Absuelto el Guardia Civil acusado de utilizar su cargo para beneficiar a la empresa de transporte de su mujer

Absuelto el Guardia Civil acusado de utilizar su cargo para beneficiar a la empresa de transporte de su mujer

trabajador, vacaciones, pagadas, solicitado, tribunal, justicia,

Redacción.- El agente de la Guardia Civil, que el pasado mes de marzo, fue condenado a un año y tres meses de prisión por considerar que se había aprovechado de su situación para beneficiar a la empresa de transportes de su mujer, ha sido absuelto por falta de pruebas por el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

En marzo, un jurado popular consideró que los hechos estaban probados y le declararon culpable del delito de negociaciones y actividades prohibidas a funcionarios públicos, aunque solicitó la suspensión de su condena.

En su sentencia el juez, relató cómo el acusado aprovechó  las ocasiones en las que se encontraba al mando del Centro Operativo de Tráfico (COTA) desde donde se dirigen las patrullas en servicio, para beneficiar a la empresa de transportes de su esposa, facilitando el paso de transportes especiales sin autorización, que transportaban piezas para la construcción del Centro Botín en Santander.

En el mes de mayo de 2014, ordenó a una patrulla que se desplazara a la zona oriental de Cantabria para así dejar sin vigilancia la zona más próxima a Santander por la que iba a pasar un camión que realizaba un transporte para la empresa y como un mes más tarde, ordenó escoltar un camión, a pesar de carecer de la autorización especial.

Por ello fue condenado a un año y tres meses de prisión, además, de pagar una multa de 3.240 euros y su inhabilitación para ejercer empleo o cargo público durante un periodo de dos años y medio. Su abogado interpuso un recurso de apelación ante la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

Ahora el Tribunal Superior ha anulado la sentencia, según informa eldiariomontanes.es, al considerar que el jurado se equivocó al valorar las pruebas existentes, considerando probados hechos que, en realidad, no lo estaban. Una vez analizadas las pruebas, el Tribunal considera que no hay prueba de cargo que demuestre que el agente participaba en la gestión de la empresa de su mujer ni que ordenara la escolta de uno de sus camiones que carecía de autorización especial y por tanto, no haber abonado las tasas correspondientes.

Se considera como probado el hecho del 5 de mayo de 2014, cuando ordenó a una patrulla que se desplazara a Laredo para dejar sin vigilancia la zona próxima a Santander y mantener libre el paso de un camión de la empresa, que al ser interceptado, indicó a los agentes que le dejaran continuar, afirmando que tenía todos los permisos en regla. La sentencia destaca que el camión disponía de una autorización, pero que no necesitaba pagar tasas ni requería escolta debido a las dimensiones y la carga del vehículo.

Aunque esta conducta podría ser delictiva, no entraría dentro del delito de negociaciones y actividades prohibidas a funcionarios públicos, por el que fue acusado, sino dentro del tráfico de influencias, delito por el que no ha sido acusado y que implicaría una pena mayor, por lo que no puede ser condenado.  (Foto de archivo)

 

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , , ,

Etiquetas

, , , ,