¿Hasta cuando? "Camionero García". Opinión

¿Hasta cuando? “Camionero García”. Opinión

cuando, camiones, opinión, transporte, sector, profesional, laboral,

Camionero García

Día tras día miles de camiones transitan por las carreteras y ciudades de Europa, miles de toneladas de diversos productos de uso industrial y comercial, miles de millones de euros de valor económico, miles de conductores a las que se desprecia e infravalora de manera intolerable y que se dejan la salud cuando menos en el desempeño de su labor.

Personas que dejan atrás una gran parte de su vida personal para dedicarla a esta profesión, dejan atrás a sus familias y amigos, sufren campañas de desprestigio en los medios de comunicación, persecución por campañas de control que atemorizan su buen hacer y son señalados por conductas impropia de los conductores de camiones.

Aun así existen elementos dentro del sector que avalan estas situaciones, cargadores, empresas de transportes, logísticas y conductores hacen de su capa un sayo y sobrepasan cada día los límites de los legal, abusando de su posición y alimentando el mal ambiente en el que se desenvuelve hoy por hoy este estratégico sector, haciendo, que subirse a un camión hoy sea nada atractivo y poco recomendable para aquellas personas que quieren una vida laboral digna.

Empresas, la mayoría, apartándose de pagar lo que está acordado y firmado en los convenios provinciales, otras, que hacen de la explotación laboral una costumbre necesaria, algunas, que obligan a infringir normas de obligado cumplimiento, que ofertan sus servicios por debajo de costes, que ceden ante el poder de los cargadores ejerciendo una competencia desleal frente a sus competidores, que más que empresas parecen naves piratas en busca de un botín que ni siquiera saciará sus necesidades. Empresas que no son capaces de unirse en unas reivindicaciones necesarias para su supervivencia y que en cambio salen en busca de zonas más deprimidas para instalarse allí con el único propósito de abaratar sus costes de personal, conductores, que luego harán circular por toda Europa sin preocuparles lo más mínimo su dignidad como personas. Y sí, muchas siguen aumentando beneficios año tras año.

Conductores, que los hay y muchos, que descuidan su salud, su bienestar, su dignidad y se ponen al servicio del todo vale, irrespetuosos consigo mismos y con los demás usuarios de las carreteras, que desde lo alto de su atalaya se endiosan para sentirse poderosos e intocables, pero que son maleables y moldeables a los antojos de sus señores. Profesionales, por decirlo de alguna manera, a los que hay que sacar de esta profesión por la buena salud del transporte de mercancías por carretera.

Continuos gobiernos de connivencia con los cargadores y que ceden a sus planteamientos de manera sistemática y casi vergonzante para tener a los transportistas bajo el yugo de la precariedad y la ruina, gobiernos especulativos en impuestos y débiles en control, inspección y sanciones, para mantener precios bajos y dar a los cargadores un plus de beneficio que no les pertenece, gobiernos que son cómplices de aprobar y ejecutar normas y leyes que denigran más la vida de los profesionales del volante mientras bajan la cabeza y mueven su rabitos ante los palos que le dan las grandes multinacionales cargadoras y logísticas. Gobiernos, que legislatura tras legislatura no se acuerdan para nada del sector del transporte de mercancías por carretera.

¿Hasta cuando este sector va a permitir esta situación?

Cada día vemos mareas de sectores y personas luchando en las calles por sus reivindicaciones, por sus derechos, por su dignidad. Nosotros no, nosotros nos matamos entre nosotros por un céntimo el kilómetro y para ensuciarlo más lo hacemos saliendonos de toda ley y haciendo del sálvese el que pueda nuestro mayor objetivo, supervivientes en vía de autoextinción.

Que facil es, solo hay que parar nuestros camiones, nuestra actividad durante un solo día y el caos caerá sobre la sociedad en general. Porque nuestra labor engrasa cada día los engranajes de la maquinaria que mueve la vida en todos los ámbitos de la sociedad. tenemos la llave que abre la puerta a un futuro más digno y la hemos tirado al fondo del mar sin ánimo de recuperarla.

¡Ay! unidad que tanto aclamamos y tan enemigos de ella somos… Así nos va.

No me olvido de aquellos que desde los medios nos desprestigian y nos señalan, por favor, hagan de su profesión lo que debe ser, información seria y veraz, subanse con nosotros y nosotras a nuestros camiones y vivan una experiencia inolvidable. Sean dignos de su profesión. Camionero García. (Foto: Archivo Diario de Transporte)

 

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, ,

Etiquetas

, ,