¿Es mejor mirar para otro lado? - Diario de Transporte

¿Es mejor mirar para otro lado?

Desde hace tiempo vengo observando como hay profesionales del transporte que ante noticias que no son de su agrado se limitan a criticarlas, darlas por falsas y a cuestionarlas. Como si en realidad vivieran en un mundo paralelo ajeno a lo que es el dia a dia de la carretera y de la profesión. Mas preocupados en ejercer de censores puntuales que de buscar remedio a tantos males.

Parece como si para ellos fuera mucho mejor mirar hacia otro lado. Ignorantes ellos de que esa realidad cotidiana tarde o temprano les terminará arrollando y llevando al mismo camino que han seguido otros antes. La ruina económica de un transporte cada día más salvaje, el abandono forzado de la profesión o la resignación sumisa de tener que soportar constantes injusticias de unos jefes mas preocupados de sus cuentas de resultados que del bienestar de sus empleados.

No creo, -nunca lo he creído-, que mirar para otro lado sea la solución a tantos males e injusticias. No creo que criticar duramente noticias que no gustan sea tampoco el remedio. Ni mucho menos convertirse en censores inmisericordes de las posturas ajenas y de aquellas noticias que no nos gustan. Simplemente porque, a parte de no solucionar nada, empeora aun más la situación ya que volvemos a lo de siempre. Mejor quejarse y despotricar donde no se debe que buscar la mejor forma de conseguir una verdadera unión del sector como pilar fundamental para comenzar a conseguir soluciones. Empezando por reconocer como ciertas aquellas noticias que no gustan, mas que nada porque también sirven para que, al menos, la sociedad se entere de nuestros verdaderos problemas.

Rasgarse la vestiduras y hacerse un harakiri mental sirve de muy poco, más bien de nada. Intentar coartar la libertad de información no es mas que ponerse una venda en los ojos para no querer ver la realidad, hasta que, por desgracia, sea ya demasiado tarde. Salir por los cerros de Ubeda intentando imaginar en otros situaciones o posturas que tan solo estan en nuestra mente, es otro grave error en el que se cae a menudo. Parece que tengamos que volver a los años en que se le cortaba la cabeza al mensajero cuando no era portador de buenas noticias. Como si esa fuera la solución y el mal se erradicara de raíz.

No atraviesa el transporte por carretera el mejor momento para andar dividiendo al personal, ni para intentar ser más papistas que El Papa. Algo por otra parte muy español y que hace realidad aquello que decía Antonio Mingote: “Dentro de cada español hay un líder político y un entrenador de fútbol”. Cuando reflexionaba sobre este carácter tan nuestro de mirarnos constantemente al ombligo, airear nuestros males en los lugares equivocados y no hacer nada como colectivo para solucionarlos. Eso no, aquí que se mojen otros, que les partan a ellos la cara, no sea que vayamos a perder nuestra comodidad diaria, por mucho que cada día este más en peligro.

Así que nada, a seguir como siempre, mirando para otro lado, que sean otros los que nos saquen las castañas del fuego y se arriesguen a quemarse las manos, eso si, si triunfan ya nos subieremos al carro vencedor y a la mas mínima discrepancia le cortamos el cuello previa discrepancia y descrédito colectivo, no sea que vaya a sobresalir sobre el resto. Como siempre ¡¡¡BUENA RUTA!!!. @Camioneroleones.

(Este articulo está protegido por la Ley de Propiedad Intelectual. Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso del autor)

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, , ,

Etiquetas

, , ,