Una mafia llevaba a familias de refugiados en camiones frigoríficos hasta Reino Unido

Megabanner cabecera Diario de Transporte

Una mafia llevaba a familias de refugiados en camiones frigoríficos hasta Reino Unido

mafia, refugiados, inmigrantes, viajaban, camiones, dinero,

La ‘operación Brócoli’ se salda con seis detenidos en Valencia y Bilbao por cobrar 10.000 euros a huidos de Siria e Irak.

Jugándose la vida a bandazos en trailers circulando por miles de kilómetros de carreteras de Europa. Ocultos entre cajas repletas de alimentos dentro del remolque frigorífico de camiones. Acallando los sollozos y las lágrimas de sus hijos, algunos con apenas un año. Dispuestos a pagar una fortuna de hasta 10.000 euros por el eterno sueño de ElDorado.

Familias de refugiados no dudaban en echar un pulso a la muerte tratando de alcanzar el corazón de Europa y un futuro mejor. Ahora, una operación conjunta de la Guardia Civil y la Policía Nacional ha descabezado una red internacional, con ramificaciones que llegaban a Irak y Siria y con la Comunitat jugando un papel fundamental en el entramado delictivo.

Al menos cinco personas fueron detenidas el miércoles 17 de enero en Valencia (entre ellas un matrimonio, con tres hijos, del barrio de la Fuensanta) y otra más en Bilbao en el transcurso de la ‘operación Brócoli‘, bautizada así por los agentes en referencia a la verdura que habitualmente transportaban los trailers en los que se colaban los inmigrantes, sin que lo supieran ni los camioneros, sus empresas o los responsables de la carga. La investigación se inició hace casi un año, cuando los agentes empezaron a tirar de la madeja de la mafia tras descubrir a tres familias ocultas en camiones en Elorrio (Vizcaya) y Teruel.

En el primer caso, el chófer halló a un matrimonio con tres hijos, de 4, 7 y 10 años, y a una joven madre con un bebé de 12 meses. El transporte había partido de Murcia pero paró en Valencia. Los refugiados, de origen kurdo y que huyeron de los bombardeos del Daesh en Irak, subieron al remolque de noche mientras el camionero descansaba. En Villafranca del Campo y Calamocha (Teruel), hasta 14 personas viajaban en los trailers. En este caso se colaron entre la carga aprovechando una escala del chófer en Barracas (Castellón), donde las familias rompieron los precintos con el vehículo pesado estacionado.

«Si quieres que te cuente algo, primero págame»

«No sé nada, he venido a reparar la puerta. Pero no te voy a contar nada de lo que ha pasado, en todo caso págame antes». Un hermano de Esperanza M., detenida en su casa de la Fuensanta, respondía con este talante a las preguntas de LAS PROVINCIAS. Mientras, un cerrajero reparaba la puerta, con signos de haber sido abierta a golpes de ariete. Los vecinos definen a la arrestada y a su marido, un hombre ecuatoriano, como «trabajadores y familiares». Tienen tres hijos y el hombre ha pasado por varios oficios: construcción, campo, chapuzas domésticas… Los residentes de la calle del Rey Saúd apreciaban «muchas visitas» en la casa, pero nada sospechoso. Los agentes se llevaron un ordenador y varias cajas con documentos del inmueble.

Ramificaciones en Europa

La investigación, que permanece abierta y coordinada por el juzgado de instrucción número 2 de Teruel, ha golpeado una red con ramificaciones en Europa. En Grecia y Turquía, los dos países con más presencia de desplazados de Siria e Irak, empezaba la red a bucear en la desesperación de las víctimas. Hasta 10.000 euros llegaban a pagar los refugiados por un arriesgado viaje que les llevaba por carreteras de Polonia, Alemania y Suiza para acabar en la Comunitat.

Su destino final tras asaltar furtivamente los vehículos era siempre el Reino Unido. Policía y Guardia Civil trabajan para determinar el número de inmigrantes que podrían haber entrado de esta manera en territorio británico.

Las familias iban con bebés y rompieron los precintos de camiones en Valencia y Barracas

El matrimonio detenido en la Fuensanta formaría presuntamente parte del entramado de apoyo logístico a los refugiados mientras esperaban en Valencia a poder subirse a los vehículos pesados. Su arresto se produjo ayer de madrugada, hacia las siete de la mañana. Cinco horas permanecieron los agentes en un domicilio de la calle del Rey Saúd de la capital, tras lo que se marcharon con la pareja esposada y efectos intervenidos. Otros tres arrestos se produjeron la ciudad y un sexto detenido, en Bilbao.

Algunos de los refugiados interceptados en Teruel declararon ante el juez que viajaban al Reino Unido para reunirse con familiares residentes allí. Pero ni una palabra para delatar a los integrantes de la red de inmigración ilegal. Según fuentes del caso, fue el análisis de los teléfonos de los desplazados lo que llevó a los investigadores hasta los arrestados. El juzgado autorizó también pinchazos telefónicos para recabar más pruebas contra la media docena de acusados en la ‘operación Brócoli’. Fuente original: lasprovincias.es

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , , , ,

Etiquetas

, , , , ,