La unión del transporte de base es difícil, pero no imposible. "El camionero en ruta". Opinión

La unión del transporte de base es difícil, pero no imposible. “El camionero en ruta”. Opinión

información, importante, formación, siempre, negro, opinión,

Después de tantos años en esta profesión, de observar el comportamiento solidario que tuvimos en su día y el que tenemos ahora, de repetir una y mil veces que la base de la solución de todos nuestros problemas está en la unión, a veces da la sensación de que es mucho más difícil de conseguir de lo que parece, que no se trata solo de una palabra. Detrás está, toda una serie de circunstancias colectivas y personales que la hacen prácticamente inviable.

Demasiadas diferencias a la hora de realizar nuestro trabajo, demasiados colectivos diferentes englobados dentro de una misma profesión, un amalgama de situaciones que convierten en divisiones internas la solidaridad, sin que nos lo propongamos.

Transportistas autónomos en diferentes regulaciones, tanto legales como impositivas. Estimación directa, de módulos, cooperativas, falsos autónomos o de renting. Conductores asalariados con, prácticamente, un convenio salarial diferente por cada provincia o autonomía. Incluidos los convenios particulares en las empresas. Todo esto aumenta la falta de solidaridad y de unión.

Tal vez, no sea una simple casualidad y todo obedezca a una estrategia perfectamente diseñada desde hace muchos años, para impedir la unión de todo el colectivo. Sencillamente porque, si examinamos una por una las distintas modalidades, nos daremos cuenta rápidamente de que son muchos los intereses que nos separan.

Cuando lo más sencillo sería que los autónomos tuvieran una misma regulación para todos, ya que el desarrollo de su actividad es la misma. Además, cuando se supone que en una sociedad democrática, todos tienen que competir con las mismas reglas de juego sin discriminaciones.

Lo mismo se puede aplicar a los conductores asalariados. Bastaría con un único convenio que regulara las diversas actividades, transporte local, regional, nacional e internacional. Porque en cada una de ellas el trabajo es similar, por lo tanto no tienen sentido las distintas desigualdades salariales y laborales. Sencillamente porque el salario se percibe por realizar un trabajo, independientemente del lugar donde se realice.

Por otra parte, el domino de las grandes empresas sobre todo el sector es otro de los desencadenantes de esta situación. Conseguir una unión entre todos, se plantea cuando menos difícil por los intereses cruzados que se interponen.

Cada uno intenta defender su situación particular, olvidándose de aquellas soluciones que son comunes y que pueden beneficiar al colectivo en su conjunto. Los españoles somos muchas veces egoístas, nos centramos únicamente en aquello que solo nos interesa a nosotros y nos olvidamos del resto, sin darnos cuenta que si fuéramos mucho más solidarios y nos apoyáramos unos a otros, tal vez, no estaríamos como estamos.

Después de que pasen estos días vacacionales en los que parece que hasta los problemas se aparcan en verano, volveremos a lo mismo de siempre, a quejarnos allá donde no debemos, como si todo se solucionara con lamentarse, pero incapaces de recapacitar y de ser solidarios para acciones futuras.

Después de todo, uno no se cansará de repetir una y mil veces que la base de todo está en la unión, a riesgo de resultar pesado. Más que nada porque, mientras no cambiemos de mentalidad de forma colectiva, no seremos capaces de dar los primeros pasos en busca de las soluciones. No es pesimismo, es la realidad que yo veo. ¡¡¡¡BUENA RUTA!!!!. (Foto de archivo)

 

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , , ,

Etiquetas

, , , ,