Patronal y trabajadores negociarán hasta el 2 de agosto bajo la amenaza de huelga - Diario de Transporte

Megabanner cabecera Diario de Transporte

Patronal y trabajadores negociarán hasta el 2 de agosto bajo la amenaza de huelga

Las asambleas ratifican la suspensión del paro indefinido acordada por los sindicatos tras lograr un preacuerdo de subida del 2 %. El lío sigue, pero la huelga indefinida ha quedado suspendida después de que las asambleas celebradas esta mañana en las estaciones de autobuses lo hayan ratificado.

Empresarios y sindicatos del transporte celebraron una reunión en la tarde de ayer en la que, llegado un momento, primó la voluntad por evitar un paro de consecuencias impredecibles para el propio sector y para miles de gallegos afectados. El encuentro, celebrado en Santiago en el Consello Galego de Relacións Laborais, no fue del todo exitoso, y de hecho en la primera parte apenas se produjeron avances. Pero al filo de las ocho de la tarde el diálogo se centró exclusivamente en la búsqueda de alguna fórmula que evitase la radicalización del conflicto. A tientas, unos y otros fueron acercándose hasta un punto de consenso que no satisfizo a ninguna de las partes porque está plagado de condicionantes, aunque ninguno es insalvable.

La esencia del preacuerdo es eminentemente salarial. La patronal gallega se compromete a recomendar una subida del 2 %, cuestión que deberá debatirse y firmarse en las cuatro mesas provinciales. Para avanzar, fijaron también un calendario de reuniones para las cuatro comisiones delegadas que se celebrarán el 17 o 18 de julio; el 26, en jornada de mañana y tarde; el 31 de julio; y el 1 de agosto. De forma sistemática, una jornada más tarde y en horario de mañana, se reunirá la mesa gallega, que vigilará el desarrollo de las negociaciones y tutelará la firma de los nuevos convenios colectivos. Si todo va bien, las jornadas de huelga serán historia, pero los sindicatos se reservan la posibilidad de reactivarlas de manera inmediata.

Sin buses hasta la asamblea

Las firmas del preacuerdo no se plasmaron hasta las 22 horas, lo que impidió organizar asambleas nocturnas que permitiesen arrancar hoy la jornada con normalidad. Por ello, y a expensas siempre de que los trabajadores avalen el trabajo realizado por sus representantes, puede haber servicios que no funcionen en las primeras horas del día para propiciar la participación. En teoría, podrían tratarse de las últimas molestias para los usuarios, pero el desbloqueo de la situación no quiere decir ni mucho menos que esté despejado el futuro del plan de transporte. Los sindicatos han alcanzado parcialmente sus objetivos ante la Xunta y la patronal, pero no podrán cantar victoria si la relación entre los empresarios y la Administración no mejora de forma exponencial en los próximos días.

Porque «la incertidumbre continúa», advirtió Carlos García Cumplido, uno de los portavoces de las compañías, quien evitó tras la reunión hablar de éxito y sí del «principio de un camino necesario». Hay dos condiciones sobre las que la conselleira Ethel Vázquez tendrá que seguir trabajando para que el plan de transporte supere los baches y siga rodando: abordar las subidas de tarifas que deberán pagar los usuarios; y la recuperación y actualización del IPC en los contratos de los autobuses escolares, congelados desde el 2013. Entiende García Cumplido que la recuperación económica que defiende el Gobierno gallego -ayer y anteayer mismo en el Parlamento- y que permite a los funcionarios ganar un 1 % en los salarios, debería notarse también en los contratos de servicios públicos. «Si no tenemos más recursos será imposible subir los salarios de los trabajadores», advierte la patronal, que sigue viendo «muy deficitarias» las concesiones de las provincias de Lugo y Ourense.

Ahora, la clave para que el conflicto siga discurriendo ajeno a los intereses ciudadanos es que la Administración y los empresarios tengan una interlocución fluida por los asuntos económicos y durante el proceso de adjudicación de contratos. Ayer se conocían las propuestas de la Xunta y hoy mismo el equipo de Ethel Vázquez comenzará a invitar a las compañías para que acudan al concurso. Tendrán cinco días para presentar ofertas a Infraestructuras, y entre el día 20 y finales de mes conocerán el resultado. El pliego de contratación dará prioridad a la calidad y la seguridad en la prestación de los servicios, y dejará la parte económica en un plano secundario para rebajar presión sobre este aspecto determinante. Valorarán, entre otras cuestiones, la antigüedad de los vehículos, la presencia de cinturones de seguridad o la ubicación de las bases para mejorar los tiempos de respuesta.

Pequeñas y medianas

Uno de los escollos entre la Xunta y los trabajadores fue la garantía de supervivencia para las pequeñas y medianas empresas, y ese será otro de los criterios fundamentales para el reparto de los 41 contratos, que afectan sobre todo a los servicios de las provincias de Lugo y Ourense. El pliego fomentará la presentación de ofertas que mejoren y amplíen la prestación de servicios establecidos en los proyectos, y además incorporará cláusulas novedosas en materia social, cumpliendo con la regulación de la UE. La normativa europea prohíbe prorrogar los contratos y ha desencadenado el conflicto sobre los cerca de 600 a los que han renunciado las empresas de autobuses. En el 2019 será obligatorio retomar desde cero el mapa de rutas, aunque ya incluyendo nuevas condiciones de funcionamiento, como la fusión del transporte general y el escolar, que le cuesta 120 millones de euros anuales a la Xunta.

Fuente: lavozdegalicia.es

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , , , , , , ,

Etiquetas

, , , , , , , ,