Los alcaldes del Pacte de Berà exigen el desvío de camiones de la N-340 a la AP-7

Los alcaldes del Pacte de Berà exigen el desvío de camiones de la N-340 a la AP-7

alcaldes, pacto, desvío, camiones,

EFE.- Los alcaldes del llamado Pacte de Berà -Roda de Berà, El Vendrell, Creixell, Torredembarra, Altafulla, Calafell y Cunit- han exigido el desvío de camiones a la AP-7 tras el trágico accidente de ayer en la N-340, con tres fallecidos.

Los alcaldes han presentado una carta, firmada por todos, en la que exigen al Ministerio de Fomento que cumpla lo ya acordado para que el tráfico pesado libere la N-340 a cambio de bonificaciones en la autopista AP-7.

Quieren “soluciones”, pero también “explicaciones” de por qué no se ha aplicado todavía la medida que debía entrar en vigor el pasado mes de enero y que consistía en prohibir el tráfico pesado por la N-340 a cambio de bonificaciones al 50 % en la autopista AP-7. “La demora en su aplicación es la que ha provocado el accidente”, ha lamentado el alcalde de El Vendrell, Martí Carnicer (PSC).

Las víctimas mortales por el accidente de ayer entre un camión y tres turismos eran de L’Arboç y hoy, allí, decenas de vecinos, han hecho una concentración silenciosa como muestra de luto y de condena por el siniestro.

El Ayuntamiento también ha decretado tres días de luto y, de forma urgente, ha acogido una reunión del Pacte de Berà, en la que que han guardado tres minutos de silencio en homenaje a los tres fallecidos. El alcalde de L’Arboç, Joan Sans, además de la carta en la que exigen soluciones, ha anunciado una moción para reclamar una reunión urgente con el Ministerio de Fomento para que la carretera N-340 deje de atravesar al municipio.

La presidenta del Consejo Comarcal Baix Penedès, Eva Serramià (PDeCAT) ha lamentado no entender que “un gobierno que rescata autopistas por donde no pasa nadie, no sea capaz de aplicar una medida acordada y a punto de desplegarse”. “Estamos muy indignados, dolidos y tristes y reclamamos soluciones inmediatas”, ha remachado.

El Pacte de Berà cuenta con el apoyo de los alcaldes de las Terres de l’Ebre, al sur de Tarragona, en cuyos términos municipales se concentra la mayor mortalidad de la N-340 en Cataluña. Las soluciones han sido limitar la velocidad a 80 km/h, prohibir los adelantamientos, intensificar los radares e instalar rotondas, lo que suponen “parches”, según los alcaldes, para una de las carreteras con más intensidad media de vehículos (IMD) de España.

El alcalde de Amposta, Adam Tomàs (ERC), ha abogado por “la gratuidad total de la AP-7” y ha tachado de “ciencia ficción” que Fomento no despliegue las medidas ya pactadas mientras “sigue muriendo gente

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, ,

Etiquetas

, ,