El transporte que nos espera: Falsos autónomos, falsos empresarios y falsos legisladores. "El diván del transporte". Opinión

El transporte que nos espera: Falsos autónomos, falsos empresarios y falsos legisladores. «El diván del transporte». Opinión

transporte, falsos, autónomos, empresarios, legisladores, colaboradores, opinión y debate, el diván del transporte, xavi navarro,

  Xavi Navarro, Director de Transporte News Radio www.transportenewsradio.com

Otro año más que abordamos y no se despejan las dudas ¿es rentable el sector? ¿Hay trabajo mejor que el del almacén o el volante?, ¿nos van a seguir machacando?, ¿quedará alguno para tirar del carro? Tenemos por delante el mismo horizonte que el que divisaba desde su barco El Holandés Errante, entre nieblas y brumas. Básicamente porque los que mandan lo hacen como los de siempre o peor y los que vienen miedo dan. Falsos gobernantes que mantienen falsos empresarios, que dan trabajo a falsos autónomos. Más falsos que una moneda de dos caras.

Falsos autónomos

El hambre es muy mala y cuando los recibos se acumulan, por muy desesperada que sea la decisión, se debe trabajar en lo que sea y como sea. A esa determinación tuvieron que llegar millones de trabajadores tras una «crisis» bien calculada por la sociedad capitalista hace cosa de un decenio. El mercado de trabajo sufrió una metamorfosis, derechos y bienestar social fueron a parar al cubo de la basura para después ser prendidos en la hoguera de los nuevos apóstoles de la mal llamada economía colaborativa. Con el amparo del Ibex 35, la banca recién saneada y la dictadura de un partido que se nutrió de los votos de un pueblo confundido y desorientado, a la par que presuntamente financiado ilegalmente en sus campañas, llegaría la tan pérfida reforma laboral. Lo que siguió fue la masificación de contratos basura, la multitudinaria estafa de los trabajadores sin derechos y con todas las obligaciones a su cargo: los falsos autónomos.

En las fechas que escribo estas líneas y con el actual gobierno parece, al menos, que se va a perseguir a las empresas que tengan falsos autónomos, a veces ocultos tras la máscara de una falsa literatura jurídica, llámense «colaboradores» o «asociados» en vez de lo que deberían ser: trabajadores asalariados. En una negociación abierta con la parte social, sindicatos y patronal, también se pretende recuperar espacios perdidos en esa maldita reforma laboral, espacios tales como la prevalencia del contrato sectorial por encima del contrato de empresa (tantas veces falseado y retorcido por delegados elegidos a dedo por sus empresarios en comités de empresa títeres).

No soy muy optimista, sinceramente, dado que poderoso caballero es don dinero. Volverán las oscuras golondrinas en el balcón del Gobierno sus nidos a colgar, con esa España reaccionaria que resurge de la masa enfervorecida por cánticos patrióticos. Esa gente que olvida que la patria se encuentra entre los mismos ciudadanos, entre los trabajadores que día a día y con su sudor levantan el país. Y esos partidos, con el apoyo de sus ardorosos y enfebrecidos votantes, volverán al poder. Muy probablemente volverán gobernando para él pueblo… pero sin el pueblo. Y con ello retrocederemos más aún si cabe y los falsos autónomos no serán tales, serán los colaboradores y asociados que tanto desean los Amazon, Glovo, Deliveroo, Uber…

Falsos empresarios

A los que no duelen prendas en quejarse de un aumento de sueldo mínimo interprofesional, que cada año han de ganar más que el anterior. Que ajustan sus ganancias/pérdidas en base a unos algoritmos que ellos mismos establecen y que si ese año no generan pérdidas, aunque no lleguen a aumentar sus beneficios, ya proyectan la sombra de un ERE a sus trabajadores, de un recorte de derechos, de un aumento de horas extra (que no computan por ningún lado), etc. Empresarios que, nadando en la abundancia, pagando a sus directivos lo que ganan en nómina cinco o seis de sus curritos, tienen a sus trabajadores estrangulados y con la amenaza del despido fulminante.

Contratan a sus mozos de almacén «robotizados» al extremo, vigilados, acosados. Hoy te contrato y el viernes te despido. El lunes, no sé, quizás te vuelva a llamar dependiendo de cómo te hayas arrastrado y humillado durante la semana. Esa es su prueba, así de dóciles son sus «asociados». Conductores contratados por el dueño de una licencia de taxi, o un flotista, para que se chupen más de doce horas al volante y a comisión. La media sale al 45% a trabajar y con el combustible que gaste a su cargo. No lejos se quedan los chóferes de las apps de las vtc, más de doce horas (diez de conexión mínimo) durante seis días de la semana, bajo la lupa de la app, del cliente y de su patrón. Cuando no los chóferes de autocar, cambiando discos de tacógrafo, pasando de un vehículo a otro sin descanso en rutas eternas y cobrando algunos menos que el chófer de una vtc. Los furgoneteros repartiendo más de 120 entregas, más las recogidas y, aparte, las incidencias que ellos mismos han de resolver, sin ver nunca el final del día ya que las jornadas parecen enlazarse unas con otras. Los camioneros… bueno, esto ya es harina de otro costal. A los camioneros les es más fácil enumerar lo poco bueno que tiene su oficio ya que su trabajo es la antesala del infierno. Pocos van quedando y los que vienen ya no son de aquí. Los que siguen… están al borde de la locura. Abocados a seguir, sobre todo los autónomos, porque ven brillar muy cerca los dientes al banco, aunque el kilómetro en nacional cada día esté más cerca de los 0,60 céntimos. y el de internacional a 0,90 cuando, como ya es bien sabido, el Observatorio del Transporte recomienda 1,20 el kilómetro para al menos pagar gastos. Todos ellos, trabajadores asalariados y autónomos de logística y transporte, serán si nada lo impide, carne de falso autónomo. Espero y deseo equivocarme.

Falsos Legisladores

Toda la ley, toda, normas, ordenanzas, reales decretos, directivas… todas están pensadas para exprimir a los trabajadores. Desunirlos con distintos derechos y obligaciones. Coaccionarlos con distintas penas y sanciones. Sin espacio prácticamente para mejora alguna, solo para aumentar los resultados económicos empresariales de los «señoritos, en este su cortijo. Y todos los gobiernos, todos hasta la fecha, han apretado las tuercas del pueblo. Quizás uno de los sectores a los que ya no le queden casi tuercas que apretar sea el del transporte de viajeros y mercancías por carretera, porque desde hace tiempo se venía creyendo que era imposible que la cosa fuera a peor. Eso escuchaba yo decir a unos taxistas en la cafetería Iberia en Madrid o a unos cansados camioneros en el restaurante el Botafumeiro de Valladolid.

Pues sí, amigos, la cosa puede ir a peor y ya va siendo hora de salir del bar o de la red social, para dar la cara en la calle, en las asambleas, en la lucha y, sobre todo, unidos.

Foto: Archivo Diario de Transporte

 

¡Publicamos tu noticia! Puedes enviarnos tu denuncia, fotos, audios y sucesos a través de whatsapp +34 649 43 26 91 o por e-mail: sucesos@diariodetransporte.com
, , , ,

Etiquetas

, , , ,