Un asunto de pelotas. "Camionero García". Opinión

Un asunto de pelotas. “Camionero García”. Opinión

cuestión, pelotas, camionero, García, opinión,

Lo diré claro, si tenéis las pelotas suficientes para bajar los precios cuando bajan los costes, tened las suficientes pelotas para subir los precios en esta situación de aumento de costes y que parece no tener marcha atrás, al menos, en el tema impositivo.

Claro, que con amenazas de paralizar el país, le ha entrado un miedo al gobierno, que ya se ha cagado por las patas abajo. Todos sabemos, que los impuestos del diesel se tendrán que igualar al menos en porcentaje a los de nuestros vecinos europeos. No nos engañemos, esto se sabía que iba a pasar, al igual que más pronto que tarde, habrá una tasa por circular por las vías de gran capacidad, como en el resto de Europa.

Está muy bien llenar y llenar páginas de artículos donde no se habla más que de ruina para PYMES y autónomos y a la gran patronal haciendo frente y oponiéndose a estas subidas. Muy bonito todo, pero más bien parecen una banda de ineptos incompetentes al no ser capaces de repercutir los precios a sus clientes, los cuales se frotan las manos viendo que no hay fuerza posible para paralizar sus industrias.

Me equivoco muy poco, porque hasta ahora solo veo que la única solución posible es paralizar un país para que se nos tenga en cuenta y se nos respete como personas, que bien, contener las subidas del combustible y los impuestos va a hacer que se nos trate como merecemos. Quizás no hemos pensado que el trato que recibimos ahora, es el que merecemos, sí y bien merecido lo tenemos.

En todo conflicto, hay que leer entre líneas lo que cada uno esconde y aquí, algunos juegan con las cartas marcadas y no solo uno es el tramposo, sino que casi todos los jugadores de esta mesa hacen trampas. Todos se excusan en las acciones de los otros para justificar su incapacidad como buenos gestores.

En esta mesa, el dueño de las cartas son los cargadores y si quieres jugar debe ser con su baraja y como cómplice ahí está el Ministerio de Fomento para ratificar que “pulpo, es animal de compañía”.

Digo todo esto porque el dicho “divide y vencerás” se hace más patente en nuestro sector. La gran patronal, dividiendo sus empresas y subcontratando con autónomos, muchos de ellos más falsos que una moneda de tres euros, y alentados por asociaciones que bien parecen tener algún interés en más de una cooperativa (de esas que prefiero no nombrar), será por el tema tarjetero que les mantenga en los sillones de CNTC.

Los autónomos, que son financieramente necesarios para las grandes empresas y logísticas, por eso del cobro a no se cuantos días más de lo que dice la norma europea, claro, salvo pacto en contra que es lo mismo que “o aceptas mis condiciones o no cobras y te buscas la vida”. Si, lo he oído otras veces en los piquetes de esas huelgas que tanto echamos de menos, “corren más las letras que el camión” o lo que es lo mismo “me faltan cojones para afrontar mis problemas”, por eso apoyo huelgas que luego no hago, lo digo en primera persona para no ofender a los valientes de pacotilla.

No es cuestión de valentía sino un problema de cobardía

Cuando llegue, que no va a llegar, porque será, si lo es, un paro patronal pactado a varios días para indicar a los cargadores que, al menos, unos céntimos hay que subir y lo subirán, porque saben que están apretando mucho y ahí, otra vez, Fomento estará para ser notario de lo que a medio plazo no se cumplirá.

Bueno, pues cuando llegue, yo no haré huelga, ni paro y me presentaré al trabajo todos los días y le exigiré a mi patrón el 100 % de mis salarios, incluidos las dietas de los viajes y los pluses por los viajes que no haré por culpa de su paro patronal.

Sí, porque a pesar de los voceros que hablan de huelgas pasadas, nunca vieron mis ojos una huelga nacional de conductores asalariados. Quizás, se refieran a algunas provinciales del sector de mercancías donde los cojones los ponían los repartidores y mozos de almacén, porque los conductores eran más de almuerzo y partida de cartas, salvo algunos pocos casos que sí estuvieron en las barricadas.

Parece mentira que en estos casos, hemos tenido que correr detrás de los esquiroles que serán los mismos que ahora, que están arruinados, piden movilizaciones a toda costa. Si hombre si, todo esto se veía venir o ¿solo miramos el GPS de nuestro camión y nos preocupamos de como engañar al tacografo, en vez de observar cómo se desarrolla el sector en estos tiempos de incertidumbre, donde no hace más que crecer pero raquiticamente, en lo que económicamente se refiere?.

De cara a la sociedad, al menos la española, no será bien vista una huelga de transportes y para los noveles en estas lides, que se vayan preparando para la presión que van a recibir, más aún cuando vean a algunos como arrancan sus camiones, cuando semanas antes abogaban por el tan ansiado paro. Sector canalla este nuestro.

Lo dicho, en vez de encabezonarse en huelgas y paros, pensemos con inteligencia los pasos a dar y bueno sería empezar cumpliendo las normas y exigiendo su cumplimiento a terceros. Sea como sea, va a ser necesario negociar y como siempre estarán los mismos negociando y si se cuela de rondón algún espabilao, tranquilos, que en esa mesa… amansa las fieras. (Foto de archivo)

Al tiempo. Camionero García

 

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , , ,

Etiquetas

, , , ,