Robocop al volante. «El camionero ácrata». Opinión

robocop, volante, enfermedad, profesional,

Cinco de la mañana y acabo de llegar a mi destino después de 600 km. No es que sea un viaje muy largo, pero os aseguro que hoy me ha costado sudor y lágrimas llegar. Si no fuera poco el tener una tendinitis en el codo derecho, hoy me he levantado con un ataque de ciática de los buenos, de ahí lo de Robocop, por que me muevo como un robot oxidado.

Dice mi médica que lo de la espalda y el codo, serán de algún esfuerzo y la verdad que tengo para elegir. Puede ser de mis años en la paquetería, subiendo y bajando paquetes del camión, cargando los coches de ruta etc, o de mi periodo de chófer de orquesta, cargando y montando escenarios e instrumentos o de tirar de los palets de pescado con el frigo o de vete tú a saber.

Lo del codo, supone que será de abrir y cerrar contenedores, que es mi trabajo habitual. La verdad, que también tengo una variz en el gemelo izquierdo, que la última vez que me metí en unas termas parecía el pescuezo de un cantaor de flamenco. Según mi doctora, es fruto de las horas sentado detrás de un volante y de una vida sedentaria (como comprenderéis lo que más me apetece después de una media de doce horas diarias de trabajo, es hacer deporte)

Y yo, la verdad, que me pongo a pensar y me estoy dando cuenta que todas las dolencias que tengo son fruto de mi trabajo, pero ninguna está reconocida como enfermedad profesional en nuestro sector. Pero bueno, este tema lo trataré otro día.

Lo que sí no me veo es aquí subido con SESENTA Y SIETE años, al menos no al cien por cien de mi capacidad. No sé como en una profesión tan dura como esta, no tenemos un “coeficiente reductor” para la jubilación, tanto que la DGT y el Gobierno dicen estar preocupados por nuestra seguridad en carretera.

Los propios empresarios deberían intentar promover está medida, ya que redundaría en una bajada de los siniestros y de poder efectuar un servicio más eficiente (un accidente con un camión cargado, no sólo supone muchos trastornos al empresario, también a su cliente).

Por otra parte, no creo que aplicar este “coeficiente reductor” supusiera un desembolso tan grande. Pongamos que por cada cinco años cotizados como conductor, nos rebajaran seis meses la edad de jubilación, aquel que llevara cuarenta años cotizados podría jubilarse con sesenta y tres. Esto supondría aumentar las cotizaciones a la seguridad social en poco más de un mes al año. ¿De verdad no sé puede hacer este esfuerzo?

Por favor que nadie me entienda mal, no digo que con sesenta y tres años uno sea un inútil, pero creo que una profesión tan dura y necesaria para el buen funcionamiento del país como la nuestra se merece un mínimo de reconocimiento. (Foto de archivo)

 

Síguenos en Telegram
¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Envíanos la información únicamente a través de e-mail: lectores@diariodetransporte.com.
, , , ,

Etiquetas

, , , ,

Las noticias más leídas