Conducción y descanso en vehículos ligeros de transporte de mercancías y turismos de viajeros. "El diván del transporte". Opinión

Conducción y descanso en vehículos ligeros de transporte de mercancías y turismos de viajeros. “El diván del transporte”. Opinión

opinión y debate, colaboradores, conducción y descanso, vehículos ligeros, taxistas, La opinión de Xavi Navarro, el diván del transporte,

  Xavi Navarro, Director de Transporte News Radio www.transportenewsradio.com

Cuando el conductor está falto de descanso aparecen los siguientes síntomas: disminución de la concentración, disminución en la capacidad de reacción, variación del cálculo de la velocidad y las distancias, cambios constantes de postura, cambios de comportamiento, aparición de micro sueños de milésimas de segundo, pesadez en la cabeza o picor de ojos ¿A que a más de uno les son familiares?

La DGT discrimina a los profesionales frente al resto de ciudadanos

La Dirección General de Tráfico aconseja a los conductores que descansen antes de emprender un viaje. A qué conductores se refiere, pues a los particulares que con su coche realizan trayectos largos. Estos se desplazan unos cuantos cientos de kilómetros, normalmente en periodo festivo o vacacional, sin la presión que sufren los profesionales del transporte y sin el cansancio acumulado de estos. Además, para no complicarse la vida, los responsables de Tráfico imponen severas restricciones de circulación al transporte pesado de mercancías, con lo cual los conductores particulares recorren las distancias que desean sin que ningún camión perturbe su viaje.

Cuando el repartidor con su furgoneta comienza su jornada las carreteras suelen estar atascadas, lo mismo le ocurre al taxista o al chofer de una VTC (vehículo de turismo con conductor). Los camiones, autobuses y demás vehículos ocupan su parte de la calzada sobre todo en los accesos y calles de las grandes ciudades. El estrés por llegar a tiempo a sus destinos ejerce de compañero de trabajo en los profesionales de vehículos con menos de 3,5 toneladas de MMA (masa máxima autorizada) y menos de 9 plazas. Muchos de estos conductores arrancan el día sin prácticamente haber dormido debido al abultado número de horas de jornada que realizan todos los días, casi sin capacidad de recuperación de su descanso. Y junto con ellos comparten carreteras todos los ciudadanos, siendo un riesgo muy importante tanto para los profesionales como para el resto de usuarios de las vías de circulación.

El desamparo del Estado a los repartidores

Según el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST), en el sector del transporte, las condiciones de trabajo específicas que pueden tener los trabajadores, pueden ser causa de enfermedades profesionales, patologías y accidentes laborales. Lo cual es obvio, si se estudian mínimamente dichas condiciones laborales. Ya en el año 2013 el Ministerio de Fomento modificó la LOTT (Ley Orgánica del Transporte Terrestre), pese a que algunas organizaciones del Comité Nacional del Transporte por Carretera se opusieron, para regular el transporte ligero. Entre las medidas que aplicaron se encuentra la de la desprofesionalización de los conductores de vehículos de transporte de menos de 3.500 Kg de MMA, se eliminó los requisitos de capacitación profesional (actualmente competencia profesional), honorabilidad y capacidad económica. Esta modificación de la LOTT, en la actualidad, aún está en vigor.

A partir del 2013 resurgió con fuerza la competencia desleal y la economía sumergida en este colectivo. Por entonces el número de profesionales que trabajaban en este segmento se cifraban en unos 45.000. Casi nada. Tanto los responsables de Fomento como los de la DGT eran conocedores de que al desprofesionalizar totalmente a los “ligeros” (término con el que cordialmente nos referimos al colectivo) los trabajadores debían enfrentarse a una jungla laboral donde el límite de horas de jornada no tenía fin, donde los repartos que anteriormente se hacían entre tres vehículos ahora eran cosa de uno solo. Junto con el aumento de trabajo y horas de conducción sufrieron una reducción económica drástica al entrar en el mercado todos aquellos parados a los que, básicamente, ya no se les exigía requisito alguno para formar parte de la profesión. Resultado: aumento astronómico de los accidentes de tráfico de esta tipología, muchos de ellos con resultado de muerte. La DGT se mantuvo muda, si acaso quiso disimular con un aumento de controles en carretera conocedora de que no se podía vigilar el número de horas de conducción y descanso en un colectivo en el que ahora, al desprofesionalizarse, carecía de formación e información suficiente de los riesgos laborales inherentes a su trabajo.

En el sector de viajeros otro tanto

Lo estamos viendo y ya está dejando de ser noticia, todos los días accidentes de VTC. Otro colectivo desamparado, desprofesionalizado como el de ligeros. En general, el reloj de los chóferes de vtc “no marca las horas”. Pero no lejos quedan los taxistas asalariados y algunos autónomos, que explotan el límite de horas incluido en la ordenanza del taxi y en ocasiones pueden llegar a realizar jornadas de 16 horas, muchas de ellas de conducción. Mayormente ese exceso de horas suele ir acompañado de un contrato a comisión con algún flotista.

Aumentar seguridad laboral y mejorar condiciones de trabajo para este colectivo

Se debe volver URGENTEMENTE a la situación anterior a la modificación de la LOTT respecto a los ligeros. Es fundamental que se profesionalicen y capaciten. De la misma manera se hace necesario, al menos, que los chóferes de vtc pasen unas pruebas similares a las de la cartilla del taxista y que obtengan su acreditación de manos de una Administración y no, como hasta ahora, de la empresa privada.

También se debe establecer un protocolo para controlar las horas de conducción y descanso que realizan tanto repartidores como chóferes de taxi y VTC. En los vehículos ligeros se debería introducir el tacógrafo, de la misma manera que lo llevan los camiones, para controlar las jornadas. En los turismos de viajeros, con la ingeniería tan avanzada que existe, desarrollar una aplicación que vigile y alerte sobre los tiempos de conducción y descanso de los conductores. Y en todos los casos debería crearse un cuadro sancionador lo suficientemente coactivo como para que nadie se salte dicha vigilancia.

Es por el bien del colectivo de ligeros en mercancías por carretera, de turismos en el sector de viajeros e incluso de todos los ciudadanos que comparten las vías de circulación con ellos. Y si no se ponen en marcha medidas cabría preguntarse ¿Estas vidas carecen de importancia para el Estado?

Notas:

Este artículo se centra en los conductores de pequeños vehículos de transporte de mercancías o viajeros. Ya en su día traté el tema de la salud laboral de los camioneros que circulan con vehículos pesados. Facilito a los interesados en su lectura el siguiente enlace: https://diariodetransporte.com/2017/12/camioneros-y-salud-laboral-un-tema-que-fomento-no-parece-importar-opinion/

Animo al lector de este artículo que desea profundizar más en el tema de la salud laboral de los conductores profesionales a que visite el siguiente enlace a una tesis que me ha parecido muy interesante: https://www.tesisenred.net/bitstream/handle/10803/398698/TESI.pdf

Foto: Archivo Diario de Transporte

 

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , , ,

Etiquetas

, , , ,