Poner arte sobre ruedas y llevarlo de vuelta a las calles - Diario de Transporte

Poner arte sobre ruedas y llevarlo de vuelta a las calles

Jaime Colsa es propietaria de una empresa de transporte que entrega bienes de consumo ordinario – ordenadores, alimentos, bebidas. El contenido de sus camiones no es llamativo, pero sus vehículos son ciertamente, adornados con pinturas que muestran caras de dibujos animados, perros, patrones geométricos de colores brillantes, espirales y paisajes.

Estos camiones que cruzan España han sido pintados por artistas como parte del Proyecto de Arte Camión . Financiado por el Sr. Colsa, el proyecto apunta en parte a llevar el arte callejero a sus raíces.

«Gracias a gente como Banksy, este tipo de arte ha entrado en la galería», dijo Colsa, de 45 años, aquí recientemente. «Pero pensé que sería interesante y desafiante hacer lo contrario: sacar a los artistas de la galería o del museo y de hecho volver a la calle».

                                                                                                                                                                            Jaime Colsa, propietario de una empresa española de transporte, es la fuerza impulsora del proyecto de arte camión. Crédito Panci Calvo

Banksy no está entre los participantes, pero muchos de los pintores de camiones del Sr. Colsa, la mayoría de los cuales son españoles, comenzaron como artistas callejeros, aunque por ahora también han expuesto en galerías y museos importantes.

Abraham Lacalle, cuya obra ha sido mostrada en el Museo Reina Sofía aquí, pintó lo que él llamó una «explosión» de un camión, inspirada en pensamientos sobre lo que podría suceder a la mercancía transportada dentro.

Dos años después de completar su pintura, el Sr. Lacalle dijo en una entrevista telefónica que era extraño ver cómo los camiones y furgonetas se habían asociado más recientemente con el terrorismo, luego de ataques en Niza, Berlín, Londres y, a principios de este mes, en Barcelona.

«Pinté con cierto sentido del humor, imaginando lo que podría pasar con el contenido de un camión en movimiento», dijo. «Nadie pensaba entonces en los camiones como una herramienta de terrorismo, por lo que una obra que debía ser divertida podría ahora parecer involuntariamente bastante provocativa».

                                                                                                                                                                            Sergio Mora y el camión que pintó. Crédito Panci Calvo

El camión más reciente fue pintado por Nuria Mora, cuyo arte callejero ha sido incluido en un espectáculo en el Tate Modern en Londres. Su camioneta lleva una abstracción geométrica de colores brillantes que describió como «un juego de equilibrio y tensión».

El proyecto del camión nació cuando el Sr. Colsa encargó a un artista, Okuda San Miguel, pintar un mural en 2013 en un almacén para su empresa, Palibex, en las afueras de Madrid. Cuando se hizo, el Sr. Colsa le dijo al Sr. San Miguel que «fue una verdadera vergüenza tener este gran trabajo en un almacén que tan poca gente entonces llega a verlo».

La conversación cambió a si la pintura se podría haber hecho en un vehículo en lugar de una pared. Hasta ahora, el Sr. Colsa ha invertido cerca de 300.000 euros, o alrededor de 327.000 dólares, en el proyecto de camiones, que es supervisado por dos curadores, Fer Francés y Óscar Sanz.

De alguna manera, dijo el Sr. Sanz, el proyecto fue «un guiño a hace 30 años», cuando los artistas estaban decorando «los trenes y camiones de Nueva York.» Algunos de esos artistas se han vuelto más establecidos y también están más acostumbrados a pintar Áreas más grandes, como murales en edificios. Pero pintar un camión es diferente.

                                                                                                                                                                            Nuria Mora, quien pintó un camión con una abstracción geométrica de colores vivos que describió como «un juego de equilibrio y tensión». Crédito Panci Calvo

«El movimiento hace que sea algo así como una visión fugaz», dijo. Y agregó, ya que muchos de los artistas elegidos usaban para etiquetar camiones o vagones del metro (o tenían compañeros que lo hicieron), «disfrutaron del reto de regresar a donde comenzó su arte».

Al principio, dijo Colsa, la respuesta fue variada, tanto de sus conductores como de algunos de sus clientes. Un conductor, dijo, se quejó ante la gerencia, porque creía que su camión había sido vandalizado y salpicado con «pintura horrible». Las actitudes, sin embargo, han cambiado.

Algunos de los camioneros «no podían entender qué tipo de idiota había sido pintado en su camión», dijo Colsa. «Pero ahora ven que la gente realmente los mira pasar y fotografiar a menudo su camión, así que están encantados».

A medida que el proyecto ha crecido, más artistas se han sentido atraídos por él, hasta el punto de que el Sr. Colsa dijo que ahora tiene una lista de espera de artistas. Muchos de ellos, dijo, fueron atraídos por el proyecto debido a su interés en la inusual interacción entre la obra de arte y los espectadores.

Top, los lados de un camión pintado por Aryz; Abajo, el camión pintado por Ana Barriga. Crédito Panci Calvo

Una vez más, se reduce al movimiento. «Las pinturas generan una experiencia muy diferente dependiendo de donde se vean», dijo. «El espectador normalmente hace el movimiento para llegar a ver el arte, mientras le estamos trayendo el arte, de una manera muy inesperada».

Los artistas pueden pintar lo que quieren, y también elegir entre los modelos de la flota de camiones del Sr. Colsa. «Algunos artistas prefieren un camión más pequeño, especialmente si trabajan con pinceles y aceite», dijo, «mientras que otros específicamente piden trabajar en los camiones más grandes, de larga distancia, también porque quieren imaginar cómo reaccionan otros conductores cuando Adelantar el camión en una carretera «.

El Sr. Sanz, uno de los comisarios, dijo que había interés en replicar el proyecto en el extranjero, incluso en Estados Unidos y México.

En junio, el Sr. Colsa retiró los dos primeros camiones que habían sido pintados como parte de su proyecto, incluyendo el de San Miguel, debido al desgaste que las pinturas habían sufrido. Las obras de arte más recientes, dijo, durarían más tiempo porque los artistas estaban usando ahora una capa más fuerte para proteger sus pinturas.

«Deben durar 10 o 12 años sin necesidad de repintar, pero no para siempre», dijo. «Este tipo de trabajo está destinado a vivir, pero también morir en algún momento.»

Fuente: nytimes-com

¡Publicamos tus noticias, fotos, vídeos y opiniones junto con los avisos de vehículos de transporte robados! Por favor envíanos la información únicamente a través de mensajes de whatsapp +34 649 43 26 91 o por e-mail: lectores@diariodetransporte.com

, , , , , , ,

Etiquetas

, , , , , , ,

Las noticias más leídas