26 meses de cárcel para un empresario que obligaba a los conductores a manipular el tacógrafo - Diario de Transporte

26 meses de cárcel para un empresario que obligaba a los conductores a manipular el tacógrafo

tacógrafo, conductores, recorridos, Ikea, contrato, multinacional, sueca,

@Camioneroleones.- El propietario de dos empresas de transportes del Reino Unido, ha sido condenado por un Tribunal de Nottingham a 26 meses de cárcel por obligar a los conductores que tenía empleados a manipular los tacógrafos de los camiones con el objetivo de cumplir con un contrato de transporte con la multinacional IKEA por un importe de anual de 800.000 libras.

Gerald Eaton, de 49 años, propietario de las empresas de transporte Gerald Eaton International y White Line Transport, no sólo obligaba a los conductores a que manipularan los tacógrafos de los camiones con el objetivo de cumplir con su contrato con la multinacional sueca, sino que llegó incluso a reconocer ante el Tribunal durante el juicio, que había arrojado los tacógrafos de dos camiones al rio Trent, que transcurre por las cercanías de las sedes de sus empresas en la ciudad inglesa de Colwick, cuando comenzaron las investigaciones de la Driver and Vehicle Standards Agency (DVSA), sobre las actividades irregulares de sus empresas.

Este acto impidió que los agentes de la DVSA pudieran verificar por completo los tiempos de conducción y descanso de los conductores de las empresas, ya que segun las comprobaciones llevadas a cabo finalmente, quedó constancia ante el Tribunal de que los conductores recorrían con sus camiones una media de 50.000 kilómetros en seis semanas. Para el juez Peter Cooke estas distancias recorridas por los conductores: “Puede ser tan malo como la desaparición de los tacógrafos, porque los aparatos de control en los camiones están para garantizar la seguridad publica tambien y los conductores de camiones de 44 toneladas que recorren las autopistas a toda velocidad no están para trabajar durante largas horas. Esto demuestra que la empresa realizaba una operación podrida“.

El juez dijo que las irregularidades se cometieron con fines de lucro, para mantener los camiones en las carreteras tanto tiempo como fuera posible para ganar mas dinero, ya que el contrato con IKEA obligaba a la realización de viajes regulares entre Colwick y Doncaster, asi como a Croydon, Coventry y Brent Park. Ante el Tribunal quedó demostrado que la investigación de los agentes de la DVSA comenzó a raíz de que un conductor de la empresa fuera detenido por circular sin luces en la parte trasera del camión. Una comprobación del tacógrafo del vehículo levantó las primeras sospechas sobre las dos empresas.

En el juicio contra el empresario también fueron interrogados varios conductores de las empresas. Uno de ellos reconoció que: “Conducir durante demasiado tiempo había afectado a su salud y que uno de sus compañeros parecía “medio muerto“. El conductor reconoció ante el Tribunal que Gerald Eaton les amenazaba con despedirles si no cumplían con las manipulaciones del tacógrafo que el les indicaba, y que cuando se quejaban de falta de dormir siempre les respondía que “estarían bien“. El empresario Gerald Eaton presumía de que sus empleados eran “de una raza especial

Otro conductor afirmó que había sufrido dos accidentes como consecuencia del cansancio. Uno al golpear contra un puente en la carretera A-453 y otro al colisionar contra la parte trasera de otro camión en la autopista. El conductor atribuyó al cansancio como la causa principal de los dos accidentes. Además otros ocho conductores de las empresas de Gerald Eaton fueron sancionados por manipular el tacógrafo de los camiones, aunque sus penas fueron suspendidas después de admitir ante el tribunal que eran obligados por el empresario a manipular los aparatos de control. Aunque dos de ellos tuvieron que cumplir una leve condena de trabajo comunitario no remunerado durante dos meses.

Para Peter Hearn, Director de Operaciones de DVSA,: “La prioridad de DVSA es proteger a los conductores y luchar contra las ilegalidades, no dudaremos en tomar medidas contra los conductores y empresas que rompen las reglas de trabajo de los conductores. “No hay excusa para conducir cansado. Los resultados de quedarse dormido al volante de un camión pueden ser devastadores para las familias y las comunidades. “Cualquier conductor que rompa estas reglas está poniendo en riesgo a otros usuarios de la carretera y podría perder su licencia, sustento o ir a prisión”.  El empresario Gerald Eaton fue declarado culpable después de un juicio de seis semanas en Derby Crown Court . (Foto : Archivo de Diario de Transporte)

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , , , , , , , ,

Etiquetas

, , , , , , , , ,