Camioneros: Los esclavos de la logística moderna

Camioneros: Los esclavos de la logística moderna

Vale, trabajo, conductores, empresas, valorar, opinión y debate, colaboradores,

@Camioneroleones.- Decir que los camioneros son los esclavos de la logística moderna, puede herir más de una sensibilidad, pero no es ese el objetivo de estas letras, el verdadero objetivo es hacer público lo que es una cruda realidad. Sencillamente, porque los camioneros de este siglo XXI, desde sus comienzos -puede que antes-, hasta hoy, se han convertido en los esclavos de la logística moderna, da lo mismo escribirlo en minúsculas que en mayúsculas tipo anuncio-panel de carretera.

Seguro que más de uno se rasgará las vestiduras, ignorante él, de la cruda realidad y harto de ignorancia, dirá que el que no esté conforme con su trabajo de camionero que se dedique a otra cosa. Pero no es así. Sencillamente porque los “cerebritos-as” de pantalla de ordenador, mesa con mando y con unas ganas inmensas de llenarse de medallas a pecho descubierto, delante de jefes de multinacionales del transporte y la logística, han convertido el transporte por carretera en una ecuación imposible de números y estadísticas que solo cuadran en teoría en una hipotética cuenta de resultados, que para su desgracia, tiene que ser cada año mejor.

Planificadores de rutas imposibles, con horarios diseñados teniendo como base principal que la logística del transporte es, la más ilógica de todas las lógicas posibles. Plenamente conscientes de que el 99 por ciento de lo que se dice en el transporte por carretera es mentira y el otro 1 por ciento restante, no tiene nada que ver con la realidad. Pero eso nunca lo dicen. Su único objetivo son los beneficios racaneando costes. Tirando los precios del transporte. Porque ninguno de esos fantasmas de cuello blanco y corbata con el nudo mal hecho, ninguno, es capaz de quitarle un cliente a la competencia a un precio mas elevado por los viajes. Eso sí que seria ser un buen gestor de logística al que habría que darle el premio Nobel de economía y nombrarle ministro del ramo.

Pero luego, en esa cadena de recortes, viene lo que convierte a los camioneros en esclavos. Obligaciones impuestas de cargar y descargar camiones, por mor de la supervivencia particular de cada uno. Sabido es eso de: “Si tu no lo haces otro lo hará y tu a la calle o puteado hasta que te vayas”. Por mucho que leyes en papel mojado prohíban a los conductores cargar y descargar. A esto se suma, faltaría más, el “camionero mata-gigantes” que se prestó voluntario y se sigue prestando para hacer esos trabajos. Antes, porque se pagaban las cargas y las descargas en dinero negro y ahora, aunque sea por estrenar un camión nuevo.

Sí, que todo hay que decirlo y lo vemos cada día, “camioneros”, por llamarlos de alguna manera, de esos que se desayunan cada mañana media docena de guardias civiles crudos, (en los bares o en las improvisadas tertulias, según ellos), aunque luego cuando les paran y les denuncian por las ilegalidades que cometen, se ponen de rodillas ante los agentes y de pronto les crecen el número de hijos y de familia para implorar clemencia al guardia civil. Sí, los que te dan en cinco minutos una lección magistral sobre imanes, teclas, desconectadores, tarjetas falsificadas, a nombre del que está en la oficina, o lo que sea. Desgraciada y cruda realidad.

Así que esclavos de la logística, por arte de aquellos que la diseñan desde lo despachos, pero también por nosotros los del volante, unos por lo anterior y otros porque tenemos la fea costumbre de comer todos los días y pagar la hipoteca. Eso o ya sabes, puteado. Claro que también hay empresarios que contribuyen a esta selva que es el transporte, haylos que tratan de ser dignos y profesionales, pero que sobreviven malamente por esa falta de unión de un sector tan atomizado en España, que si algún día se unieran empresarios de transporte y conductores y miraran únicamente por aquellos beneficios que juntos podrían lograr, tendrían a gobernantes, cargadores, empresas distribuidoras y multinacionales de la logística de rodillas a sus ordenes. Pero esto es España, y como en el dicho: “es diferente”.  Peleando entre nosotros mientras delante de nuestras narices otros mejor organizados nos comen la merienda.

Camioneros: ¿Los esclavos de la logística modera? Respondan ustedes lectores, porque a mi me da la risa de pena, por no llorar. Para los puristas que ya se han rasgado las vestiduras desde un sofá, sin saber lo que es un camión, ni haber sufrido en sus carnes las humillaciones diarias, que les den. Esas humillaciones del oficinista que te grita por el telefono porque Google le dice en el ordenador que de Madrid a Barcelona son siete horas, pero en un “jotedeuve”. El encargadillo pelotas que no vale para otra cosa, que despues de haber llegado con la lengua fuera te dice que le queda media hora de trabajo y que descargarás o cargaras mañana. El o la de recepción de una gran superficie que l@ han puesto en la garita por persona amargada y frustrada que no se digna ni a darte los bueno días, que te mira con desprecio para decirte: “No descargas hasta mañana a las 11 de la mañana”, y tu: “Pero si me dijeron que era para esta noche a las doce”, te vuelve a mirar con desprecio y repite: “Te he dicho que para mañana a las once de la mañana”, y cierra la ventanilla con altanería. ¡Ay qué sería de su vida sin un camión que le llevara la comida”. (Foto: Archivo Diario de Transporte)

En fin, seguramente me quedo muy corto, no quiero alargarme, tiempo habrá para una segunda parte. Como siempre ¡¡¡¡BUENA RUTA!!!!.

 

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , , ,

Etiquetas

, , , ,