«Hemos ganado, que dejen de cobrar"

«Hemos ganado, que dejen de cobrar”

chóferes, peajes, Guipuzcoa, sentencia, tribunal superior, País Vasco,

Los chóferes celebran el éxito judicial obtenido y exigen que la Diputación acate la sentencia

El sector del transporte está satisfecho, feliz, por la sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que el viernes anuló el peaje para camiones de la N-1, tres meses después de que entrara en funcionamiento. Si a las pocas horas de conocerse el fallo de la Sala de lo Contencioso Administrativo, las organizaciones que forman parte del Comité Nacional del Transporte de Carretera, impulsora de este proceso judicial, celebraron la decisión, ayer transportistas y chóferes calificaron la sentencia de «éxito».

En Zaisa, en Irun, centro neurálgico del sector del transporte en Gipuzkoa, también se respiraba ayer optimismo. La mayor parte de los conductores eran conocedores del fallo judicial que estimó el recurso contencioso interpuesto el 12 de enero de 2017 contra la norma foral 7/2016 que regulaba el canon de utilización de determinados tramos de las carreteras de alta capacidad -A-15 y N-I- de Gipuzkoa y que la resolución consideró «disconforme a derecho». Los magistrados concluyeron que el peaje «produce una discriminación indirecta del transporte de tránsito con origen y/o destino fuera de Gipuzkoa respecto del tráfico interior».

A pie de camión, los conductores exigían ayer a la Diputación la suspensión provisional del cobro en tanto se resuelve el recurso anunciado por la diputada de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide.

Victorino Cabello, chófer de Irun, se expresa con contundencia. «¿Hemos ganado no?, pues que dejen ya de cobrar. Ya está bien de tanto peaje», afirma. Aun cuando la medida no le afecta directamente, ya que trabaja como asalariado, «tengo muchos compañeros autónomos que están viviendo momentos muy difíciles. Algunos no tienen ni para echar gasoil y encima les cobran por circular, ya sea en autovía o autopista», dice.

Sostiene que «no hay derecho» a que la Diputación imponga este gravamen. «Han perdido el litigio y ahora pretenden recurrir. No lo entiendo. Más les hubiera válido que hubiesen estudiado mejor la legislación antes de implantar el sistema. Dicen que la norma tiene todas las garantías jurídicas. No debe ser así desde el momento en el que los jueces les han negado la razón a la primera de cambio», afirma.

«Nos cobran por#circular por la N-1, una carretera que se cae a cachos»

Cabello tiene claro lo que a partir de ahora debería hacer la Diputación. «Que supriman el cobro. Los jueces han dicho que es discriminatorio y han de acatarlo. Ese peaje no debería existir. Con los que hay es más que suficiente. No sé a qué viene cobrar por circular por Etzegarate. Ya están la AP-1 y la AP-8 que son de pago».

Vili Pekof es búlgaro y acaba de conocer la resolución del alto tribunal vasco. «Es una buena noticia. No puede ser que tengamos que pagar por circular por todas las rutas que pasan por Gipuzkoa. Normalmente, en todos los países hay vías en las que se abona un canon y otras alternativas en las que no. Y aquí en Gipuzkoa se paga tanto en unas como en las otras. No puede ser».

«Justa decisión»

Pekof recuerda cómo otras comunidades autónomas cuentan con vías alternativas para el transporte. «En Valencia tienen la A-3 en la que no se paga y la AP-3 en la que sí. Lo mismo sucede en la AP-6 y A-6. Aquí ustedes tienen la N-1 y la AP-1. ¿Por qué tenemos que pagar en las dos? Es ilegal, es una decisión política para que, precisamente, los políticos recauden más dinero».

Antonio Moreira supo por otros compañeros del contenido de la sentencia. «Creo que se trata de una decisión justa, ya podían hacer lo mismo en mi país, en Portugal. De Oporto a Lisboa pagamos unos 60 euros mientras que si vamos por la ruta de los pórticos nos sale por unos cien. Y así llevamos unos diez años».

Recuerda, no obstante, que otros estados de la comunidad europea también imponen tarifas. «Para circular en Bélgica llevamos un dispositivo como el Vía-T que nos cobra por kilómetros, y en otros estados abonamos una tasa por cada veinticuatro horas».

Antonio no puede sino mostrar su total acuerdo con el criterio del tribunal vasco respecto a que la orden foral es del todo punto discriminatoria respecto a las distintas tarificaciones establecidas. Anima a los responsables forales a que acaten la resolución y cesen en el cobro de manera cautelar. «Dicen que van recurrir el fallo y que mientras la sentencia no sea firme van a seguir cobrando. Eso lo hacen porque no tienen ninguna intención de devolver ese dinero. Nunca lo van a hacer. Esto es lo más parecido a un robo», afirma el transportista luso.

«Al final, no nos va a quedar otro remedio que derribar uno de los pórticos», espeta un colega suyo.

«¿Qué van a hacer con todo el material de los arcos si el Supremo confirma este fallo?»

El donostiarra Josean Santiago afirma que la decisión del Tribunal Superior vasco es de «una lógica aplastante. Pretenden cobrarnos por circular por una vía como la N-1 que se cae a cachos. En los meses en los que el peaje lleva en vigor no he visto que hayan hecho nada por introducir mejoras. Dijeron que el dinero lo invertirían en la mejora de la carretera, pero de momento no se ha notado».

Este chófer opina que la implantación del sistema de cobro a los camiones es un «grave error de las instituciones que perjudica sobremanera al sector». Argumenta que «bastantes impuestos dejamos cuando vamos a llenar nuestros depósitos de combustible. El transporte que viene de Francia lo primero que hace en cuanto cruza la frontera es llenar el depósito. Se puede decir que llega seco a nuestro territorio y cuando regresa de nuevo hacia el norte, lo vuelve a llenar. Lo hace porque aquí el gasoil es más barato. Por tanto, bastante recaudan», afirma Josean.

El conductor rebate a quienes asegura que el tráfico pesado genera un mayor deterioro de la red de carreteras de Gipuzkoa. «Pero también aportan beneficios. ¿Cuántos coches dejan 4.000 euros al mes de gasoil? Una parte de esa suma son impuestos. Creo, por lo tanto, que lo que tienen que hacer es olvidarse del peaje para los camiones. El varapalo del Tribunal Superior ha sido muy importante. Y, claro, como ya tienen toda la infraestructura de arcos montada y han hecho su inversión, aun cuando lo tengan todo en contra, ahora no les queda más que continuar erre que erre», concluye el chófer.

«Es un abuso»

César Menéndez, camionero asturiano afincado desde hace seis años en Gipuzkoa, celebra también la anulación de la sentencia. «Creo que era algo previsible. Las leyes han de ser iguales para todos y no se pueden dictar normas que, como en este caso, sean discriminatorias y obliguen a unos a pagar más que a otros por una misma prestación. Eso es un abuso» .

César recuerda que hace dos años en Francia instalaron arcos similares a los desplegados por la Diputación, «pero nunca han entrado en funcionamiento. Allí se lo están penando mejor. Ojalá lo hubieran hecho también aquí».

Menéndez también cree que tras la decisión de la Sala de Contencioso Administrativo del TSJPV, la Diputación debería replantearse el peaje. «Ya han gastado una suma de dinero más que importante con la instalación de los arcos de detección. Más les valdría que no continuaran, por que, por lo poco que he leído y escuchado, las posibilidades de que el recurso se acepte en Madrid no son muy elevadas».

César se pregunta si en el supuesto de que el Tribunal Supremo confirme dentro de un tiempo la decisión del TSJPV «¿qué va a hacer la Diputación? ¿Nos va a devolver todo el dinero? ¿Nos van a devolver con intereses? Por eso digo que más les valdría que no continuaran, que suspendieran el cobro en tanto no haya una fallo que sea firme. Y no quiero ni pensar qué van a hacer con todo el material de los arcos si el Supremo confirma este fallo. Eso habrá costado mucho dinero. Vaya despilfarro». Fuente: diariovasco.com

 

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , ,

Etiquetas

, , ,