Denuncia transporte de viajeros: los conductores de autobús avisan

Denuncia transporte de viajeros: los conductores de autobús avisan

denuncia, transporte, conductores, autobús, avisan,

La Asociación DIA de víctimas de accidentes publicó ayer “Denuncia transporte de viajeros: “Si supieran cómo viajan sus hijos…no los dejarían subir al autobús”, del que reproducimos los extractos más importantes del mismo:

Coincidiendo con el Día Europeo sin Víctimas en las Carreteras hacemos pública esta denuncia sobre el exceso de horas que realizan los trabajadores/as del transporte de viajeros por carretera, un hecho que no sólo vulnera sus derechos laborales sino que supone un enorme riesgo para la seguridad vial colectiva.

Hace unas semanas nos contactaba un conductor de autobús de Burgos para hacernos llegar la denuncia sobre el exceso de horas y falta de descanso de los conductores de transporte profesional de viajeros por carretera.

Después de abrir una página en Facebook para canalizar estas denuncias hemos podido recoger el testimonio de más conductores y también la opinión de varios sindicatos de trabajadores, tras lo cual tenemos indicios para creer que se trata de una situación común que estaría poniendo en riesgo a cientos de miles de pasajeros, además de vulnerar los derechos laborales de los conductores/as.

Lamentablemente, el pasado lunes 3 de septiembre un autobús de la empresa ALSA tuvo un fatal accidente en Avilés (Asturias) en el que fallecieron 5 personas. Según las primeras hipótesis el conductor, que actualmente se encuentra herido de gravedad y al que deseamos una pronta recuperación, podría haber sufrido un desfallecimiento. ¿Por qué?

Después de conocer el relato de este conductor de autobús, y algunos testimonios más, podemos pensar que detrás de tantos y tan trágicos accidentes de autobús que se vienen sucediendo periódicamente se encuentra alguna explicación más que un “se quedó dormido”, “tuvo un despiste”.

Mal uso del tacógrafo y el exceso de servicios

Conductores echándose a la carretera con autobuses llenos de gente, de niños/as, sin apenas haber descansado y encontrándose en una situación grave de vulnerabilidad de sus derechos laborales.

Según la información que nos hacen llegar, parte de los conductores de transporte de viajeros estarían trabajando “sin calendario laboral y fuera del convenio” en un trabajo que describen como “muy irregular”. Pero, lo que es peor -por el riesgo que entraña para la sociedad- es que las personas que conducen transportes de viajeros estarían haciendo jornadas laborales interminables.

El uso del tacógrafo es obligatorio en el transporte escolar -cuando no es regular-, por ejemplo, pero no en otras rutas si no implican desplazamientos superiores a 50 km. Aquí entran todo tipo de transportes urbanos e interurbanos, rutas a fábricas, discrecionales, etc. (Excepciones planteadas en el Artículo 4 del Reglamento (CEE) nº 3820/85).

Los tacógrafos llevan inserta una tarjeta personal que es donde se recogen los datos de actividad del conductor, las horas de conducción, de descanso, de disponibilidad, etc. En el tacógrafo se registra la jornada de los conductores.

¿Cómo son las jornadas en el transporte de viajeros?

Según el testimonio de uno de los conductores denunciantes: “Puedes haber trabajado desde las 9 de la mañana hasta la noche: colegios, fábricas, viajes discrecionales…sin haber puesto tarjeta en algunos de ellos y teniendo que levantarte al día siguiente a las 4 a.m. para llevar a los trabajadores de una fábrica. Y a las 8 de la mañana haces una ruta escolar y es entonces cuando empiezan a contar los minutos de conducción.”

Efectivamente, según nos explican, existen períodos de tiempo entre servicio y servicio en los que hay horas de “espera” pero en las que en la práctica no se pueden descansar. Según la Directiva 2002/15/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de marzo de 2002, relativa a la ordenación del tiempo de trabajo de las personas que realizan actividades móviles de transporte por carretera la duración media del tiempo de trabajo semanal no puede superar las 48 horas.

Sin embargo, la precariedad laboral empuja a los trabajadores a ceder a la presión de sus empresas para cubrir más y más turnos. Además, otro inconveniente es que las horas que trabajas de más no se incorporan en la bolsa de exceso de horas -como dice el convenio-, no se cotizan, o se incluyen en la nómina como dietas.

¿Cómo operan las empresas? Certificados falsos, dobles discos…

Una forma fraudulenta que usan las empresas para hinchar las jornadas de los choferes intentando no ser detectadas sería la emisión de certificados de descanso falsos. El dictamen reflejado en un Informe Pericial sobre el análisis de discos de tacógrafo análogo -que nos hace llegar uno de los denunciantes, utilizado en juicio-, realizado por un Ingeniero Técnico Industrial, señala que:

“Cuando en la agenda se indica ‘libra’ es que existe certificado de descanso de la empresa certificando que se ha descansado. En la documentación examinada nos encontramos varios casos donde existe un certificado de descanso de la empresa y existen discos de haber estado conduciendo. Esta situación se da fundamentalmente los fines de semana. En general no se cumplen los descansos semanales que ha certificado la empresa.”

El Informe Pericial, que analiza entre otra documentación más de 300 discos del tacógrafo, acreditado un uso fraudulento por parte de la empresa: “Dado que desde el arranque del autobús a las 5 de la mañana hasta las 22:30h se sobrepasan las 12 horas de conducción y no se cumplirían descansos se utiliza la técnica del doble disco. Consiste en un disco ‘bueno’ por la mañana que es el disco oficial y un disco ‘malo’ por la tarde a partir de las 18h. Lo mismo se utiliza los fines de semana, en que tocaría descansar y se realizan viajes. Se utilizan discos ‘malos’.”

¿Sirve de algo denunciar la situación?

Según los testimonios que hemos recogido estaríamos ante una situación de vulneración de derechos de los trabajadores. Varios conductores confirman a Asociación DIA haber denunciado estas irregularidades también ante la Inspección de Trabajo sin que se hayan realizado inspecciones ni tomado medidas de ningún tipo. Por otra parte, reconoce que hay miedo por parte de los trabajadores.

Los trabajadores que deciden plantar cara se exponen a perder su trabajo “yo no quería matarme, ni a mí, ni a los pasajeros, ni al resto de usuarios de la vía” relata la persona que nos hace llegar la denuncia, y que ha estado de baja en varias ocasiones tras recibir presiones por parte de su empresa. (Foto de archivo)

Pueden leer el artículo completo en: asociaciondia.org

 

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , , ,

Etiquetas

, , , ,