La N-344, que une la A-31 y la A-35 una de las carreteras más peligrosas de toda España - Diario de Transporte

La N-344, que une la A-31 y la A-35 una de las carreteras más peligrosas de toda España

La elevada siniestralidad de camiones en la carretera N-344 a su paso por la provincia de Alicante hace que esta vía se encuentre entre las de mayor riesgo de accidentes de toda España, según se desprende del último informe europeo de seguridad vial EuroRAP, cuyos resultados de 2016 se dieron a conocer hace unos días.

En el estudio se incluye la citada carretera, que une las autovías A-31 y A-35 entre Villena y la Font de la Figuera, como una de las diez con mayor riesgo de siniestros para vehículos pesados, como consecuencia del elevado tráfico de este tipo que soporta. Los camiones están presentes en el 83% de los accidentes que se producen en este tramo de carretera, tal y como señala el documento, difundido en España por las asociaciones RACE y RACC, entidades que colaboran en su realización.

La N-344 sólo discurre durante cinco kilómetros por la provincia de Alicante y la longitud total del tramo entre la A-31 y la A-35 es de 13 kilómetros, pero pese a ello tiene una enorme importancia, ya que por esta vía discurre el principal flujo de tráfico de paso de camiones en las carreteras alicantinas. Estos vehículos pesados transportan en buena medida productos alimentarios desde Almería o Murcia hacia el norte de España y el resto de Europa.

Cada día transitan por aquí 6.150 camiones, que suponen el 45% del tráfico total del tramo. Por ello, los siniestros en los que están implicados vehículos pesados se suceden con relativa frecuencia. El último de ellos de carácter grave tuvo lugar en febrero de 2016, al chocar frontalmente dos camiones, falleciendo ambos conductores. Este siniestro se produjo de madrugada, cuando el tráfico de camiones es incluso más notable que de día.

La incidencia de los camiones se deja sentir también en otras zonas, aunque no se le haga mención de manera explícita en el estudio EuroRAP. En el informe se cita como «de riesgo moderado» de accidentes la A-7 entre Elche y Crevillent, otro tramo de gran intensidad de circulación de vehículos pesados y donde también se suceden con relativa frecuencia los siniestros con camiones implicados. El más grave de los últimos años es el que se produjo el pasado mes de agosto, en el que fallecieron cuatro personas. Este tramo, además, es conocido por encontrarse en muy mal estado desde hace ya una década, por una deficiente ejecución en la ampliación de la plataforma a tres carriles, que ha dejado numerosos baches en el firme.

Otro tramo señalado en color naranja en el estudio EuroRAP es la N-332 entre Benidorm y Benissa. Aquí se combinan el elevado tráfico (en torno a 15.000 vehículos diarios), el factor de discurrir por la costa, la urbanización del entorno (con la conflictiva travesía de Altea como punto más destacado) y un trazado sinuoso, que discurre, entre otros lugares, por el paso del Mascarat. Según el estudio, entre 2013 y 2015 aquí se produjeron una media de cuatro accidentes graves cada año. Asimismo, es de riesgo moderado de accidentes la N-325 entre Novelda y Crevillent, con un tráfico esencialmente local pero bastante recorrida por motocicletas.

Menor nivel de riesgo en la N-340

EuroRAP también califica como de riesgo moderado de accidentes la N-340 entre Orihuela y Albatera, un tramo que llegó a considerarse como el más peligroso de España y que durante bastantes años apareció en el informe como de riesgo extremo o elevado de percances. El nivel de peligrosidad ha bajado gracias a la aplicación de medidas de seguridad vial como la sustitución de algunos cruces por rotondas o, más recientemente, la prohibición de adelantar en todo el recorrido entre Orihuela y el enlace con la A-7. No obstante, todavía se mantienen algunos cruces con poca visibilidad, y el elevado tráfico ya supone de por sí un riesgo.

diarioinformacion.com

Comentarios - Diario de Transporte no se hace responsable de los comentarios particulares

, ,

Etiquetas

, ,