Un camionero apalea con un bate a otro que se insinuó a su mujer

Un camionero apalea con un bate a otro que se insinuó a su mujer

camionero, agrede, otro, bate, beisbol, ofensas, mujer,

El muelle de San Diego fue ayer el escenario de un violento incidente en el que se vieron implicados dos transportistas cuando un camionero propinó varios golpes con un bate a otro, al que acusaba de haberse insinuado de forma muy explícita a su mujer.

El muelle de San Diego fue ayer el escenario de un violento incidente en el que se vieron implicados dos transportistas cuando un camionero propinó varios golpes con un bate a otro, al que acusaba de haberse insinuado de forma muy explícita a su mujer. La agresión tuvo lugar alrededor de las once y media delante de la plataforma logística de un centro comercial y hasta allí acudieron efectivos de la Policía Portuaria, así como de la Guardia Civil, que procedió a investigar al sujeto por un delito de lesiones.

“Púxoo fino”, comentó un compañero suyo, que había visto a la víctima ser transportada con collarín en una ambulancia del 061. Los dos trabajaban en la misma empresa de transportes, y se conocían desde hace bastante tiempo, pero eso no impidió que le agrediera. El caso se comentaba en el muelle de carga, entre los camioneros que seguían con sus labores.

Al parecer, el sospechoso abordó a la víctima cuando sus camiones estaban estacionados e hizo uso de un bate. Muchos camioneros llevan en su cabina una porra o algún tipo de defensa personal, pero en este caso, varias fuentes, incluidas las policiales, coinciden en señalar que el objeto era un bate, con el que golpeó en repetidas ocasiones al sujeto, antes de que se les separara. Según los testigos, la víctima se dolía de varios golpes, algunos de ellos en los brazos y por lo menos uno en el hombro, pero no llegó a perder la conciencia en ningún momento y se encontraba relativamente intacto después del asalto.

Ningún hueso roto

De hecho, aunque lo trasladaron al hospital, no llegó ingresar, puesto que no presentaba lesiones ni huesos rotos que obligaran a ingresarlo en la UCI. Los médicos le dieron el alta enseguida y lo primero que hizo el transportista nada más salir del centro sanitario fue denunciar a su compañero por un delito de lesiones. Este acudió con su abogado a las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil en Lonzas para declarar.

Mientras, en los muelles de carga, la noticia corría de boca en boca, sobre todo los detalles que se referían al móvil. “A ese gústanlle as mulleres casadas”, señalaba un camionero mientras subía a su vehículo recién cargado. Muchos conocían a los implicados de vista, y comentaban los detalles más truculentos: el sujeto había enviado a varios mensajes subidos de tono a la mujer de su agresor, ignorando que compartían la misma cuenta en la red social. Al descubrirlo, el marido decidió zanjar el problema por las bravas. Parecía haber consenso de que su reacción había sido bastante natural: “Aquí todos somos homes e sabemos o que hai”. Fuente original: elidealgallego.com

 

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , ,

Etiquetas

, , ,