomos también se sienten maltratados.

¿Como ves la situación de los conductores asalariados?

Pues aunque duela y hoy soy uno de ellos, somos la mayor parte del problema y en nuestras manos tenemos también la solución. Pareciera que vivimos en la queja permanente, todo el tiempo quejándonos del maltrato, de los salarios, de los descansos, de todo y en cualquier lado, nos hemos instalado en el lenguaje negativo del problema. Tenemos normativa suficiente para la defensa de nuestros derechos y también tenemos herramientas suficientes para llevarlas a cabo. Somos un colectivo pasivo y a la espera de la llegada del Mesías que nos libere de este castigo. Esto suena a viejo, y vieja es la falta de unión, nuestra connivencia con las malas prácticas de algunas empresas y lo peor es que consentimos situaciones denigrantes y vejatorias y por muchos cojones que decimos que tenemos, a la hora de la verdad solo hay que ver que estamos igual o peor que hace 10 o 15 años. Se nos va la fuerza por la boca y es más fácil traicionar a los compañeros y al compromiso adquirido con la empresa que enfrentarse a la responsabilidad y obligación de exigir unos derechos y ser diligentes con las obligaciones.  Me gustaría pensar que esto tiene remedio, y se que hay gente muy comprometida con estos temas, pero por desgracia, la mayoría no merecen llevar el buen nombre de camionero profesional. Tenemos que hacer una reflexión profunda de que es lo que queremos ser dentro de la cadena de suministro, si queremos ser esos profesionales esenciales bien tratados y bien pagados o si queremos ser una clase trabajadora precaria y despreciada allá donde vamos.

En tu devenir has hecho trabajos donde has dirigido grupos o equipos de personas. ¿Cómo valoras que debe ser la relación entre los conductores y sus gestores de tráfico, sus encargados o sus jefes?

Un tema peliagudo este, yo diré mi forma de verlo y como me gustaría que fuera.
Yo lo veo así, hay conductores que piensan que los de la oficina son sus enemigos y en la oficinas hay quien dice que los conductores son el enemigo y que trataran hacerte la vida imposible. Pues puede ser, pero esto merece una reflexión y hacernos la siguiente pregunta, ¿Qué hacemos nosotros para combatir esta enemistad?. El conductor se debe centrar en su trabajo y no buscar conflicto en las relaciones con sus gestores y los clientes. Los gestores de tráfico deben de ser buenos directores de equipo y cuidar de sus conductores y mantener una informacion y comunicacion constante, deben de ser equipos compactos y consolidados.
A las empresas les toca formar a todos ellos para conseguir que este tipo de relación funcione para la buena marcha de la empresa. Quien no entienda esta cuestión en aras de un futuro rentable de la empresa, debe salir de ella por ser elementos que distorsionan la cohesión y el buen funcionamiento del equipo . La formación es una inversión.

Hoy las redes sociales son un lugar importante para interactuar con personas o empresas del sector, donde poder encontrar información y como medio de expresar cualquiera de las cuestiones que nos afectan a nivel colectivo o personal. Hay infinidad de grupos de transporte y son punto de encuentro para muchos compañeros. Dinos tu opinión al respecto.

Las redes sociales ¿no?
Dos cosas, Son algo fantástico como herramienta pero son algo que ensuciamos las personas con nuestros egos y nuestros miedos y fantasmas. Lo de los grupos o páginas del transporte es otra cosa. Algunos han encontrado en ellos su forma de sacar sus impotencias y frustraciones. En cuanto uno no está de acuerdo con la línea del grupo del que es partícipe, se va y monta uno propio donde imponer su ego y su criterio aunque este sea tan falso como muchos de sus perfiles. Los hay serios y con gente muy preparada y es donde hay que acudir cuando surgen dudas, el resto solo son mero entretenimiento y termómetro de ver como es la personalidad de la gente que en ellos se mueve. Un buen termómetro de los gestores de los RRHH para medir la actitud hacia el trabajo y posible aceptación de los conductores en caso de demandas y ofertas de trabajo de las empresas. Y así nos va.

Estos días atrás el CNTC había convocado un paro patronal dada la gravedad en la que se encuentra el sector, económicamente hablando, en aspectos como el aumento de pesos y medidas o las cargas y descargas por parte de los conductores. Luego de diferentes negociaciones con el MITMA este paro ha sido desconvocado. En tu opinión ¿Era necesario ese paro o lo es en el futuro?

Mi paso a través de diferentes visiones o puestos pude comprobar que si es necesaria la presión de las empresas hacia ciertas situaciones. No creo que sea necesario un paro ni ahora ni en el futuro. Los problemas estructurales del sector los deben solucionar las empresas con la normativa actual y en la negociación con los cargadores e instituciones que correspondan. Vistos los acuerdos con el MITMA creo que lo más importante y urgente es dotar de liquidez a las empresas, por tanto primaba lo económico al resto. Con el tiempo pasaremos por el aro de las 44T y por el pago de la viñeta No es comprensible que España con la mayor red de autovías de Europa no tenga tasas por su uso. De hecho, con sentencias encima de la mesa no se ha dado marcha atrás a las que hay y se anuncian otras en breve. Y quien tiene la información privilegiada, tiene poder para actuar. Respecto a las cargas y descargas, ya está bien reflejado en el segundo acuerdo general de quien es la responsabilidad de esta actividad, salvo las excepciones y el pacto contrario, que en otro tiempo nunca fue motivo de protesta.
Quizás esté equivocado, pero el problema es que las empresas no se fían unas de otras y son incapaces de trasladar esos costes a sus clientes. Este miedo a perder, hace que la supervivencia de muchas empresas este siempre en la cuerda floja y en manos de la avaricia de los cargadores. El empresariado aunque aparente unidad, la realidad es bien distinta.

Para terminar podrías decirnos a grandes rasgos cómo ves el futuro del sector de transporte de mercancías por carretera.

Me gustaría decir que las mejoras a corto van a ser posibles y que nuestra calidad de vida va a mejorar. Quisiera ser positivo pero al testar como piensa la gente respecto a ciertos temas, veo que la agonía se va a alargar, no por la imposibilidad de cambiar si no por la inacción de todos los actores respecto a los cambios necesarios. En este sector tenemos que aprender a mirar más allá del corto plazo, porque otros medios de transporte se van a imponer y el camión quedará relegado a la última milla y esto sería bueno para todos, menos saturación de las vías, menos polución, mejor situación respecto a la conciliación familiar y unos salarios adaptados al trabajo realizado. Al ritmo de crecimiento del transporte de hoy día es insostenible el coste para los estados y para las empresas. Debe de haber una reconversión de las empresas y de los métodos de transporte en busca de una actividad eficiente y rentable que sea amable con la sociedad y con sus trabajadores. Así me gustaría que fuera como sector esencial que somos y que nunca desaparecerá pero que si necesita una transformación.

Muchas gracias Niko por tu atención a Diario de Transporte donde sabes que tienes tu casa, por permitirnos este tiempo y tus opiniones respecto al sector del transporte de mercancías por carretera. Como sabes tenemos el proyecto PODCAST en marcha y nos gustaría contar si es posible con tu colaboración.

Siempre he tenido muy buena relación con Diario de Transporte porque me habéis permitido expresarme con libertad e independencia y al que felicito por su crecimiento al convertirse en el diario digital de referencia y por vuestra seriedad al tratar los temas. No dudéis que si el tiempo lo permite acudiré a vuestra llamada. Necesitamos una herramienta seria que nos dé voz a las diferentes sensibilidades del sector y en vuestras manos está esa oportunidad.
Muchas gracias a vosotros.

Foto: Niko Martín

 

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Por favor envíanos la información únicamente a través de mensajes de whatsapp +34 649 43 26 91 o por e-mail: lectores@diariodetransporte.com
, , , , , , , , ,

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Las noticias más leídas