El día D, a la hora H. "Camionero García". Opinión

El día D, a la hora H. “Camionero García”. Opinión

hay, uniones, imposibles, transporte, vivo, carretera, opinión,

Toda la semana dando vueltas al asunto, curioso y observante de las posibles novedades, porque ante tal convocatoria y despliegue de puntos a reivindicar, uno no puede más que estar informado del evento y cerciorarse de lo que tenemos que hacer el día D, a la hora H.

Todo sucederá cuando salga el sol y nos desperezamos con un café para acudir al punto de encuentro y participar del paro, comentando o debatiendo los puntos. En asamblea, acordar qué acciones llevamos a cabo para conseguir el éxito de la huelga.

Y luego al almuerzo, que todo se ve mejor con el estómago lleno y ahí estaremos formando los piquetes “informativos” porque somos gente de paz, movilizándonos por los polígonos y el centro de la ciudad para que se vea nuestra presencia y que vamos en serio con esta movilización.

Ya con la hora de la comida y después de la siesta, acudiremos de nuevo a la asamblea vespertina, donde las preguntas se agolpan ¿que se sabe de la negociación? ¿qué dicen los líderes?. Y por supuesto, crear los grupos de vigilancia nocturnos, porque siempre hay quien tiene al banco encima y no puede parar porque tiene créditos y si no le quitan la casa, el coche y la vergüenza… pero ya el cansancio hace mella y las excusas salen a la luz, porque la responsabilidad familiar llama a la puerta.

Mañana será otro día…

Hay una realidad palpable y no es una cuestión de cojones ni de unidad. La realidad, es que la falta de voluntad para dar solución a alguno de los problemas que nos acucian, está más que clara ante la falta de compromiso por parte de todos para buscar a aquellos agentes sociales que nos representen en unas reivindicaciones más que necesarias.

Y esto da pie a pantomimas como la convocatoria a través de las redes sociales de una huelga de transporte el día 4 de junio con 18 o 20 puntos a reivindicar. Quien fuera el autor de esta gracieta, ha dividido más que sumado y ha demostrado un desconocimiento del sector y de cómo se manejan estos asuntos. Así que no le queda más remedio que seguir escondido creyendo, en su ignorancia, que ha despertado en el sector un sentimiento de unidad que se desconocía hasta ahora. Pobre iluso… no vale ni para estar escondido.

Pero siempre hay quien le baile al agua, se sume al despropósito y suman reivindicaciones al aire como si estuvieran seguros de que se va conseguir todo lo que se proponga. Una pérdida de tiempo que podían haber cubierto leyendo la normativa correspondiente y en vez de hacer proclamas para que, por ley, les otorguen un respeto que no tienen, se lo ganasen demostrando más coraje y dignidad cuando violan sistemáticamente sus derechos.

Hablamos y hablamos de los sindicatos, de asociaciones de autónomos, PYMES y grandes empresas. Decimos que no nos representan, que son tal y cual, que no muestran interés por nuestros problemas y nada más lejos de la realidad. Se interesan y defienden los intereses de los que representan y lo harán mejor o peor, que para eso los han elegido con los sistemas de elección legalmente vigentes para tales asociaciones.

Sí, lo hacen y si no lo queremos ver, es por no hay peor ciego que el que no quiere ver. ¿Cuantos dicen barbaridades de los sindicatos y están afiliados sin participar de su organización? Y aquellos autónomos y PYMES que estando asociados y aportando sus tarjetas para ser representados en el comité nacional, dicen que no hay nadie que hable por ellos. ¡Que nivel de desconocimiento o de hipocresía y qué falta de compromiso con la defensa de sus intereses como empresas!.

Nunca conocí huelga de asalariados a nivel nacional. Las viví por un convenio provincial y era más de personal de agencias y repartidores que por conductores de gran ruta, que eran a los que había que “leznar” para que pararan.

He vivido tres paros patronales, donde los autónomos y asalariados les hacían la huelga a la gran patronal. He participado de ellas y he sido elegido para el comité de huelga de mi provincia y os aseguro que es el sector más traicionero y falso de los que conozco y aun pensando esto, amo mi oficio.

Esto no es Brasil, no espereis que os acompañen en la lucha, no soñéis con un sector bien tratado y bien pagado porque eso no se consigue con una huelga. Eso se consigue con perseverancia y dignidad, quizás no a nivel nacional pero sí dentro de cada empresa y con mucha decisión.

Quizás una huelga o un paro patronal y de autónomos sirva para dar solución a problemas estructurales que sufre el sector, pero que a los asalariados bien poco les importa, como son el aumento de los costes por carburante, la bajada de precios constante a los que son sometidos sistemáticamente o la competencia desleal.

No creo en la unidad de PYMES, autónomos (empresas) y asalariados para reivindicar puntos que en muchos casos son antagónicos y que se contradicen cuando afectan de manera diferentes a unos y otros.

Sí creo que La gran patronal, PYMES y autónomos, deben luchar en aquellos temas que sufren más o menos directamente y ponerse de acuerdo en un código ético de buenas prácticas, que lo hay y no cumple nadie, que no haga que por abuso de unos, desaparezcan otros.

Y sí creo en la lucha obrera y es necesaria para mantener unos derechos, que en nuestro sector se pisotean cada dia y es necesario crear mentalidad y concienciar de la necesidad de la existencia de un sindicato, asociación o gremio de conductores de camión, para la defensa de unos derechos, que son peculiares de su profesión por el riesgo que asumen, el tiempo que dedican y por la responsabilidad social que asumen en el ejercicio de su profesión y esto solo se consigue con formación, humildad, dedicación y participación.

De iluminados, mesías y salva patrias vamos sobrados y no merecen un minuto de nuestro valioso tiempo.

Camionero García

 

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , , ,

Etiquetas

, , , ,