Intervención policial en la empresa Jost Group por fraude fiscal y prácticas de dumping social - Diario de Transporte

Intervención policial en la empresa Jost Group por fraude fiscal y prácticas de dumping social

Ayer lunes por la mañana, a primera hora, las fuerzas policiales entraron en las oficinas de la empresa de transportes de Luxemburgo Jost Group, incluidos agentes contra el fraude fiscal. El objetivo en la la región belga de Valonia, donde el Grupo Jost tiene muchas filiales que llegan incluso a localidades de Flandes y Amberes.

En total en Bélgica se llevaron a cabo un total de veinte controles, así como en localidades de otros países como Stavelot, Chaudfontaine, Jalhay Stoumont, Malmedy, Herstal, Herve, Grace-Hollogne, Sint Katelijne, Nivelles, Wavre, Amberes, Kontich, Zaventem, Ypres , Weiswampach. En la localidad de Herstal, en la zona industrial de Haus-Stars, un total de 30 investigadores estaban presentes a las 6 de la madrugada realizando búsquedas e inspecciones. Varios conductores naturales de Rumania fueron despertados mientras dormían en los camiones, que tenían sus registros en el país y residían sus oficinas en uno de los edificios de la empresa.

Toda esta operación policial forma parte de una investigación ordenada por el Fiscal Federal respaldado por un Magistrado especializado en asuntos financiero del distrito judicial de Lieja. El objetivo es llevar a cabo una amplia investigación sobre las prácticas llevadas a cabo por una organización criminal que actúa coordinada en Luxemburgo, Bélgica y diversas regiones rumanas. Esta organización está dirigida por ciudadanos belgas. Es sospechosa de, a través de un entramado de empresas, llevar a cabo prácticas de dumping social en el transporte a nivel europeo.

Los investigadores sospechan que puede llegar a tener has 1.100 conductores empleados de manera fraudulenta en el extranjero. De acuerdo con los informes fiscales, en el año 2016, un total de 1.100 trabajadores han sido empleados de manera fraudulenta a la Seguridad Social en el extranjero. En concreto los trabajadores residentes en Bélgica, también se encontraban de manera fraudulenta, registrados en la Seguridad Social de Luxemburgo.

Las sospechas sobre esta organización están centradas en que continuan con sus actividades en Belgica, contratando ilegalmente conductores de camiones de los países de Europa del Este, de forma ficticia, registrandolos en la Seguridad Social del extranjero. De este modo, esta organización criminal podía eludir los pagos a la Seguridad Social belga. Además los delitos fueron cometidos por las violaciones a los derechos de los trabajadores rumanos, que podrían tener derecho a reclamar cantidades salariales muy superiores a las que en realidad cobraban.

Pero viven en condiciones extremadamente difíciles. Viviendo en camiones por periodos superiores que llegaban hasta las seis semanas, sin ir a sus domicilios, realizando trabajos. Los trabajadores rumanos sospechan de que se cometieron delitos de tráfico de personas. El daño sufrido por los trabajadores en el fraude a la seguridad social superaría los 55,3 millones de euros, tan solo en el periodo comprendido entre los años 2014-2016.

Las informaciones apuntan a que ha sido detenidas cuatro personas. En total en la operación han sido movilizados 80 agentes de la Policía Judicial Federal de Bélgica, así como 40 miembros de los diversos distritos de inspección, que han llevado a cabo registros, junto con las detenciones ordenas por el Magistrado encargado de la investigación. Los cuatro detenidos han sido llevados ante la Audiencia y será el Juez quien decidirá sobre su destino. Además esta investigación continua en colaboración con las autoridades del Ducado de Luxemburgo, en un equipo conjunto de investigación en el que también han intervenido agentes de Rumania.

Por su parte el Grupo de transportes Jost ha declarado que acepta todas las ordenes en todos los niveles y está dispuesto a cooperar con las autoridades. Por su parte los sindicatos, se han mostrado satisfechos con estos controles, al tiempo que muestran sus preocupación por el futuro de la empresa. Solicitan a la Corte Judicial que dicte ordenes de cautela sobre la dirección de la empresa que permita que esta pueda seguir ejerciendo sus trabajos la empresa. Los representantes de los sindicatos Febetra y UPTR afirman que los beneficios económicos del Grupo Jost en esta etapa, sean tenidos en cuenta, bajo la “presunción de inocencia”.

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , ,

Etiquetas

, , ,