El extravagante panteón del "Pirata de los camiones"

El extravagante panteón del «Pirata de los camiones»

ladrón, extravagante, panteón, pirata de los camiones, curiosidades, sociedad,

Redacción.-En Pinos Puente, a 20 minutos de Granada, existe si no un cementerio, sí un panteón especial. Es el de Antonio F. C., al que su familia ha querido recordar con una escultura a tamaño real y en bronce a color. Así lo recoge en una noticia el diario El País en su sección Diario de España.

Antonio está representado en su cotidianidad y se ve que debió ser de gustos nada baratos, a juzgar por los detalles que adornan su escultura: un buen Rolex de oro, anillo de diamantes, zapatillas Moncler un bolso Gucci. No se ha olvidado la familia de su paquete de Marlboro y su mechero. El toque de calidez lo aporta la gorra, de tela, de Tommy Hilfiger.

Antonio F. C. también era conocido como Antonio el tonto. Y no porque lo fuera, sino porque ese es el mote de la familia. La Guardia Civil puede dar fe de que el apelativo era solo eso, un mote. A los agentes los traía de cabeza. Antonio el tonto era también conocido, a juzgar por los antecedentes penales con razón, como el Pirata de los camiones. Fue detenido en múltiples ocasiones por toda España y en el sur de Francia por desvalijar camiones parados en áreas de servicio. Cuentan las crónicas periodísticas que su golpe más sonado fue contra un camión de El Corte Inglés que trasportaba perfumes valorados en un millón y medio de euros.

Detalles del mausoleo. F. R.

 

La Guardia Civil lo detuvo en numerosas ocasiones. Y murió, precisamente, detenido. A sus 46 años, recién ingresado en la cárcel de Jaén, falleció de un fallo cardíaco, según la autopsia. Tras su muerte, la familia compró un espacio en el cementerio de su Pinos Puente natal y le levantó el panteón más pop que existe en España.

Antonio tuvo que ser un tipo, con sus cosas, sonriente y amante de las marcas. Y así lo ha querido retratar su familia para la posteridad. En su panteón, de seis por seis metros y de una piedra blanca reluciente, Antonio ocupa una esquina mientras espera la llegada de la escultura del coche que ha de completar el conjunto ocupando el lugar central del panteón. Un Ferrari rojo, su coche favorito dicen unos, un Q5, el coche que conducía, dicen otros. Desde la empresa que mantiene el cementerio, no obstante, no aseguran que esa escultura vaya a instalarse finalmente. No quieren entrar en detalles, pero insinúan que el panteón se quedará como está a día de hoy y que no habrá una segunda fase de mejora.

En cualquier caso, la familia de Antonio no lo olvida. Ocho ramos de rosas blancas frescas lo acompañaban y cuentan quienes frecuentan el cementerio que esos ramos siempre están lustrosos. El panteón de Antonio el tonto no es del gusto de todo el mundo. Pero todos acaban con la misma coletilla: “Si se lo han permitido, qué le vamos a hacer”.

El caso del Pirata de los camiones, no es único. Nieves Concostrina, periodista y buena conocedora de los cementerios del mundo, explica que el caso de Pinos Puente no es una excepción. «Quizá sea extremo, pero no único ni ilegal. Y, bueno, me parece bien que cada uno honre a sus familiares como le parezca”. Concostrina recuerda el ejemplo de la familia Conchado, que homenajeó a Juan, uno de sus miembros, instalando su coche Mercedes en el panteón.

Fotos: El País

 

, , , , ,

Etiquetas

, , , , ,